59. Nueva pareja

351 35 25

(Sonando "Looked out of heaven" de Bruno Mars)

_________

-Mi nombre es Erick Keegan- se, presenta –Madisson Morgan- digo -, ¿Tú me puedes explicar lo que se dice, de nosotros? – pregunté curiosa, él sonrió divertido –Si, hay un rumor de matrimonio entre nosotros- dice apenado,puse póker face - ¿Cómo que matrimonio? – pregunté aun en shock.

Matricidio.

Sonrió aún más divertido y tomó mi mano, - ¿No entiendes? – preguntó observándome fijamente desde mis ojos hasta mis labios pintados de rojo mate – Te lo voy a poner más fácil- dijo pasando su lengua por sus labios –Querida Madisson, nos vamos a casar en menos de dos semanas- dice sonriendo.

-Dios debiste ver tu cara- estalló en carcajadas ganándose un golpe de mi parte –Imbécil- dije riéndome también –Pero en serio, ese es el rumor, es totalmente mentira- dice riéndose aún.

-Ay ya me duele el estómago- digo poniendo mis manos en mi abdomen, el asiente mientras una lágrima baja por su mejilla de la risa, algunas miradas de los invitados de curiosidad o desagrado nos hicieron callar.

-Madisson Morgan y Erick Keegan, pasen al estrado- dijo una señora con voz alegre, él y yo nos volteamos a ver confundidos, caminamos hasta estar en frente de todos los invitados –Ustedes como la nueva pareja anunciada, tendrán el honor de cortar la cinta roja de apertura- dice en el micrófono aún demasiado feliz –Solo síguele la corriente después lo solucionamos- susurró Erick solo para mí, asentí no muy convencida, nuestras manos se juntaron tomando la tijera y él puso una mano en mi espalda y cortamos la tira roja, los invitados estallaron en aplausos, menos Tyler, él solo observaba.



Desperté alrededor de las once de la mañana, me preparé y salí a caminar alegremente por el mismo parque donde conocí a Kyle, donde hace más o menos tres meses me enteré que alguien había roto la ventana de Vic, donde vi un cartel imaginario.

Caminé entre los árboles, recordando cada cosa que pasó ese día, una sonrisa melancólica se posó en mis labios, me senté en una banca observando mi alrededor, una hoja cayó a mi lado, luego otra, y otra y otra.

Volteé extrañada a ver el árbol de grandes hojas verdes, no había nada extraño en él, así que volví a sentarme de frente encontrándome con una silueta femenina, vestida de blanco y con un gran sombrero amarillo.

Salté por el susto, y ella esbozó una sonrisa cálida, -Hola cariño- saludó cariñosamente –Emmm hola- saludé dudosa –Es un lindo día- dijo posando su mirada en el cielo.

Me parece conocido ese gesto.

-Me gustan más los días soleados- opiné –Y a mí me gusta más el infierno, pero aquí estoy- fruncí el ceño –Estoy aquí por una razón- dice y su rostro se formó sombrío –Andy te necesita- concluyó - ¿En el infierno? – pregunté horrorizada, ella rodó los ojos –El sigue aquí- dijo serena.

-Dejaré esto para ti, y solo para ti- dijo señalando una pequeña libreta –Léelo y cuando te decidas, ya sabes dónde encontrarlo- la calidez volvió a su rostro, se paró y se fue caminado elegantemente.

Suspiré pesadamente. ¿No se supone que esto ya había quedado atrás?

Abrí la pequeña libreta, que estaba llena de dibujos sin sentido, tal vez símbolos, palabras por aquí y por allá sin orden fijo, luego entendí que era una secuencia.

Me paré de la banca y seguí caminado con mis ojos clavados en la libreta, repasando una y otra vez los dibujos y palabras, intentando encontrar a que se refieren.

Mi cabeza empezó a tener un dolor fuerte y palpitante, no pasó mucho tiempo cuando ya había llegado de nuevo a mi casa, necesitaba salir, mejor dicho, necesitaba correr, tomé las llaves de mi auto, y salí con el hasta Focus.

Llegué y sentí la mirada de varias personas sobre mí, visualicé a quien manejaba las apuestas e inscripciones y me dirigí hacia él, -Hola- saludó - ¿Se te perdió algo? – preguntó divertido, levanté una ceja, -Voy a participar en las carreras- dije con voz firme y retándolo con la mirada.

-No me digas- dijo sonriendo falsamente –Para entrar tienes que pagar, son cincuenta dólares- dijo divertido, sonreí arrogantemente y saqué cincuenta dólares de mi bolsillo trasero, su sonrisa se esfumó –A ver si entendí, quieres participar en una carrera clandestina, alguien como tú, una princesita de papi, que tiene suficiente dinero como para sacar cincuenta dólares de su bolsillo, arriesgando su vida solo por sentir adrenalina- digo con una mueca de diversión –Ah y sabiendo que va a perder-

Sonreí falsamente y yo –No voy a discutir, ¿estoy dentro o no? – pregunté bruscamente –Si- respondió finalmente –Y… te aseguro que esta niñita de papi jamás verá unas luces traseras- dije y él sonrió divertido.
___________
Holaaaa.
Again.

¿Que piensan que va a pasar?
¿Matrimonio o no?

¿Ideas?

¿Que les gustaría que se aclare primero?

¿Madisson y Tyler de nuevo juntos o nunca más?

¿Sugerencias?

No se olviden de votar.
¡Pura vida!

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!