» Capítulo XIV

4.8K 1K 282

TaeHyung estaba sentado en la banca afuera de la enfermería, esperando pacientemente a que JungKook, y los otros tres, junto con el director, salieran del interior. Después de aquel golpe fuerte que JungKook le proporcionó a Kino en la mandíbula, los otros dos se lanzaron a dar pelea también. La cosa pudo ser peor, si el mismo director Wang no se hubiese aproximado a la escena en aquel instante.

    Aunque JungKook recibió varios golpes, se defendió bien.

     Llevaban dentro de la oficina más o menos unos diez minutos, los demás iban con más golpes pero lo que en realidad hizo a JungKook tener que ir a la enfermería era la mallugadura que cargaba al costado izquierdo de los labios que a TaeHyung tanto le gustaban. Cuando la puerta de la enfermería se abrió, TaeHyung distinguió los zapatos del director Wang seguido de los deportivos de ChangGu, SoonYeong y Kino. Todos se aproximaron y siguieron detrás del director.

   Pero JungKook no había salido. Así que, observando cómo los otros se iban, se puso de pie dejando de lado su mochila y la de JungKook, y dio unos pasos dentro de la enfermería. Sin embargo, justo al cruzar la puerta, el otro chico venía saliendo, lo que provocó que ambos chocaran.

    — Lo lamento —dice TaeHyung caminando hacia atrás.

     Cuando TaeHyung alzó la vista hacia Jeon, fue totalmente... Ah. La mandíbula del chico estaba roja. Tenía una cortada por debajo de su ojo, cercano más que nada al pómulo. Una cintilla se acomodaba al centro del puente de su nariz, y la herida del labio estaba hinchada y morada. TaeHyung jamás vio antes a JungKook en ese estado, y fue doloroso.

     — Deja de mirarme de esa manera, te recuerdo que estoy así por tu culpa.

     JungKook más bien parecía estar hablándole, pero para tranquilizar la mirada preocupada de TaeHyung. Se acerca hasta la mochila que está en las sillas y toma la propia, dándole a TaeHyung la suya.

     — ¿A dónde vamos?
 
     — Tú a clase —apunta al chico de cabellos castaños, para después apuntarse a sí mismo—. Yo a casa, estoy suspendido.

      JungKook ni siquiera espera a TaeHyung, porque sale caminando con rapidez. TaeHyung se cuelga la mochila en el hombro, y antes de que el pelinegro se escapara, corre hasta estar a su lado. Tenía muchas dudas que deseaba resolver. Era viernes, así que al día siguiente tenían la función de cine (o la cita), por lo tanto, TaeHyung completaba la idea de usar el sábado para preguntas. No hablarían del tema de la pelea mañana. En ese momento tenía que resolver las dudas.

     El otro problema era hacer que JungKook hablara.

    — ¿Estás molesto conmigo? —pregunta TaeHyung caminando al lado de JungKook.

     — No.

     Los ojos de TaeHyung caen precipitados a sus pies, y suben de nuevo a su rostro. Bueno, al menos no está enojado conmigo. Pero entonces, si no está enojado, ¿por qué tiene esa expresión de odio de nuevo?

      Kim TaeHyung achica sus ojos de manera acusatoria. Alza su dedo índice para picar unas cuantas veces el hombro de JungKook, molestándolo.

     — Uh... ¿Qué quieres, Poochie? —suelta jocoso un JungKook golpeado, deteniéndose; mirando directamente a TaeHyung.

      — ¿Seguro que no estás enojado conmigo?

      TaeHyung insistía mucho. La mayoría del tiempo en que estaba con él, las instancias iban y venían. Lo peor de todo era que nunca batalló con ESE tipo de insistencias. Todas fueron de cosas banales, y TaeHyung se preocupaba por cosas sin sentido. Era raro ver a alguien así, preocupado por el otro. Más aún cuando JungKook no mostraba el mismo interés. Porque no lo tenía. JungKook apreciaba de cierta manera que TaeHyung no fuera un completo cabeza hueca superficial. De otra manera, la pelea no hubiese sido importante.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!