Capítulo Veinticinco

104 7 2

La cena estaba anormalmente tranquila, Peter y Claudio hablaban de fútbol mientras que Pattie y Marisa hablaban de una novela que se había estrenado en la tele. Los cuatro estaban en sus mundos sin perca... 

No termine la frase ya que sentí una mano en mi rodilla. Y obviamente sabía de quien era. Baje mi mano y la saque de una cachetada, pero el la volvió a poner y la empezó a subir, casi había llegado a mi entrepierna cuando le volví a sacar la mano, pero el me agarro la muñeca y me la apretó haciéndome doler. Solté un gritito de dolor sin querer, pero con eso logre que cuatro pares de miradas me mirasen

- Lo siento Olivia, no te quise pegar con el codo, fue un accidente

Maldito infeliz.

Me quedé callada, porque sabía que no valía la prensa discutir, ya que nadie me crearía.

Volví mi mirada al plato y seguí comiendo, no hable en toda la cena, salvo por  el grito que pegue antes, pero después no hable más.

A la hora del postre, me había entrado ganas de ir al baño a hacer pis, así que me levante y pregunte donde quedaba el baño.

- Esta en la segunda planta, la primer puerta a la derecha  - dijo Marisa, asenti con la cabeza y fui hacia el baño. Una ves adentro cerre la puerta y hice mis necesidades, tire la cadena y me lave las manos. Me mire en el espejo y suspire, cuando me iba a girar para abrir la puerta, veo que está se abre y se cierra rápidamente. Di un paso hacia atrás por el susto, pero empecé a maldecir por no haberle puesto la traba a la puerta.

No me dejo decir nada, porque ya me tenía acorralada contra los fríos azulejos y una de sus manos estaba en mi boca evitando que grite

- Estuvo muy mal que gritaras abajo - dijo en un susurro en mi oído

Me miró, pero no le pude responder ya que tenia su mano en mi boca tapandola. De repente siento su cuerpo pegarse al mio como si fuera chicle, intento empujarlo pero el solo me hace dar vuelta, haciendo que mi mejilla quede contra el frío azulejo del baño. El pega sus caderas contra mi culo y mi mente vuelve a reproducir las imágenes de el año nuevo. Rápidamente sacudi esas imágenes y me concentre en el hoy y ahora. 

- Sos una chica muy mala, me bloqueaste en todas las redes sociales, no tengo como comunicarme con vos. Pero para tu desgracia, me encantan las chicas malas - A penas término de decir eso, movió sus caderas contra mi, imitando un acto sexual, intente empujarlo pero no pude el me agarro con una mano la cadera y la apretó, haciéndome gemir de dolor. Cosa que el malinterpreto - ¿Te gusta, puta? Yo se que si - dijo y volvió a moler sus caderas contra mi culo más fuente haciendo que los huesos de los caderas chocaron contra la pared y me dolieran. Creo que iba a vomitar, esto estaba mal. Muy mal. Tenía ganas de llorar, pero por puro orgullo y para no verme débil frente a el me las aguante. Me agarro del pelo, tirando de el hacia atrás, haciendo que me duela. Grite de dolor pero su mano amortiguo el sonido.

Tenía que salir de acá, ya. No me  importaba como, no iba a dejar que este desquiciado me toquetee el cuerpo. Hice lo único que se me ocurrió, lleve mi cabeza con toda mi fuerza hacia atrás, logrando mi objetivo, ya que escuche el grito de dolor de el junto con un ruido de crack.

Me solto y yo salí corriendo, trate de abrir la puerta pero estaba con seguro, lo destrave y cuando estaba por salir siento un dolor agonizante en el cuero cabelludo y después siento mi cuerpo ir hacia atrás violentamente

- Puta barata - dijo furioso antes de ver su mano volar hacia mi cara. Creo que mi cabeza hizo un giro de 360° por la fuerza que uso en golpearme. Mi vista se nublo a causa de las lágrimas contenidas del dolor que me había provocado esa cachetada. Me dolía, demasiado.

Undeniable [Justin Bieber]¡Lee esta historia GRATIS!