Capítulo 33: Decisiones

1.2M 41.4K 24.6K

La vida esta hecha de decisiones, pequeñas y grandes decisiones, comienzan desde elegir que desayunar a elegir de que trabajar. Algunas son tan pequeñas como elegir de que lado de la cama dormir, y algunas son tan grandes como decidir mudarte a otro país. Muchas veces tomamos decisiones que realmente no queremos tomar, muchas veces tomamos decisiones equivocadas que alteran nuestra vida haciendo que luego llamemos a esa decisión equivocada un error. Pero también existen otro tipo de decisiones, esas decisiones que sabes que has hecho bien en tomarlas, esas decisiones que te cambiaron la vida por completo y no solo no puedes recordar como era tu vida antes, sino que no quieres.

Estoy feliz de haber presenciado una de esas decisiones.

De un día para el otro nuestras vidas cambiaron rotundamente. Bueno, estoy segura que la vida de Sebastian y Logan cambió mucho más que la mía, pero aún así era un gran cambio para todos. Luego de una larga charla que tuvieron Logan y Sebastian, mi mejor amigo decidió hacer lo que tantos años tuvo miedo de hacer: salir del closet. La gran duda era como iba a hacerlo.

Kian y James sugirieron que hiciera un video y luego lo subiera a YouTube.

- ¿Qué clase de video quieren que haga? –preguntó Sebastian entrecerrando los ojos-

- ¡Ya lo hemos pensado todo! –exclamó James- mira haríamos un video de nosotros tres jugando a las escondidas y luego te encontraríamos en el armario besándote con Logan.

- La pantalla se quedaría en negro después de eso –continuó Kian entusiasmado- y aparecerían Anne y Alisson vestidas de empanadas, bailando la macarena.

Anne y yo los miramos boquiabiertas. ¿Éramos nosotras las que nunca entendíamos la lógica de nuestros novios o eran ellos los que estaban completamente locos?

- ¿Qué sentido tiene ese video? –preguntó Sebastian indignado-

- ¿En serio no lo entiendes? –la voz de Kian sonaba ofendida- te buscamos por todas partes y apareces en el armario ¡Besando a Logan! Todos sabrán que eres gay y estas con Logan ¿No es lo que quieres?

- Creo que se refería a la parte en la que estamos Anne y yo bailando vestidas de empanadas...

- Ah eso, bueno luego de que vean el video nadie hablara de Sebastian besando a Logan –explicó James- solo hablaran de lo graciosas que se ven ustedes vestidas de empanada bailando la macarena. Eso se llama psicología inversa.

- Eso se llama hacer el ridículo, aunque me gustaría saber como llegan a esas ideas –le contestó Anne a James mirándolo con una sonrisa-

- Mentes maestras, amor.

- De todos modos – dijo Sebastian- creo que va a ser más efectivo que Anne y Ally aparezcan desnudas en el video bailando la macarena ¿No creen?

Kian y James lo fulminaron con la mirada y él se rió.

- No voy a hacer ningún video, ni decirlo por twitter ni nada que se le parezca.

- ¿Qué harás entonces? –pregunté-

- Llegaré al instituto con Logan de la mano. Es más, todavía no entiendo como las personas homosexuales tenemos que hacer un comunicado para decir que nos gustan las personas de nuestro mismo sexo. ¿Acaso los heterosexuales salen a dejar por sentado a todos que son heterosexuales? Debería ser algo normal y punto, ojalá lo hubiera entendido antes.

Y así fue. Nosotros estábamos más nerviosos que Logan y Sebastian quienes llegaron de la mano con una sonrisa en el rostro y todos –literalmente todos- se volteaban a verlos o paraban de hacer lo que fuera que estuvieran haciendo para mirar las manos entrelazadas de mis amigos. Ese día fue un caos, cada vez que caminaba por los pasillos escuchaba diferentes tipos de rumores y cotilleos "Te has enterado de que Sebastian McDoll es gay?" "¿Has visto a Sebastian McDoll de la mano con su novio?" "¿Será bisexual?" "Dicen que se han acostado en las canchas de lacrosse" "Seguramente se ha acostado con los novios de sus mejores amigas también" "Ahora que es gay quiero acostarme más con él que antes" Y no solo se quedaban mirando a Sebastian y a Logan si no que también nos miraban a mi, a Kian, Anne y James. Era como si todos sospecharan que teníamos otro gran secreto. Hasta los profesores hablaban de ello y nos miraban de reojo. Muchos estaban enojados por no haberlo sabido antes y muchas chicas alardeaban diciendo que ellas se habían acostado con Sebastian antes de que "cambiara su sexualidad". Ya había perdido la cuenta de con cuantas personas estúpidas había discutido por lo que decían.

¡Esto es guerra! [Sin editar]¡Lee esta historia GRATIS!