Capítulo Veinticuatro

Comenzar desde el principio

Entro por la puerta un hombre en sus 43 años, con el pelo negro azabache y unos ojos esmeraldas.

- ¡Hola primo! - Saludo a Peter, dándole esa clase de saludo de hombre-macho en la espalda - Hola Pattie, hace mucho no te veo - dijo dándole un beso en la mejilla, ella lo saludo de igual manera y luego se giro hacia mi - Olivia, pero cuanto creciste, ya sos toda una mujer - dijo, yo solo sonrei con una sonrisa forzada y asenti

Se género un muy incómodo silencio donde nadie hablaba ni decía nada

- Cariño, ve a llamar a Luke y dile que ya estan los invitados - le dijo Marisa a Claudio. El desapareció y mis músculos se pusieron rígidos, pero no creí que se pudieran poner más rígidos de lo que ya estaban pero estaba claramente equivocada, cuando apareció Luke en la sala mis músculos fueron piedra.

Era la versión joven de su padre, pelo negro azabache y ojos color esmeralda. Se podía decir que era alguien que estaba bueno, si solamente no fuera un maldito psicópata acosador.

Literalmente.

Siempre que iban a Argentina y nos juntabamos buscaba los momentos que estaba sola para intentar hacer algo conmigo.

Al principio hace tres años, pensé que solo estaba bromeando cuando me decia que era hermosa y que estaba enamorado de mi, por lo que no le di importancia, pero después de un tiempo sus actitudes se pusieron más violentas, al ver que yo no sentía lo mismo por el. Me acosaba, me llamaba, me mandaba mensajes de texto todo el tiempo, me llegó a asustar cada día más. Pero claro, nadie me creia porque el siempre buscaba los momentos que estábamos solos para hacer y decirme esas cosas

El año pasado estábamos en año nuevo y, el y su familia vieron a comer a nuestra casa junto con todos los amigos de mis padres. Eramos en total unas cuarenta personas en el patio de nuestras casa, el se había sentado enfrente mio y tenia su mirada clavada en mi. Me estaba asustando ya que parecía que no parpadeaba, lo juro.

Eran tipo dos y media de la mañana, ya había pasado año nuevo, por lo que todos estaban festejando y charlando animadamente. Me levante de la mesa para ir a buscar más gaseosas porque se habían acabado, cuando llegue a la cocina que está alejada del patio trasero, me dirigí a la heladera, agarre dos botellas de Coca Cola y iba a salir cuando siento que me agarran de la cintura y me pegan a la heladera, pensé que era un chiste de Nahuel, ya que estaba en la fiesta junto con su familia pero rápidamente descarte la idea cuando siento como sus manos me aprietan demasiado las caderas, el nunca me había daño. Pero esas manos me estaban lastimado. Gire un poco mi cabeza y vi a Luke sonriendo.

- Hola hermosa, no pude decirte antes feliz año nuevo, pero ahora te lo puedo decir a solas- dijo

- Sueltame - dije en tono serio. No estaba para otros de sus numeritos

- No no. Estas siendo maleducada conmigo - dijo y apretó más fuerte mis caderas. Mordi mi labio aguantando el dolor

- Soltame Luke, lo digo en serio - dije enojada

- ¿Porque? ¿tenes mal humor bebé? - dijo en un susurro, pegando su caderas a mi culo. Uhg que asco.

- Soltame. Luke. ya - dije ente dientes, diciendo las palabras lentamente por las dudas de que fuera idiota y no entendiera

- No me hables así - dijo en un tono enfurecido en mi oído, para luego con su lengua lamer la carne sensible de mi cuello. Me sacudi violentamente, pero no por placer, si no por puro asco

- Basta. Dejame en paz, voy a gritar, te lo juro Luke - dije aguantando las ganas de llorar. Me tenía tan apretada contra la heladera y su cuerpo que me costaba respirar, y sumándole sus manos en mis caderas haciendo presión todo lo complicaba más.

- Y yo te dije qu... - no pudo terminar la frase ya que alguien entro a la cocina.

- ¡Oh por dios! - exclamó Marisa. Luke se alejo rápidamente de mi y por fin pude tomar una gran bocanada del precioso aire. Mire agradecida a Marisa

- Gracias a dios llegaste a tiempo - dije

Ella me miró y después miro hacia su hijo, volvió su mirada hacia mi

- ¿A tiempo para que? - dijo haciéndose la otra.

No, no, no. Por favor.

-Tu hijo me está a lastimando y vos lo viste - exclame

- Lo único que vi, fue a vos coqueteando con el, yo te vi a vos encerrando a mi hijo contra la heladera - dijo tranquilamente. Maldita hija de puta, lo estaba encubriendo

La mire sin dar crédito a lo que escuchaba salir de su boca.

Salí corriendo hacia el patio donde estaban todos cuando llegue todos me miraron ya que llegaba corriendo como si el mismísimo diablo me persiguiera

- Papas no saben lo que pas..

No pude terminar ya que Marisa me interrumpió

- Enganche a tu hija y mi hijo contra la heladera - dijo

- ¡¿Que?! - exclamó furiosos mi padre

- Mentira, el me tenía acorralada - exclame

- Yo no te veía acorralada, ya que vos eras la que le estaba encerrando a el contra la heladera - dijo

Iba a discutir pero mi padre rojo de la furia, me mando adentro, intente protestar pero solo me valió un grito de el.

Me fui hacia mi habitación y cerré la puerta con llave, por las dudas de que vuelva Luke.

Siento unos golpes en la puerta y me tenso

- Soy yo - dice una voz conocida. Era el papa de Luke, suspiro y no le abro. Vuelve a insistir tocando más fuerte la puerta - ya se que estas ahí, abrime quiero hablar de lo que paso

Luego de esperar unos segundo, me levante y le abrí la puerta, mire para afuera y al lado de el estaba Marisa

- ¿Podemos pasar? - pregunto ella

- No - dije

Ella frunció el ceño y luego suspiro

- Queríamos venir a hablar de lo que paso en la cocina - empezó a hablar ella, pero al ver que no respondi siguio hablando - Fue un error de Luke, el esta arrepentido. Por favor no digas nada adelante de tu familia ni nadie.

- No me puedes decir que no diga nada. El me hizo daño, maldición, hasta llegue a pensar que haría cosas peores - dije enojada

- No dirás nada Olivia. Lo digo en serio, a parte, ¿pensas que te van a creer a vos? Sos una simple chica con hormonas alborotadas, nadie te crearía, asique por el bien tuyo y el nuestro, cierra la boca - dijo Claudia, haciendo que de verdad tuviera miedo. Sus palabras contenían ira y amenazas no dichas

Luego de eso se giraron y no los volví a ver hasta el día de hoy. Donde siguen diciendo que yo fui la que causo eso en la cocina aquel día.

Salí de mis recuerdos y volví a la sala de estar

Luke, con su cara de buena persona saludo a Peter y a Pattie y luego se giro hacia mi, una rápida sonrisa maliciosa se formó pero la saco rápidamente

- ¡Olivia! - dijo y luego me abrazo. Yo lo empuje rápidamente y me corre hacia atrás

- Olivia - dijo enojado Peter

- Oh descuida, no pasa nada - dijo Luke

- La cena esta lista, vamos a comer acá porque quisimos reservar en un restaurante pero estaba todo lleno - Dijo Marisa

- No pasa nada - dijo Pattie

Nos guiaron hacia el comedor y me senté en una silla, frente a Marisa y Claudia. Genial

Pero mi mal día no termino ahí, si no que Luke se sentó al lado mio. Mordi mis labios para no mandarlo a la mierda

<<<>>><<<>>><<<>><<>>

Opaaaopoopaaa, que pasará esta noche?

Alto forro Luke.

Voten, las amo!

Undeniable [Justin Bieber]¡Lee esta historia GRATIS!