58. Rumores

349 29 11

(Sonando "Weak when you're around" de Blackbear)



Estaba a punto de llegar a Los Ángeles, mis dedos se movían nerviosamente, cada lugar que veía me recordaba todo lo que había pasado, estacion mi auto en frente de mi casa, mi mamá salió corriendo a la velocidad que le permitían los tacones, me abrazó efusivamente hasta casi dejarme sin aire.

-Al fin llegaste- dijo con sus ojos llenos de lágrimas –No me fui un año mamá-dije volviendo a abrazarla –Para mí lo fue- dijo feliz –Bueno ya estoy aquí, en dos semanas empieza la universidad- digo sonriendo y ella asiente feliz, papá se acerca a mí y me envuelve en un abrazo el cual le correspondo.

Entré a mi habitación que seguía exactamente como la dejé, tiré la maleta y me di una ducha para salir con mis padres a una reunión importante que tienen.

Un vestido rojo, algo revelador, unos tacones altos y algo de maquillaje, así me encontraba vestida para salir, una parte del vestido dejaba a la vista la piel del costado de mi estómago dejando a la vista el tatuaje.

Salí de mi habitación, todo se sentía tan familiar, pero algo no encajaba en todo esto, ignoré mis pensamientos hasta llegar a el recibidor, esperé a mis padres solo unos minutos antes de que saliéramos en el auto de mi padre.

- ¡Bienvenidos! – dijo una señora de mediana edad en la puerta del lugar que era al aire libre, le devolví el gesto con una cálida sonrisa, nos adentramos entre la gente, saludamos a casi todos los invitados hasta que un rostro conocido se cruzó en mi vista -¡Madi! – dijo Chest con una gran sonrisa caminado hacia mí con paso apresurado, llegó hasta a mí y sus grandes brazos me rodearon –Dios al fin… estas mucho más delgada ¿comiste bien?, ¿eso es un tatuaje? ¿en serio? ¿en qué estás pensando? ¿Qué hiciste más? ¿peleas? ¿un arete? – preguntó rápidamente –Emmm… no en realidad no comí bien, de hecho, solo comía una vez al día, si es un tatuaje, participé en muchas carreras clandestinas, y si me puse un nuevo arete- dije señalando la parte superior de mi oreja donde había una pequeña argolla brillante.

Su rostro de desaprobación fue inmediato - ¿Carreras clandestinas?– preguntó esperando una explicación –Si, carreras ilegales, ya sabes, competir…- me interrumpió –Si ya sé que son, pero no entiendo por qué lo hiciste, es peligroso- reprocha –Lo sé, pero sigo respirando así que todo está bien- digo volviendo a abrazarlo.

Mi vista se fue a mis dos amigas hablando, o más bien discutiendo sobre algo, me acerco a ellas cautelosamente –Chicas ¿Por qué discuten si yo no estoy para tener la razón? – bromeo interrumpiéndolas, dos sonrisas se posan en sus labios mientras me abrazan.

- ¿Dónde mierda estabas? – dijo Palmer volviendo su rostro a uno enojado –No es importante- dije poniendo cara de inocencia – ¿eso es un tatuaje? – preguntó Vic abriendo sus ojos –Si- dije riendo por su expresión –Por cierto, felices 18 Madi- dijeron al unísono –Gracias- dije sonriendo –Sé que fue hace como quince días, pero igual celebraremos- dijo Palmer tomando una copa y Vic y yo la imitamos.

-Por cierto, Tyler… - le interrumpió con mi mano –Me vale mierda todo lo que tenga que ver con Tyler- dije con voz dura, ellas asienten no muy convencidas y justo como si nuestras palabras lo invocaran…

-Buenas noches a todas y todos- saluda Tyler en el estrado con un micrófono en su mano, vistiendo un traje de gala que se ajusta perfectamente a su esculpido cuerpo, y como no pudo faltar una sonrisa de arrogancia en sus labios.

-Mi nombre es Tyler Miller, para quienes no me conocen, es un placer contar con todos ustedes en este evento y les agradezco de todo corazón…

¿Cuál corazón?

-Que estén colaborando en esta causa tan importante, hemos pasado momentos difíciles como todas las personas, pero el objetivo es no rendirnos, seguir de pie afrontando todo lo que viene en la vida, no todo es como lo esperamos y a veces hay que tomar decisiones que las circunstancias nos obligan a tomar, aunque no queramos, pero es lo mejor para todos, y eso es por lo que estamos aquí, para celebrar a las personas valientes que hay a nuestro alrededor- un mayordomo le pasa una copa –Salud- dice sonriendo a un más abiertamente.

Un nudo se forma en mi garganta, Vic toca mi hombro y dice –Que se vaya a la mierda, las tres nos vamos a divertir- una sonrisa maliciosa se forma en nuestros labios –Si es así necesito no estar notalmente sobria- dije tomando una margarita de una de las mesas.

La chica rubia del otro día estaba al lado de Tyler, tomando su brazo, quito la mirada y me concentro en la conversación que están teniendo las chicas que en realidad no sé de qué es, pero disimulo tomando de mi copa.

Me disculpo con un gesto y me dirijo al baño, camino a paso firme y sin apartar la vista de mi destino, el flash de una cámara hace que me distraiga y veo a la prensa acercarse a mí.

-Señorita Morgan, hay un rumor que usted desapareció de la cuidad por más de un mes ¿Qué dice al respecto? – doy unos pasos hacia atrás encandilada por las luces y los reporteros –Fueron solo unas vacaciones- respondí estabilizándome - ¿Usted y Tyler Miller tuvieron una relación amorosa? – preguntó una voz femenina –No- respondí secamente - ¿Planea seguir estudiando después de lo que pasó? – fruncí el ceño - ¿Y qué es exactamente lo que pasó? – pregunté confundida –Usted sabe, los rumores de usted y Erick Keegan-

¿Me perdí de algo?

- ¿Erick y yo? – pregunté aún más confundida - ¿Quién es Erick? – volví a preguntar –Señores y señoras se acabó el show, es hora de que se vayan- dice una fuerte voz masculina, volteo y es un chico con ojos verdes, extremadamente alto, e increíblemente guapo –Aléjense- ordena con voz aún más fuerte.

-Ven conmigo- dijo extendiéndome su brazo, ciertas personas se enteraron del pequeño espectáculo incluido Tyler que observaba la escena en total seriedad, enganché mi mano en su brazo y salimos de la gente a paso silencioso.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!