Capítulo 16

2.2K 261 180

I want it, I got it, I want it, I got it
I want it, I got it, I want it, I got it.

—Louis...

You like my hair? Gee, thanks, just bought it.

—Louis, basta...

I see it, I like it, I want it, I got it!

¡QUE TE CALLES ¡JODER!Grita el alfa harto, hastiado de escuchar a Louis cantar la misma canción durante una hora. Es de noche, ha tenido un largo día y lo único que desea es sentarse a leer frente al fuego. A sus pies, Louis estaba acostado boca abajo en la alfombra de piel, con una libreta y un lápiz. Según él, estaba haciendo retrato de Harry.

—¡Estoy aburrido!—Chilló, dejando de lado el lápiz y sentándose sobre sus talones.-Llevo una hora haciendo dibujitos de ti y ya estoy aburrido.

Harry rodó los ojos y volvió a concentrarse en su lectura.
Louis rodó los ojos y suspiró, el aburrimiento lo volvía irritante... Más de lo que ya era.

—¿Qué lees? Tus libros nunca tienen título.

—Me gustan así—Respondió seco sin siquiera mirarlo.

—Aún me sorprende que sepas leer, yo creía que te habían criado los osos.

Harry lo ignoró. Pensaba que si pasaba por alto a Louis este se aburriría aún más y lo dejaría en paz. Ja, cuanto se equivocaba.

Louis se movió hasta estar arrodillado frente a Harry y le mostró su libreta.

—Hice lindos dibujos sobre ti, miralos.

—No.

—Harry.

—No.

—¡Alfa!—Se quejó este con voz chillona. Desde que habían estado juntos en el celo de Louis éste se había vuelto aún más dependiente del alfa y el alfa mucho más celoso con él. Y eso significaban muchas más discusiones.

—Joder, que lata das—Gruñó, dejando de lado su libro y mirando la libreta de Louis.

—Louis...

—¿Si?

—Ese soy yo con cuerpo de lobo chupando una polla...

—¡Sí! Es muy divertido ¿Verdad? Me destaqué dibujando la polla— Soltó una risitas inocente y cambió de hoja—. En este estás siendo follado por un oso—Cambió de página nuevamente—Y en este estas siendo rociado por el semen de una polla gigante y peluda.

Harry lo miraba con cara de culo y una ceja arqueada.

Louis no paraba de dar pequeñas carcajadas. Aún así, Harry prefirió ignorarlo y seguir con su lectura.

—¡Al menos dime que lees!

Harry se apretó el puente de la nariz entre sus dedos y contó hasta diez. No podía patearle el culo a Louis, bien, podría pero no quería lidiar con el llanto del omega después de eso.

—Es un poemario, Louis, estoy leyendo un poemario.

Louis se colocó una mano en el pecho y sonrió.

—¡Lees poesía! A ver, recita algo para mí—Pidió, colocando sus codos en las rodillas de Harry y su mentón sobre sus manos.

Harry rodó los ojos y chasqueo la lengua.

Sobredosis.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora