Liam sintió su cuerpo rígido, no sabía que decir, que hacer. Todo había pasado tan rápido, no pensaba encontrarlo en estos momentos, sinceramente para él todo fue como un flash por sus ojos, la decepción de no encontrarlo y ahora verlo en un hospital. Todo era tan abrumador, lo primero que se le vino a la mente fue que le estaba jugando una mala pasada.

-¿Liam?, ¿Liam Payne?.- Preguntó el muchacho en la camilla.

Liam negaba rápidamente con la cabeza, su voz era más grave ahora. Tomó valentía y alzó la mirada y se sorprendió a ver unos ojos mieles brillantes viéndolo fijamente, un hermoso rostro como le recordaba pero a hora con pómulos resaltantes, su cabello negro largo con un copete muy coqueto, contaba con algunas argollas en la oreja izquierda y muchos tatuajes. Definitivamente Zayn ha cambiado y eso a Liam le gustaba.

-Sí soy Liam Payne.- Susurró.

Zayn sintió su cuerpo débil pero a la vez con muchas ganas de salir corriendo y abandonar el hospital pero recordó que no podía salir, Liam estaba frente suyo ¡Liam! SU Liam había vuelto, pero no era momento de mostrar debilidad ante él, era momento de encararlo.

-Vete por favor.- Dijo firmemente.

-¿Disculpa?

-Que te vayas he dicho.- Alzó un poco más la voz.

-Zayn.. yo...- Liam maldijo mentalmente al sentir su voz tartamudear.

-Liam no te quiero ver.

Zayn sentía romperse por dentro, no quería hablarle así a Liam en verdad que no lo quería hacer pero tenía que descansar su mente y cuerpo y tal vez si mañana lo volviera a ver podrían hablar, pero hoy no era el momento.

-Zayn por favor escúchame, solo son dos minutos.

-Dos minutos señor Payne.

Liam al escuchar esas palabras sintió sus ojos llenarse de agua pero decidió ocultarlas tras un leve pestañeo, tomó aire y dijo.

-Lamento haberte abandonado ¿de acuerdo?, no lo quise hacer. Pero estoy aquí y he vuelto solo por ti Zayn, eres mi mejor amigo.

Zayn trato de controlarse un poco para evitar llorar, tantos años lejos de él, llorando todas las noches por el castaño, los recuerdos, ese beso tan hermoso, sus caricias, todo lo que sufrió sin él y de la nada regresa como si fuera algo normal, eso para Zayn no funcionaba.

-¿Terminaste?.- Preguntó Zayn.

-Sí ya termine.

-Vete ahora por favor, mañana hablamos con más calma.- Dijo Zayn viéndolo directamente a los ojos sintiendo una extraña chispa viajar por su cuerpo.

-¿Lo prometes?.- Preguntó Liam.

-Lo prometo, ahora vete por favor.

Liam suspiró resignado y salió por la puerta de la habitación de Zayn, el moreno no pudo más y las lágrimas caían por sus ojos sin cesar y él las dejo caer sin intención alguna de querer interrumpir su camino desigual de sus mejillas.

-Adiós Li.- Susurró para sí mismo.

Sollozaba silenciosamente contra la almohada de su incómoda camilla, le dolió ver a Liam nuevamente y que lo vea en estos momentos donde su vida no era la mejor de todas, pero el destino es así y lo dictaminó de esa manera.

Algo que aprendió de su madre es que jamás debemos de dudar del destino o recriminar algo porque es sabio y él sabrá que pasará después, dejará que las cosas pasen y esperar a Liam un tiempo más, así como lo hiso diez años.

Beside You - Ziam Palik¡Lee esta historia GRATIS!