1- El encuentro.

5.2K 128 2

Mi nombre es Kim, soy pelirroja, de ojos verdes, y estatura media, tengo 23 años.

Vivo en una casa alquilada, en un barrio... no muy agrdable al decir verdad.

Eran las 4 de la mañana, estaba llegando a casa, venia de una fiesta organizada por mi mejor amiga Ana.

Mientras caminaba, me encontré a alguien tirado en la acera de enfrente de mi casa. Era un chico de unos 25 años bastante guapo, olía a alcohol.

-Joder, no puedo dejale aquí.-pensé.

Le cojí como pude y lo llevé a mi casa, que estaba a a dos pasos de donde el estaba tirado.

Le dejé en mi cama y le quité su camisa con dificultad ya que pesaba bastante, le arropé con unas mantas y cerré la puerta.

Me fuí a ver la tele, ya que mi cama estaba ocupada.

¿Por que soy tan estúpida?

Podría ser un psicópata y yo aquí cuidandole y eso por el simple hecho de pensar que alguien haría lo mismo por mi... que equivocada estoy.

Me empezó a entrar sueño y me quedé dormida en el sofá.

*******

-PPPUUUMM-

-Aaaaahh, joderrrr.-grité.

Fuí despertada por un petardo.

-Malditos niñatos.-Dije asomandome a la ventana.

-Buenos dias.-Escuché

-Aaahh, joderr, doble susto, buenos días.-dije sonriendo, bueno... yo siempre sonreia.

-Quien eres y que hago aquí?

-Me llamo Kim Thaeggung, y te encontré iconsciente en frente de mi casa y decidí ayudarte.

-valla... disculpa la molestia, ayer... buuff, fue un dia largo-me dijo.

Yo le contesté con una sonrisa.

-Por que me ayudaste Kim?

-Porque tengo la falsa esperanza de que algún día me ayuden a mi en la circunstancia que sea.

-pues si, es una falsa esperanza, la gente no es como tu crees.

-Creeme, después de lo que he pasado a lo largo de toda mi vida me he dado cuenta.

-Y por que piensas eso?

-Cosas mias.

El me sonrió y yo le devolví la sonrisa.

-Quieres un café o algo?-le pregunté amablemente.

-No, gracias, bastante te he molestado ya.

-Para mi no es molestia.

-Te lo agradezco.

-No hace falta, oye, si vives lejos podría acercarte a tu casa en coche.-Le dije.

-No se ni donde estoy.

-Estas en el barrio Daet.

Me miró con cara de sorprendido.

-En... en Daet?

-Si, eso dije.-le contesté.

-Pues si... vivo bastante lejos, de hecho no se como llegué hasta aquí.-Dijo un poco molesto.

-No pasa nada yo te acerco si quieres.

-Si, por favor.-me dijo.

-Por cierto, cual es tu nombre?

-Dan Stocker, encantado.-Me contestó sonriendo.

Yo le devolví la sonrisa de nuevo.

Estabamos los dos en el coche, el trayecto de mi casa a la suya fué silencioso, solo hablaba el para indicarme donde vive.

-Muchas gracias por todo Kim.-Dijo saliendo del coche.

-No es nada.-Le contesté.

Y me fuí.

El día pasó rapido, ya era practicamente la hora de cenar.

Cené, me duché, me lavé los dientes y me fuí a la cama, ya que mañana era lunes y tenía una entrevista de trabajo en una de las empresas mas sofisticadas del país.

Una vez en la cama, empecé a pensar en... Dan y en lo avergonzado que estaba. Es bastante guapo: Alto, pelo negro, ojos azules y tenja una barba de unos 2 o 3 días.

Es... bastante... es... muy atractivo.

Al rato me quedé dormida...

******************************

EL JEFE.¡Lee esta historia GRATIS!