esta vez fue el muérdago

1.2K 109 41

Tony sintió como un escalofrío recorrió su cuerpo entero en cuanto sus pies tocaron el suelo. Odiaba el invierno, odiaba el frio que sentía cuando salia a la calle, odiaba la nieve que le dificultaba el vuelo en su armadura y definitivamente odiaba como se ponía la gente en esas épocas.

-Buenos dias Señor. Hoy es una mañana nublada en la ciudad de Nueva York. La temperatura es de tres grados bajo cero, está nevando y se pronostican lluvias por la tarde.

-Gracias Jarv. Pon un poco de café, ya sabes como me gusta.

-Claro que si Señor.

La Navidad estaba a la vuelta de la esquina y no tendría problemas con ello si no fuera porque le molestaba ver a todos melosos hablando sobre la familia y la unión y bla bla bla. Tony nunca había sido un hombre muy arraigado a esas cosas, el hecho de que sus padres casi nunca estaban con él y su único compañero era Jarvis quiza fue una de las razones.
Más allá de eso, a Tony no le molestaba la Navidad, le daban igual los adornos y las canciones, solo lo hacía para seguir con la tradición.

Jarvis había encendido la calefacción en la Torre, o al menos en el piso donde él se encontraba. Antes de llegar a la cocina pasó por la sala donde Natasha, Clint y Bucky decoraban el arbol de navidad. Tony rodó los ojos, desde que aquellos dos hombres salían hacian todo juntos, eran un verdadero dolor en el trasero.

-Buenos días- dijo y siguió de largo.

Buscó entre los gabinetes su taza preferida, esa que tenia el escudo del Capitán America grabada, cuando se acercó a la cafetera su bebida ya estaba lista.

Iba por la segunda taza de café cuando Clint entró a la cocina.

-Tony ¿Sabes donde hay hilo? Necesitamos colgar algo.

-¿Que acaso me ves cara de librería?

-Muy gracioso, pudrete Anthony.

-Barton, desde que sales con Barnes te volviste un bastardo aburrido- lo acusó.

-Y tu siempre lo fuiste- habló Bucky apareciendo de repente y metiendose en la conversación.

Tony vió como el soldado pasaba su brazo no robótico por los hombros de su novio. Rodó los ojos mientras le daba otro sorbo a su café.

-Rapunzel, pásame la caja de donas de allá atrás, porfas- le dijo Tony a Bucky mientras apuntaba al gabinete justo detrás del peli-largo quien giró los ojos pero terminó haciendo lo que Stark le pidió.

-¿Entonces?

-¿Entonces qué? Barton.

-Sabes donde hay hilo ¿si o no?

-No se ni siquiera donde dejé mi destornillador favorito ¿Tu crees que voy a saber donde hay hilo?

-¿Tienes un destornillador favorito?- le preguntó Bucky mientras Clint suspiraba exasperado.

-¡Si! es rojo y de este tamaño- hizo un gesto con sus dedos-, si lo vez por algún lado avisame. Estoy considerando seriamente pegar carteles de "se busca" si no lo encuentro en menos de doce horas.

Los dos castaños se rieron mientras que el único rubio allí presente los miraba confundido.

-¡Nat ven aquí! ¡Tony y Buck se ríen de algo pero no entiendo!

-¡Callate Clint y ven a ayudarme! ¡¿Conseguiste hilo?!

-¡No!- gritaba el arquero mientras caminaba de vuelta a la sala.

-¿Para qué quieren hilo? ¿Gustas?

Tony y Bucky se sentaron uno frente al otro, el soldado tomó una de las donas que Tony le ofrecía y le dio un mordisco.

𝘴𝘶𝘤𝘦𝘴𝘰𝘴 𝘪𝘯𝘰𝘱𝘰𝘳𝘵𝘶𝘯𝘰𝘴 >> 𝐬𝐭𝐨𝐧𝐲 ¡Lee esta historia GRATIS!