» Capítulo XIX

3.9K 951 227

— ¡Vamos JungKook! ¡VAMOS JUNGKOOOK! ¡SIIIII! ¡YA ESTAS CERCA! ¡METE EL BALÓN EN ESA COSA RÁPIDOOOOO! —exclama TaeHyung en voz alta con el cartel entre sus manos. Lo mueve rápidamente.

    A su lado, YoonGi observa cómo TaeHyung hace eso. Suelta unas risitas pero nunca deja de prestarle atención al partido. JiSoo hacía lo mismo, mirando de reojo a TaeHyung y soltando risitas a la vez que miraba la emoción de Kim desmoronarse en sus gritos.

    El puntaje del equipo anfitrión superaba por mucho a los visitantes. Era todo esto a que JungKook constantemente se había alegado a L juego acordado, lanzándole el balón a HoSeok, o dejando que los demás tiraran al aro. En toda su vida, JungKook no había escuchado su nombre tantas veces en tonos chillantes de gritos. Taehyung se había encargado de utilizar esa única oportunidad al máximo. Jeon estaba distraído por la voz de TaeHyung, pero de inmediato se calmaba un poco porque el chico se mesuraba. De todas maneras, Tae estaba siendo un grano en el culo en aquel momento.

    — ¡VAMOS JISOO AYÚDAME A ANIMAR A JUNGKOOK!

    — Nono, el aura de Jeon JungKook realmente me aterra —menciona en voz alta, cercano a TaeHyung, puesto que estaban de pie—. Parece que siempre te tuviera marcado.

     TaeHyung niega varias veces con la mano antes de seguir saltando en su lugar. Hasta ese punto del partido no existía ya siquiera una bolsa de frituras en la mochila de JungKook. Todas se las comió. En su defensa, estaban muy, muy, muy ricas. TaeHyung toma descanso por un momento. Toma lugar al lado de JiSoo, y suelta un suspiro cansado. Recarga la cabeza sobre el hombro de Joshua, ya que era el único que estaba sentado en aquel momento.

     A lo lejos, JungKook mantiene botando el balón. Lo pasa hasta HoSeok, quien rodea dejando incrédulos a los jugadores contrarios, dando un pase rápido a Yugyeom, y seguido éste se la lanza al sub-capitán ChangGu. Los ojos de Jeon JungKook caen ocasionalmente en Kim TaeHyung y Hong JiSoo.

    — ¿En serio? —cuestiona TaeHyung a JiSoo, con la respiración agitada y ganas de seguir gritando. Sus ojos están cerrados a causa de la respiración entrecortada por su euforia—. No lo creo. JungKook no es celoso, ni nada por el estilo.

     Aunque la verdad era que Jeon ni siquiera actuaba como un novio convencional o normal. Tenía una manera extraña de actuar conforme a eso.

     Del otro lado del lugar, HoSeok recupera el balón de un movimiento rápido y grita:

     — ¡JungKook! ¡Oye!

      Los ojos de Jeon caen directamente en HoSeok, quien da un pase ágil y seco. Las manos de JungKook se mueven, esquivando a los demás, procurando no dejar de botarlo. Cruzando la línea de separación, no había manera de regresar. Sin embargo, hay algo que le molesta. Una basura en el ojo. Quizá que estos no pueden concentrarse.

     TaeHyung suelta un suspiro de cansancio antes de pedirle agua a Joshua, que la saca a órdenes de TaeHyung de la mochila de JungKook.

     — ¡JungKook! ¡Ahí va de nuevo!

     Cuando el balón naranja cae en él, su agilidad y la vocación le permiten poder manipularlo fácilmente. Pero le es difícil concentrarse. Principalmente porque la escena le provocaba estar distraído. ¿Por qué TaeHyung estaba dejando que alguien más tocara algo de SU mochila?

     Un golpe seco hizo que la audiencia se callara. JungKook sintió cómo su costado izquierdo sentía un golpe duro, que creó un dolor probablemente grande. Éste comenzaba a expanderse sobre todo su cuerpo. El dolor le hizo tropezar, perdiendo así el equilibro y cayendo con rudeza al suelo del lugar. TaeHyung abrió los ojos cuando aquel ruido se hizo presente, y lo primero que vio fue un cuerpo tirado en el suelo. Tardó medio segundo, antes de darse cuenta quién era el que yacía recostado en el suelo.

     — ¡JungKook! —exclama HoSeok acercándose rápidamente al chico.

    Todos se quedaron en silencio, tan pronto como TaeHyung se puso de pie para caminar hacia JungKook. Sus pasos largos y apresurados le hicieron llegar pronto, y cuando sus ojos capturaron aquellos orbes negros y el cabello medio rizado pelinegro cayendo por la frente con sudor, supo que algo no estaba bien. La mirada perdida de JungKook, confundido por lo que pasaba. No entendía nada. Y no quería hacerlo. Una fina hilera de sangre escurría por su nariz, su pestañeo era rápido y le costaba respirar. Le dolía el brazo izquierdo, también parte de su estómago.

    — Mierda... Oye —habla TaeHyung agachándose de inmediato, quedando cercano a él. Escucha a sus lados cómo los jugadores piden una falta, y otros cómo mandan a traer a la enfermera Min. TaeHyung coloca una mano en la mejilla de JungKook, procurando que éste le preste atención—. Oye, JungKook, mírame, ¿qué pasa? ¿No te puedes poner de pie?

     Cuando JungKook pudo centrarse, sus ojos fueron directamente a TaeHyung.

     — Sí. Muévete, me quiero levantar.

    Jeon hizo el impulso de querer ponerse de pie. Al menos sentarse en su lugar. Sin embargo tan pronto como él puso su espalda recta sentado ahí, un chorro de sangre descendió por su nariz.

     — Tranquilízate, estás...

     — Lo sé —interrumpe JungKook con un tono adolorido y severo—. Deja que me levante.

     Los oídos de JungKook captaba el sonido sordo de todos. La mirada de todos estaban sobre él, JungKook, HoSeok, los amigos de TaeHyung: ese chico JiSoo y YoonGi. Los demás. Los de la otra escuela. Por un momento, se sintió mareado antes de que mencionarán en voz alta que ya venía la enfermera.

     — Oye, JungKook, tú debes de... —Tae quiere hablarle.
  
    La actitud de JungKook variaba en ser extraña. En ese momento, consumido por el momento, la confusión; con sus entrañas removiédose, se puso de pie aún con la nariz bañada en sangre cayendo por parte de su barbilla; manchando un poco su camiseta, y se impulsó para poder ponerse de pie.

    — JungKook, no deberías de...

    — Ve a sentarte —dice el pelinegro, JungKook mira a la señora Min acercarse, pero amablemente con una seña, le pide solo un pañuelo. Cuando ella se lo entrega limpia la sangre y tira el papel en cualquier lugar que no estorbara—. Tengo cosas más importantes que hacer ahora.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!