» Capítulo XX

4.5K 1K 353

Cuando el partido terminó, TaeHyung tenía una preocupación en su corazón

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Cuando el partido terminó, TaeHyung tenía una preocupación en su corazón. Mientras todos celebraban que el partido fue ganado, y algunos otros se iban a sus casas, Tae esperaba sentado en la misma banca a JungKook. Quería hablar con él y aunque su actitud era de lo más normal, había algo que no le cuadraba. Ya hemos visto que JungKook es totalmente frío, gélido, realmente no tiene noción de lo que es herir y de lo que no. A JungKook le importaba poco el tono común en el que le hablaba a TaeHyung. Él no notaba cuál era su tono y en que ocasiones era así. Pero TaeHyung lo notaba.

    En dos meses pudo aprender a distinguir cómo JungKook se enojaba, irritaba o simplemente hablaba con un tono común, normal.

     Cuando TaeHyung giró la cabeza, los pasos de JungKook se hicieron presentes en su campo visual. El pelinegro, sudado, cansado y con un moretón en el brazo, caminó hasta TaeHyung con la mirada desinteresada. Cerca de él, tomó su mochila del suelo, y comenzó a guardar sus cosas.

     El silencio era abrumador. Molesto. Ni siquiera entendible. La incomodidad paseaba desde su espina dorsal hasta la punta de sus pies. Su cabeza daba vueltas, queriendo hallar una respuesta lógica a todo lo que sucedía. Cuando TaeHyung iba a hablar, JungKook prefirió hacerlo.

     — ¿Me estabas esperando?

     El tono era frío, cínico. Era imposible para otro notarlo, porque el ruido del festejo hacia que ese tono característico se desvanecier, sin embargo a los oídos de TaeHyung fue fuerte y claro. JungKook estaba enojado por algo o con alguien.

     — Yo, eh... Sí —responde con nerviosismo instaurado en su voz. JungKook lo mira de reojo y asiente un par de veces—. Mh... ¿Tú estás...?

     — ¿Enojado? —hace de nuevo el cuedyionamiento. JungKook mria atento a TaeHyung y seguido desde que éste asiente con la cabeza, chasquea la lengua—. No, no estoy enojado.

     Recordó a la perfección que ese era el "tono común" que JungKook decía que usaba siempre. Mentira. Hasta para estados gélidos y fríos había un tono característico.

    Con mucha sinceridad, Jeon tenía la cabeza en otras cosas. El sentimiento amargo seguía en su lengua y muchos pensamientos le invadían. Estaba enojado. Sólo que no sabía por qué.

     — Pensaba que sí. Tu tono en la cancha fue algo duro, ¿eh?

     — Lo sé —admite el pelinegro cerrando su mochila y suspirando—. En ese momento sí estaba enojado. Claramente, porque vi a un tonto dejando que alguien más tocara mis cosas.

    Estamos hablando de la mochila, ¿no?

     TaeHyung hizo memoria, y sí. Algunas cuantas veces dejó que JiSoo o hasta YoonGi sacaran cosas (dulces y frituras) de la mochila de JungKook. Cosas que eran de la propiedad del chico. Si alguna vez JungKook le contó algo, probablemente fue que odiaba que tocaran sus cosas. Principalmente porque si perdía algo, terminaba pensando que alguien más pudo ser.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!