» Capítulo VI

4.6K 1K 319

Como cada mañana, TaeHyung estaba sentado en las bancas esperando a JungKook. Había estado decaído el fin de semana, sí. Había estado llorando, sí. Pero después de todo, si tanto le gustaba JungKook, haría lo posible por estar con él.

    Además, nadie dijo que terminaban así que era válido.

     — Oh, TaeHyungie —habla detenidamente alguien que pasa a su lado.

    Los ojos de TaeHyung vagan hasta donde esta de pie un chico alto, de labios gruesos y cabellos rubios. No lo reconoció en un principio, pero si alegre sonrisa le hizo esbozar una también.

     — Hola... ¡No te reconozco!

    — Soy Jimin, de la clase de al lado. ¿Qué haces aquí sólo? —la pregunta es repentina.

     Tae por un momento observa bien a Jimin y vuelve a sonreír. Lucía agradable, de ese tipos que te agradan de tan solo mirarlos. Debate por un segundo en decirle o no, y por último, suelta un suspiro observando que si novio viene caminando con aires abruptos a lo lejos.

    — Espero a JungKook.

     Park abre los ojos grande y suelta un suspiro fuerte. Todos conocían a JungKook. Hemos mencionado que tenía la fama del chico más frío de la escuela. No era una sorpresa que tuviera una presa preparada; aunque ya había durado mucho tiempo. Dos semanas y media era un tiempo exagerado para alguien como Jeon JungKook.

    — Cierto, son novios... ¡Vaya! Tengo que irme. ¿Nos vemos luego?

     Dudando en hacerlo, Kim termina por asentir y agitar algunas veces la mano para despedir al chico. De inmediato los ojos se retornan hasta JungKook, quien más que entusiasmado por verle, parece un tanto irritado.

    Aquella mañana, el semblante del chico ta raro: tenía ojeras, su cabello estaba despeinado, su corbata mal amarrada, no llevaba una gabardina como siempre y su mochila, a leguas, se veía como un desastre. TaeHyung abrió los ojos un poco hasta que Jeon JungKook estuvo completamente delante suyo.

    — Hey, JungKook. No luces muy b-

    — ¿Es que nunca te cansas? ¿Tengo que repetirte todo? ¿Eres tan maso- ¡achoo!

      TaeHyung toma entre sus manos la caja que llevaba y la apega a su cuero antes de ver a JungKook estornudar de nuevo. El chico lo hace unas cuantas veces más, se queda un momento callado, y justo después, de manera apenada, con el suéter grueso cubre su pecho y se cruza de brazos.

    JungKook, de tan gélido, terminó resfriándose.

     — ¿Estás enfermo?

     El pelinegro le dedica una mirada directa a TaeHyung, pero la desvía de inmediato.

    — No te metas en asuntos que no son tuyos.

    Por un momento, TaeHyung se retrae. Jeon es muy grosero, aún cuando está enfermo, es imposible que pueda entrar en su complicada alma. Bufa bajito, para que el otro no lo escuche, sin embargo lo mantiene viendo. JungKook no se mueve, está justo delante de él, esperando a...

    Los ojos de TaeHyung vagan hasta JungKook, quien pacientemente está esperando que algo acontezca.

    — ¿Me estás esperando a caso? —se le ocurre mencionar a TaeHyung.

    Por un momento los ojos de JungKook se posan en él y se quedan viendo por unos segundos, fijamente. No duró mucho. La mano de JungKook se posó con suavidad en la frente del otro y lo empujó hacia atrás.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!