La Dura Realidad

169 13 1

Narra Allison

Tenía que tomar una decisión, una de las que sería la más importante de toda mi vida así como la de todos los demás presentes. Y sin contar que mi decisiones puede afectar al resto del mundo.
–Alex como te sientes?
Perdia mucha sangre mi hermana a cada segundo
–Estoy bien no te preocupes por mi, ya el me puso gasas y vendaje pero igual sigo sangrando creo que es una hemorragia.
Mi mirada pasó a enfocarse en Chad quien parecía aguantar el dolor muy bien.
–Chad puedes oírme?
Levantó un poco su cabeza y trató de articular palabra pero el dolor no le permitia decir mucho
– Estoy bien no te preocupes A.
Sentía la mirada de Will en mi pero la ignore, no quería verlo, no quería saber nada de él mucho menos ahora.
–Allison tenemos que hablar...
En estos momentos la voz chillona de Alika me parecía insoportable colmando la poca paciencia que aún quedaba en mi
–No es el momento ni el lugar
–Pero...
La mire seria demostrando que de verdad me encontraba enojada
–Mira lo que allá pasado entre tu y Wilson es asunto suya, en lo que a mi concierne ustedes dos pasan de mi.
–Ali...
Will me miraba apenado quería arreglar las cosas pero no lo dejaría, agradezco a Adriel por abrirme los ojos.
–Cállate necesito pensar como hacer para salir de esto todos los que quedamos vivos.
El silencio reino por unos segundos hasta que mi padre hablo
–Allison escogeme a mi para salvar a los demás, con ello Adriel los dejara libres.
La sola idea de decidir por la vida de mi padre sobre la mía o sobre la de cualquier otro no era una opción que yo considerará viable.
–No te perderé dos veces
–Yo digo que lo arriesgues a el así Adriel nos suelta, total el odia a Henrik.
La opinión de mi tía me la pasaba por el culo.
–Mira tu no tienes vela en este entierro.
Estaba furiosa por decir poco, su sola presencia me hacía querer vómitar.
–Niña malcriada no te enseñaron modales?
Es tan descarada como Adriel sin dudas.
–Te recuerdo quienes me criaron? Tu y el psicópata de tu esposo, en mis primeros años de formación? Que esperas? Que de la crianza de ustedes dos salga una niña perfecta pues las cosas no son así de bonitas.
–Si tanto me odias porque no me eliges a mi? No se que digo... Si para hacerlo se necesita agallas cosa que tu no tienes.
Me estaba desafiando y me iba a encontrar si seguía buscando que reaccionará mal
–No me des ideas...
En ese momento salto su hija preferida, la copia barata de Adriel.
–Con mi madre no te metas estúpida!
Yo no le pensaba responder a esa, pero tras ese insulto mi mejor amiga se empezó a discutir con Anabella.
–Mira estúpida con mi mejor amiga no te metas! Eres la última que puede opinar aquí porque por culpa de tu asqueroso padre es que estamos aquí.
Anabella estaba sacándome de mis casillas al punto que considere la idea de matarla a ella y a su madre...
Que rayos estoy pensando! Yo no puedo matar personas inocentes no seré igual que Adriel.
Su locura no influirá en mi vida jamás.
–Eligeme a mi.
La voz de Holly fue tan decidída que me dolió, ella solo es una niña.
–Yo ya no tengo nada por que vivir.
Alex se intento levantar de su celda y tomar la mano de Holly pero le era casi imposible
–Si tu te mueres yo me muero contigo.
Alex considera a Holly como su familia y es lo que es, esa niña no me caía mal, solo que no podía quererla no después de saber que era otra hija de Adriel.
Una pistola fue lanzada desde la oscuridad de una esquina hacia mi?
La tomé con los pies y la atraje hasta mis manos, revise que estuviera cargada y lo estaba.
–De donde salio esto?
Era raro... Demaciado...
–Allison cuando venga Adriel mátalo!
No podía hacerlo. Yo no puedo matar a nadie. Menos a Adriel.
–Si lo mato mientras que todos estamos en las celdas quedaremos atrapados por siempre.
Tengo que tener un plan...
Pero no puedo armarlo.
–Allison nosotros no importamos, salva a tu familia.
Las palabras de Blair no me gustaban.
–Ustedes son mi familia...
Una risa leve y macabra se escucho en la habitación y seguí con la mirada su origen.
–Tan estúpida eres Allison? Aún crees en la familia? Todos aquí te fallaron alguna vez y te importa la vida de todos ellos.
Adriel había aparecido en la escena con una sonrisa estúpida.
Decidí acabar con esto de una vez y por todas, no lo pensé más.
Tenía el arma entre mis manos y le apunte directo al corazón.
–Liberanos de inmediato!
Su mirada se encontró con la mía, esos ojos cafés que tanto se parecen a los míos, no me tenían miedo alguno, no tenía miedo por su vida siquiera.
–Adelante disparame Allison si es lo que de verdad quieres.
Mis manos empezaron a temblar, mi corazón era un tornado de emociones.
–Y bien Allison? Estoy esperando
Se acercó a mi celda dándome la libertad de que el disparo no fallara sin ninguna duda.
–Allison mátalo!
La voz de todos a la vez no ayudaba.
–Eres una cobarde
No podía hacerlo, hay algo en mi que me impide matarlo.
Lágrimas empezaron a bajar por mis mejillas.
El arma de cayó de mis manos, el la recogió y disparo a mis barrotes luego me levanto la cara un poco para que lo viera a los ojos.
–No puedo hacerlo.
Adriel se río por lo bajo
–Quieres saber porque no puedes hacerlo? Que es eso que te impide tenerme odio a mi? Es el llamado de la sangre querida
No lo entendía, o tal vez no quería entender.
–Quieres sabes porque hago todo esto?
Las lágrimas no dejaban de salir de mi, no tenía que mostrarme débil ante el pero no lo podía impedir
–Por ti Allison, para que al fin sepas la verdad, una verdad que te han ocultado toda tu vida y que mereces saber.
–Adriel por favor no lo hagas.
Suplicaba mi madre desde el otro lado de la habitación.
–Allison merece la verdad por una vez en su vida, ya que toda su realidad es una farsa.
Tenía miedo de preguntar
–Cuál verdad? Que es lo que tu sabes que es tan importante como para hacer todo esto?
Sin decirme más se dio la vuelta y le metió tres disparos a mi padre, dos en el pecho y otro entre sus piernas.
–Papá! No!
Adriel reía mientras yo me desesperaba por salir a ayudarlo
–Ay Ali como siempre llorando por la persona equivocada
–El es mi padre! La única persona que me ha querido de verdad!
–Eso en parte es verdad, tal vez te quiera... Pero el no es tu padre.
Ante esa declaración mis ojos se abrieron a tal punto que me ardieron, lo miré fijamente sin entender nada.
–Si el no es mi padre entonces quien lo es?
Henrik se desangraba en su celda mientras que Adriel jugaba con mis sentimientos, esto no era justo, yo no merezco esto
–Creo que será mejor que mi querida Amber te diga la verdad, y mi hermano del alma debe escuchar atentamente antes de morir.
Trataba de articular palabra pero no podía y nadie en la habitación tampoco decía ninguna como para ayudarme un poco.
–Vamos Amber, es tu última oportunidad, dile la verdad a tu hija, esta será la última vez que puedas verla, merece que le seas honesta por una perra vez en tu vida.
Le apuntaba con el arma sin ningún sentimiento.
–No Adriel por favor!
Ya estaba cansada, cansada de tantas mentiras y engaños.
–Quiero la verdad ahora de una vez por todas!
Mi madre empezó a sollozar
–Ali, tiene razón Adriel, tu verdadero padre no es Henrik...
Para mi el que fue mi padre este último tiempo a puras penas seguía con vida tirado tratando de escuchar lo que ella decía
–Tu verdadero padre es... No puedo hacerlo, simplemente no puedo...
Adriel no lo pensó dos veces y le disparo dos tiros, uno en la cabeza y otro en el corazón, quitándome a mi madre por segunda vez en la vida.
–Me canse de rodeos, quieres saber quien es tu verdadero padre? Tu verdadero padre soy yo...

La Agente Alex¡Lee esta historia GRATIS!