OyT - El comienzo. CAP 06

126 24 4


Orgullo y tradición – El comienzo. CAP 06


Bulma corría desesperada por los pasillos de la corporación, afligida con una mano en el pecho intentando convencerse a sí misma de que era un error, que él no le haría algo así.

Esa misma mañana en su laboratorio, buscando entre los materiales, notó la ausencia de su preciado radar del dragón en el cajón donde solía guardarlo. Buscó entre sus recuerdos la última vez que lo había visto y recordó aquella ocasión en que se lo mostró con orgullo al príncipe.

"No pudo haber sido él, no..."

Con la duda golpeando su cabeza se dirigió de prisa hacia la habitación del saiyajin, esa era la hora en que el soberbio guerrero se encontraba devorando lo que hubiera de comida en la cocina, razón por la que debía aprovechar la oportunidad para buscar entre sus pertenencias. Entró nerviosa a la habitación, podía escuchar su corazón retumbar dentro de su pecho, sabía que si le preguntaba directamente al príncipe lo negaría en caso de tenerlo, en caso de que otra persona lo hubiera tomado, lo más seguro era que el orgulloso saiyajin jamás se lo perdonase y hasta se iría del planeta sin ayudarlos contra los androides. Calmó su respiración en cuanto entró al espacio privado del guerrero, luego comenzó a hurgar debajo del colchón y la almohada, dejándolos tal y como se encontraban, después procedió a hacer lo mismo con el armario y finalmente se dirigió hacia los cajones de ropa interior.

El príncipe saiyajin recién había terminado su merecida merienda, y se dirigía a reposar para tener una mejor digestión antes de retomar su entrenamiento, decidió ir a una pequeña salita que para su fin era perfecta, con cómodos sillones y un aparato de esos que los terrícolas llaman televisor, el cual solía ver en sus ratos de ocio para burlarse de las costumbres de ese planeta, también por ese medio había conocido mejor a la tierra, donde según él estaba solo de pasada. La pequeña y acogedora salita se encontraba al final del mismo pasillo donde estaba su habitación, al pasar frente a su puerta, escuchó algo gracias a sus desarrollados sentidos auditivos, lo que hizo que detuviera su paso de manera abrupta y se pegara a la puerta en silencio. Giró la perilla con cuidado de no hacer ruido y se adentró en la habitación a paso lento, casi flotando graciosamente sobre el piso, levantó ambas cejas al encontrar a la científica muy concentrada removiendo las prendas de un cajón.

-Cada día me sorprendes más terrícola, creí que no podías ser más vulgar pero me equivoqué.

Bulma pegó un brinco estremeciéndose de la sorpresa, no esperaba que el guerrero llegara a su habitación tan pronto.

-I....- tragó saliva con nerviosismo, -iré mañana de compras y... buscaba si había algo que te hiciera falta- mintió dando su peor actuación.

"Tenía que aparecer en este preciso momento, se supone que a estas horas debería estar asaltando el refrigerador. No dedo decirle los verdaderos motivos por los que vine aquí, pero... ¿y si me equivoqué al sospechar de él?"

-Debiste haber preguntado antes.

-Si fueras más comunicativo, pero como no sueltas prenda.

-La que no suelta prenda es otra- señaló a la mano derecha de la mujer, que sostenía unos calzoncillos recién sacados del cajón que había estado registrando.

Al ser descubierta de su descuido lo guardó con rapidez de nuevo en el cajón.

-Veo que no te hace falta ropa interior- dijo fingiendo indignación y dirigiéndose hacia la salida con intención de huir de la bochornosa situación en la que se encontraba metida.

Orgullo y tradición - El comienzo.Read this story for FREE!