Capítulo 15

2K 254 112

Su piel arde y los besos que son esparcidos por su cuerpo funcionan para apaciguar el ardor provocado por la fiebre. Uno en el cuello, dos en la clavícula y muchos más siendo repartidos por su torso desnudo.

Harry estaba hambriento, deseoso de poseerlo.

—Ayudame alfa, por favor...—Gimió, siendo casi incapaz de hablar por todas las sensaciones que Harry provocaba en él.

Nunca había tenido un celo como ese, en donde el dolor y la sensación de estar quemándose se mezclaran y lo lastimaran de una manera espantosa. Estaba sufriendo y Harry era el alivio que necesitaba.

Estaban sobre la cama. El cuerpo desnudo de Louis estaba cubierto por el grande y fuerte del alfa, quien sólo llevaba su ropa interior y en ella una enorme erección.
Estaba usando todo su autocontrol para no follárselo con fuerza, fiereza y firmeza.

—L-lo voy a hacer lento, primero... Te dolerá pero prometo hacerte sentir muy bien—Murmuró, su aliento caliente chocaba contra los labios del omega. Su almizcle inundaba los pulmones de Louis y lo poseían por completo.

Las palmas ásperas del alfa se posaron en la parte interna de sus muslos, y abrieron un poco sus piernas. Comenzó a sacarse la ropa interior y se recordó que no debía de follarlo a lo bruto.

"Se suave"

"Se suave"

"Necesito romperle el culo..."

Alfa, te necesito...

Aquello logró que el autocontrol de Harry se tambaleara y no pudo resistirse. Louis apegó su cuerpo al del alfa y comenzó a restregarse. Apegó su boca al oído de Harry y soltó un gemido.

—Te necesito muchísimo, hazlo...

El alfa gruñó, alineó su miembro en la entrada del omega y ese simple tacto logró que Louis gimiera un poco y cerrara los ojos.

—No cierres los ojos, mírame omega... Mírame, por favor...

Louis abrió los ojos, Harry empujó un poco sus caderas abriéndose paso en su interior. Estaba húmedo, apretado y caliente. Aún no se entraba completo, ni siquiera a la mitad.

Las piernas de Louis temblaban, gimió con voz quebrada y sus ojos estaba humedecidos. Las lágrimas resbalaban de sus ojos.

—¿Estás bien?—Preguntó, su manos fue a parar en la afiebrada mejilla del omega y limpió las lágrimas que resbalaban por esta.

—Nunca me había sentido tan bien en toda mi vida...

Y entró en él por completo, las uñas cortas de Louis se clavaron en su espalda y le rasguñó con fuerza. Presionó sus labios con fuerza en el cuello de Louis y dejó un chupón bastante marcado.

Echó sus caderas hacia atrás y volvió a enterrarse en él. Lento, con fuerza y pasional. Repitió la acción, sintiéndose extasiado por la manera en la que Louis se acoplaba a su miembro y lo succionaba de una manera asombrosa.

Le dio otra estocada, un poco más rápida y un poco más fuerte. Sus manos se presionaron con fuerza en la cintura de Louis, estando seguro de que dejaría marcas en su cuerpo.

—Más...—Gimió Louis mientras se removía —Más...

Subió sus manos y las entrelazó con las de Louis. Tomó un poco de aire y salió de Louis, clavándose con fuerza nuevamente sacándole un fuerte gemido. Comenzó a embestirlo con rapidez, de manera salvaje y hambrienta.

Sobredosis.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora