57. Caótico

388 34 30

(Sonando "I miss the old u" de Blackbeer)



Un mes después

Caótico.

Así podría definir este último mes, vi caer mi corazón en pedazos y tuve que juntar las piezas yo sola, un mes sin ver a Tyler, un mes sin ver a Vic, a Palmer o a Chest.

Un mes sin estar en mi casa, sin ver a mis padres, un mes sin pisar Los Ángeles, un mes en que en vez de llorar decidí sentir la adrenalina correr por mi cuerpo en carreras clandestinas, un mes viviendo en un pequeño y lindo apartamento solo para mí.

Un mes yendo a fiestas, conociendo gente, nuevos amigos, nuevos lugares.

Increíble ¿no?, después de todo, después de sentir terror, después de sentir afecto, deseo, después de aferrarte a una persona, terminar siendo nada para él, bueno la vida da muchas vueltas puede que él se esté acordando de mí, y él ya no es más que un recuerdo que disfruté en su momento, nada más que un pequeño tropiezo en mi camino.

- ¡Hey! Pero que tenemos aquí, nuestra amante de la velocidad- saluda Jacob mientras me adentro en su casa, le doy un abrazo cariñoso.

De no ser por él, ya estaría muerta en este lugar.

-Hola Madi- saludaron Roger, Any y Lucas en coro, les devolví el saludo y me senté junto a ellos - ¿Cuándo tienes que volver? – preguntó Lucas –Pronto, por más que quisiera seguir aquí, tengo que volver, la universidad no la pondré en juego- dije –La universidad es un asco- dice Lucas encendiendo un cigarro de marihuana y llevándoselo a la boca –Lucas, no fumes adentro, el olor se pega en todos lados- lo regaña Jacob, tomé una lata de cerveza y la abrí.

Así pasamos en día, riendo por estupideces y bebiendo un poco, en la noche fuimos a las carreras, pero una simple carrera no quita mi angustia de tener que volver a Los Ángeles y enfrentar de todo lo que he huido.

Mis amigos deben estar volviéndose locos, hace un mes no veo mi celular, y debe estar en colapso de llamadas y advertencias de que si no contesto me van a asesinar cuando me vean.

Una chica casi en ropa interior se posicionó en frente de nuestros autos, no había visto la cara de mi rival, pero en realidad no me importaba en lo absoluto, la chica tiene una bandera roja que agita hacia el suelo.

Piso el acelerador todo lo que permite y salgo del callejón sin prestar mucha atención a mi alrededor, llego a carretera y doy vuelta usando el freno de mano, vuelvo a acelerar esquivando autos, veo por el retrovisor que mi oponente se acerca.

Un gran puente indicaba la meta, sonrío de lado sabiendo que esta carrera ya es mía, escucho las aceleraciones del otro auto, paso por debajo del puente seguida del otro auto.

-Felicidades- dice una voz ronca saliendo del auto, me bajo del auto también –Nada mal, ¿corres hace mucho? – preguntó, su rostro se me hace familiar, muy familiar –No en realidad, hace como un mes- dije sonriendo, el levantó una ceja y sonrió mostrando su perfecta sonrisa y marcando sus hoyuelos - ¿Cuál es tu nombre, castaña? – preguntó en tono seductor, me acerqué a él haciendo sonar mis tacones y echando mi pelo hacia atrás.

Su mirada se pasó por mi abdomen descubierto ya que llegaba una blusa corta que dejaba ver también mi tatuaje –Lindo tatuaje- dice pasando una mano por mi cintura y atrayéndome hacia él.

Sonreí - ¿Te parece ir a otro lugar? – me propuso, asentí aun sonriendo, -Sígueme- dijo señalando mi auto, caminé hasta él y lo encendí y salí a alta velocidad siguiendo su auto, llegamos a un club, su nombre estaba escrito en letras enormes y brillantes decía: PUSH

Caminé junto a él hacia la entrada, le hizo una seña al guarda de la puerta y este nos dejó entrar, el lugar estaba iluminado con luces azules y moradas, la gente bailaba al ritmo de la canción que sonaba, me llegó un fuerte olor a marihuana, arrugué la nariz, pero seguí caminado detrás de él hasta la barra.

-Por una gran carrera- dijo poniendo un trago frente a mí, era color azul, no tengo idea de que es, pero ¿Qué puede pasar?, -Por una gran carrera- dije tomando el trago y tomándolo de una vez, me aclaré la garganta que ardía por el sabor del trago.

Su rostro se acercó al mío, -Me parece que me dieron ganas de besarte- susurró haciéndome sonreír, sus labios rozaron los míos y me besó suavemente, sintiendo cada caricia que dejaba sobre ellos.

Sus manos pasaban de mi vientre a la parte baja de mi espalda y subímos las escaleras hasta los cuartos.

__________
¿Pero que esta pasando?
Ni yo sé.

Espero que les esté gustando.

¿Ideas?
¿Opiniones?
¿Aún quieren matar a Tyler?

Los leo.

¡Pura vida!

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!