No pienso ir te voy avisando

151 11 2

Pov'Alex

Llegando a la agencia estaba Henrik hablando con Allison quien había llegado antes que yo de una manera muy rara, tal vez uso el Jet, está se veía enojada por como tenía el ceño fruncido tanto que ya lo tenía definitivo .
-Pasa algo?
Tenía a Rey en mis brazos aún asustado
-Nada sólo que Henrik no me deja salir de la agencia otra vez sin permiso cree que te corrompere
Mencionó mi padre atrás mío
-Adriel no todo gira en torno a ti y a tus viejas costumbres
Le apuntaba con el dedo su propio hermano
-Tenemos que hablar sobre Alex, Allison vayamos al despacho por favor?
Adriel tomo la mano de mi hermana y subieron rápido por las escaleras yo intente seguirlos pero me cerraron la puerta en la cara con seguro
Me quedé afuera tratando de escuchar y lo único que escuche fue un vidrio romperse , un grito de
"volvera al internado y punto final"
No se si hablaba de mi o de ella sólo se que era la voz de mi padre
"Yo soy su padre biologico y yo decido por ella"
Estaban hablando de mi
Ni en pedo volveré al internado ese
Baje corriendo las escaleras de la oficina y me cruze con una escena que no esperaba.
Mi madre besándose con Henrik?
En ese momento me pareció muy confuso todo.
Pero alguien me giro del brazo bruscamente.
–señorita del Alexandra su padre la llama a su oficina.
Un agente me tenía del brazo, en ese momento lo pise rápido para liberarme y salí corriendo a toda velocidad por el pasillo mientras el gritaba "necesito refuerzos"
Quise llegar a la parte del subsuelo donde estaba el garaje pero me fue imposible me tenían rodiada como más de quince agentes.
Me pusieron una pulcera grande como una esposa, y me llevaron así ante mi padre.
Ya en su oficina estaban Henrik, Allison, Will y Adriel.
–Liberenla no escapara con nosotros aquí.
Los agentes me soltaron y yo le di un golpe en el pecho a uno, claro que fue como golpear una pared pero al menos lo intente.
–Disculpe Agente RT, entienda es un tanto caprichosa
Hablo mi padre al chico que acabo de golpear
–No se preocupe Agente Triple A, estoy acostumbrado a tratar con niños...
Se dio la vuelta antes de que pudiera putearlo por llamarme niña!
Me quedé sola con estos cuatro.
Los miraba desafiante a todo no me importaba en lo absoluto lo que pensaran o decidieran era mi vida y ya estaba grande para cuidarme sola.
–Alex estuve hablando con Allison y quedamos de acuerdo que sería lo mejor para ti que continúes tu entrenamiento en el internado.
Mi mirada fría era más que suficiente para que notarán que no haría ni en chiste lo que decían.
–Mira los cuatro intentaremos por turnos convencerte que vayas, será más fácil que vayas por tu voluntad.
Salieron Adriel, Allison y Henrik.
Me quedé con Will a solas por un momento en la oficina.
–Mira Alex tu eres una chica inteligente y sabes que no podrás hacer nada al respecto así que considera que lo que te toca no es tan malo como parece, el internado es...
Levante la mirada y sonreí
–Viste a Alika últimamente Will?
Esa pregunta atrajo su atención
–Porque?
Paso su mano por su cabello estaba nervioso
–por nada... Solo digo que sería una lastima que Allison supiera que estabas hasta hace muy poco tras Alika, eso arruinaría su relación perfecta que vienen teniendo hasta ahora no es así?
Trago en seco y me enfrento
–Chantajearme no te servirá pequeña
Me levante un poco de mi silla y me senté en el escritorio
–Quieres apostar?
Tome el celular y marque a Allison.
Ella contesto
–Que pasa Alex? Porque me llamas?
Will estaba asustado y bajo la cabeza era mi señal que se rendía
–Quería decirte que venga el siguiente, Will se rindió y ya no intentará que vaya al internado.
Colgué el teléfono y lo deje sobre mis piernas
–Te puedes retirar Wilson.
Este se levantó y salió sin antes decir
–Eres muy mala para ser tan pequeña
Estaba jugando con los lápices que habían en el escritorio cuando entró Henrik.
–Bien Alex tu me consideras como tu abuelo no es así? Bueno entonces harás lo que yo creo mejor para ti hija, este mundo donde te mueves ahora es muy peligroso y no tienes porque pasar por esto, puedes tener una vida normal lejos de todo este caos...
Me pare y senté en el asiento de Allison
–A comienzos de este año tuviste una reunión secreta con los miembros de la agencia más específicamente, eran cinco, de los mayores distritos, era algo clasificado que ni Allison sabia tengo entendido... Crees que le gustaría saber que su padre está medito en asuntos turbios?
Se me río en la cara el muy descarado
–Eso no me importa Alex y buen intento con ponerme una trampa pero los años te vuelven experto nena
Tenía otro has bajo la manga
–Que diría Adriel si supiera que su propio hermano le está haciendo la mujer?
Su sonrisa se borro
–con eso no se juega puedes provocar una tragedia.
–Con mi vida tampoco se juega así que te vas ya mismo si no quieres que hable y cuente la verdad... Tu decides
Mi abuelo se levantó y salió dando un portazo
Al rato entro Allison y me miró en su silla pero no hizo nada para sacarme de ahí.
Solo cerró la puerta con llave
–No se que artimañas estas usando para intentar ganar pero conmigo no podrás.
Tenía razón en parte, Allison era el sinónimo de perfección y no había nada que pudiera hacer para ganarle.
Toque mi dije y la mire a los ojos, podría funcionar... No tengo nada que perder
–Bien tu ganas Allison iré al internado Pretty Girl como todos quieren.
Mi hermana puso una sonrisa brillante y se sentía muy confiada, es hora de romperle su burbuja.
–Pero antes de irme... Voy a darle el dije a mi padre
Su sonrisa se borro de inmediato
–Esa placa no tiene que llegar a manos de Adriel, Alex no tienes idea del daño que puedes hacer si ese dije lo tiene el.
Sonreí lo más inocente que pude
–Si me quedo la placa también.
Se levantó y me dijo una cosa insignificante antes de salir
–Alex no confíes en Adriel, yo cometí ese error una vez
Creí que se había acabado este circo de intentos pero paso mi padre serio
–Toma tus cosas, en diez minutos nos vamos.
Su frialdad me mataba
–Disculpa? Quien te crees que eres!
Se acercó y me tomó con fuerza del brazo
–Por las buenas o por las malas tu decides Alexandra.
Intente safarme y correr pero me alzó como si fuera una bolsa de papas y abrió la puerta
Me bajo las escaleras así, haciéndome la burla de toda la agencia.
–bajame! Te lo ordenó!
Se reía mientras me llevaba así hasta el área del garaje
–Tu me haces los mandados... Aun no lo entiendes Alex?
Un agente le abrió la puerta del copiloto y me metió ahí, poniéndome esposas adheridas con el cinturón.
Mi padre camino tranquilo hasta la parte del conductor.
Se acercó un agente a preguntar unas cosas para permitirle la salida
–Nombre? Nivel? Rango? Número de agente? Misión? Nombre clave?
Adriel prendió el motor
–Adriel Artur del Arza, Nivel #1, Rango #1, Número de agente #1, Misión N.N, nombre clave A³.
El chico ingreso los datos y autorizo la salida
–Como es que sos primero en todo? Eso es imposible
Cuestionaba mientras hacía lo posible para liberarme
–Es una larga historia hija
Salimos de la agencia a toda velocidad
Íbamos por una ruta que no se me hacia conocida
–Por aquí no es el camino al internado
Papá sonrió
–Vaya no eres tan tonta como creí
Empece a ponerme histérica
–A donde me llevas!
–al lugar donde nunca debiste haber salido...
Quise tomar mi celular que estaba en mi bolsillo pero el lo tomo y arrojo por la ventana quitándome la única oportunidad de salvarme
–Si quieres mi dije te lo doy pero liberame!
Puso música en el auto a todo volumen para no escucharme.
–Si solo quisiera tu dije ya te lo hubiera quitado, no te quiero a ti, quiero a Allison!
Conducía a una velocidad extremadamente alta
–Nos vamos a matar! Detente!
Había una curva y a lo lejos se veía un viejo observatorio ya en ruinas.
–Papá basta!
Fue tanta la velocidad que el auto no pudo con la curva y salió volando al mini acantilado.
El se puso algo especial en su cara y torso.
Los impactos resonaban en mi cabeza con fuerza haciéndome perder el conocimiento por momentos.
Caímos por fin al suelo, el auto estaba destrozado, mi padre estaba perfecto pero no se podía decir lo mismo de mi.
Mis piernas estaban aplastadas con parte de la puerta, mi cara sangraba al igual que el resto de mi cuerpo, tenía el freno de mano enterrado en mis costillas.
Sangre salía a borbotones de mi boca.
Mi padre se quito la máscara y el chaleco especial, salió por la puerta del conductor y dio la vuelta rápido recogiendome.
Estaba casi inconsciente.
Me levanto con sumo cuidado, camino como unos cuantos metros y con el pie abrió una escotilla secreta en el suelo quitando la maleza.
Al estar abierta miró la profundidad y me tiro en ella, era la caída como de dos metros o mas.
Cuando abrí los ojos luego de la caída sentía que alguien más estaba aquí abajo conmigo pero era muy oscuro y no podía ver, mire hacia arriba podia ver la sonrisa de mi padre y antes de quedar desvanecida escuché una frase que se convertiría en mi tortura.
–bienvenida a casa Al...

La Agente Alex¡Lee esta historia GRATIS!