Capítulo 19

148 19 15




LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri

Capítulo 19

«Es el momento equivocado para alguien nuevo...» (*)











Abrazado a sus piernas y en medio de la penumbra de la noche, Viktor veía dormir a su amante observando su relajado respirar, su cabello alborotado en la almohada, su boca entreabierta, su cuerpo cubierto con la ropa que él mismo le había prestado. Y así, viéndolo descansar se preguntaba si hizo lo correcto al contarle toda su vida, todos sus miedos, todos sus dolores, todo lo que él había sido hasta ese momento. Jamás a persona alguna, a excepción de Chris, le había hablado sobre su pasado, y aun así a su amigo no se lo dijo todo, no al menos con tanto detalle. Eso lo hizo sentir frágil y vulnerable, quizás Yuuri ya no lo viera como el hombre seguro que había conocido y ahora de alguna manera las cosas cambiaran. Odió eso.


Yuuri muy al contrario de lo que pensaba Viktor, sintió que ahora que llevaba un poco de la carga de su amante, le haría ver la vida menos gris de como lo hacía ahora. Se abrazó a su hombre de cabellos cenizos una vez terminó aquella catarsis y le pidió que durmieran, las emociones estaban en extremo alteradas. Viktor le preguntó y le pidió que le contara su propia historia de cómo terminó en Rusia, pero Yuuri quiso dejarlo para después, lo suyo aunque se trataba de un corazón roto en su totalidad, jamás llegaría al nivel de tragedia como lo sucedido con Viktor, eso fue devastador. Por ahora el profesor de Ballet era prioridad y Yuuri sabía que Viktor seguro iba a mostrarse molesto por un tiempo pues dudaría si fue buena idea el haberle contado su pasado. Era ahora cuando la paciencia del hombre de cabellos de azabache se pondría a prueba.


Viktor que veía casi cómo amanecía, por fin se rindió al sueño y se dejó caer al lado de Yuuri, ese aroma a nostalgia le traía mucha paz. Yuuri sintió el movimiento y abrió los ojos, se los estregó un poco y vio a su hombre, a ese que ya no tenía que ver por la mirilla de la puerta para poder soñar con él, pues ahora lo tenía a su lado dormitando, ahora conocía cada espacio de su cuerpo, cada esquina de esa piel tan blanquecina, ahora se veía en esos ojos del color del mar y la alegría le llegaba al cuerpo en forma de una sonrisa que nadie podía y quizás nadie quería ver.

Se levantó despacio, y empezó a deambular por el departamento. Buscó en la nevera un refrigerio, al no hallar nada se preparó un sándwich. El amanecer se asomaba a aquel lugar de recuerdos tristes, así que decidió cocinar el desayuno para tenerlo listo cuando Viktor despertara. Se sintió algo mal por usar las cosas sin su permiso, pero pensó que tal vez si todo quedaba muy delicioso, Viktor lo dejaría pasar. Fue hasta la alcoba, pero su hombre seguía profundo y seguro lo estaría un par de horas más. Yuuri decidió que para aprovechar el tiempo, empezaría a trabajar en el informe del cronograma que debía entregar a la Universidad, aún faltaban dos semanas pero necesitaba entretenerse en algo mientras tanto.

No se negaba que estaba muy asustado y ansioso con lo que seguiría con Viktor, con cómo podría simplemente dejar toda esa historia de lado y seguir su vida con él. Todo aquello que le contó fue aterrador, triste, estaba frente a un hombre que lo había perdido todo y que por alguna razón, había sobrevivido. No lograba imaginar las noches de angustia, los días de llanto y decepción, la furia infinita, todo aquello que ese hombre que lo tenía enamorado debió sufrir, toda aquella carga que debía arrastrar día a día, todos aquellos recuerdos que bebían destaparlo en la noche y dejarlo expuesto a las pesadillas, a la frustración. No entendía muy bien el papel que jugaron su padre y su madrastra, pero había algo en toda aquella historia que no le cuadraba en su cabeza. Por supuesto su misión en ese momento era escuchar y callar, no iba a cuestionar a Viktor bajo ninguna circunstancia, no en ese momento.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!