CAPITULO UNO

3.1K 223 38
                                    



Blair Terry

"¿Realmente iras a la boda de tu ex? Hay que ser muy perra para hacer eso."

Blu Jones

"¿Por qué? No es gran cosa. "

"Aparte, él fue el que me invito en primer lugar"

Balir Terry

"¿Entonces en verdad iras?"

Blu Jones

"¿De que hablas? Ya estoy aquí."


Blu soltó el aire que contenía y bloqueo el teléfono. Por un segundo, se quedo en silencio, aun en el interior de su coche aparcado afuera de aquella finca a las afueras de San Francisco, California. ¿Por qué estaba tan nerviosa? Aquella ni siquiera era su boda.

Era la boda de Dilan.

Dilan, su ex novio. Dilan, su primer amor. Dilan, el primer chico que la beso. Dila, su primera vez. Ese Dilan. Pero hace ya más de cinco años que eso sucedió, cuando tenia solo 22 años y era una universitaria enamorada y ciega. Desde aquella vez que cortaron de forma "amistosa" no había sabido nada del chico, hasta hace un mes cuando se volvieron a encontrar en la fiesta de revelación de sexo del futuro hijo de Nina y Ben.

Normalmente todo tema relacionado con bebes le hacían mala leche al punto de incomodarla. Y encontrarse a su ex en aquel lugar no ayudo nada. Mucho menos cuando le presento a su novia, aquella presencia incomoda que los había hecho cortar hace cinco años, cuando se entero que él se estaba viendo con alguien más y Blu ignoro todo lo que pudo hasta que la infelicidad la destruyo y tuvo que terminar. Sin saber porque había dejado de amarla, sin saber quien había sido esa tercera persona, no la conoció hasta ese día y ahora estaba en la boda de la feliz pareja.

¿Por qué? Por que a Blu Jones le encantaba fingir que era demasiado fuerte como para no verse afectada por nada y demasiado amistosa para negarse a las invitaciones. ¡Ah! Y demasiado curiosa para no ir.

A pesar de que le estén temblando las piernas sin parar.

Bajo el parasol del asiento de copiloto y en el pequeño espejo se cercioro de que su labial rojo estuviera en perfecto estado. Este destacaba con su piel bronceada y su cabello castaño que se escondía detrás de sus orejas dándole a su rostro angular un aspecto limpio y elegante. No quería aceptarlo, pero se había esmerado en su aspecto.

Cerro el espejo y se deicidio a abandonar el coche. Mientras salia con su pequeño bolso en la mano y acomodaba el vestido amarillo pálido de escote V y mangas largas se dijo que quizás no hubiera sido tan mala idea ir acompañada con alguien, quien fuera, incluso el hermano homosexual de Balir hubiera funcionado, le hubiera dado un poco más de valentía.

Camino por el estacionamiento del lugar junto al resto de invitados que se dirigían a la pequeña capilla de la finca. Y se integro a ellos para tomar asiento en una de las últimas filas de la iglesia, donde no llamara demasiado la atención.

A diferencia de ella, Dilan si había mantenido constante contacto con sus compañeros de la secundaria, por lo que algunos rostros le parecían conocidos a la chica, aunque la la última vez que había hablado con ellos fue durante su baile de graduación. Poco a poco, el lugar se fue llenando...

Bloodline | ksj. #BabySaga Donde viven las historias. Descúbrelo ahora