31.- Noche de película

140K 5.5K 701

Nos encontrábamos en el auto de Daniel camino al centro comercial. Recordaba los viejos tiempos, cuando jugábamos a los detectives, sólo que ahora no íbamos en busca de Sr. Orejas.

— ¿Tú me consideras uno de esos hermanos sobre-protectores? —me preguntó Dan concentrado en la autopista

—Para nada, tú solo proteges a Val

—Lo sé, pero a veces pienso que no la dejo ser libre, siento que algún día ella crecerá y yo no podré hacer nada para evitarlo

—Al parecer ese día ya llegó

—Sí, pero yo aún no estoy listo. No soporto saber que está con un chico, hace solo unos días a ella le daban asco los varones y ahora… ha crecido tan rápido —le di unas palmadas amistosas en la espalda para tranquilizarlo. No sabía que decir, yo nunca he protegido tanto a alguien, a excepción de Addy.

—Y lo que más miedo me da —continuó sacando su lado sensible —es que la hagan sufrir, detesto que ella llore, preferiría que me hagan sufrir a mí que a ella. A veces pienso que el amor le da menos miedo que a mí.

—Ella es fuerte y tú lo sabes, tú le has enseñado a defenderse, déjala aprender de la vida

— ¡Pero no la quiero ver sufrir!

—Ella debe aprender a solucionar algunos problemas sola, está bien que la ayudes, pero también necesita su espacio, espera a que ella te cuente sus problemas, ella tiene que saber que tu confías en ella y la crees capaz —me sentía como todo un filósofo sabio, no tenía ni idea de cómo se me ocurrió todo eso, solo movía la boca y las palabras fluían.

—Tienes razón, ahora mismo debemos encontrar a Valentina —y ahora es cuando pienso que mis palabras le entraron por un oído y salieron por el otro

Narra Valentina

Llegué al centro comercial y no había señales de Tyler, tome mi celular para enviarle un mensaje cuando todo se volvió negro. Nunca había estado más asustada, empecé a luchar contra quien sea que me esté tapando los ojos hasta que escuche su dulce voz

—Tranquila, soy yo —dijo Tyler destapando mis ojos

—Me asustaste —me cruce de brazos

—No imaginé que sería para tanto, solo quería sorprenderte

—Pues te salió bastante bien, casi me dejas sin corazón

—Lo siento —al escuchar esas palabras se me hizo un nudo en la garganta, no me gustaba estar peleada con Dan. —Como recompensa tú escogerás a donde ir

— ¿Te parece si vamos por unos helados? —La verdad que no tenía hambre, lo sé es raro, pero mi apetito desapareció mágicamente

—Yo estaba pensando en ir a un McDonald’s por unas hamburguesas, pero si tú quieres ir por helados está bien —me estremecí al sentir sus dedos entrelazarse con los míos, la verdad no me lo venía venir

—Supongo que un McDonald’s está bien —forcé una sonrisa

Caminamos hacia el McDonald’s; Tyler pidió dos hamburguesas, dos porciones de papas, dos gaseosas y un helado

— ¿Para comer aquí o para llevar? —preguntó la señora de la caja. Desearía que sea para llevar, siento que si como vomitaré encima de Tyler y no creo que eso sea lo mejor para la primera cita, al menos que quiera espantarlo

—Para comer aquí

Después de ordenar la comida y esperar a que nos la den, nos dirigimos hacia una mesa. Deséenme suerte, no tengo idea de cómo lograré comer sin devolver la comida

Nueva casa, nuevas reglas¡Lee esta historia GRATIS!