El aborto es un Derecho (I)

100 15 55

Primero que nada quiero dejar claro que se dice ANTI-DERECHO, no pro-vida. Lo que ustedes son es ANTI-DERECHO.

Ay, qué exage- NO.

Voy a decirlo de nuevo, por si todavía no lo mencioné ya demasiadas veces, aunque teniendo en cuenta algunos comentarios, creo que nunca va a ser suficiente. Pero ustedes no hacen más que C A G A R S E en los Derechos Humanos Universales y creeme que les dicen así por algo. Pueden buscar las características ustedes mismos, pero los Derechos son universales, innatos, intransferibles, inviolables, imprescriptibles y obligatorios.

I N V I O L A B L E S

O B L I G A T O R I O S

Nunca en mi vida vi algo como lo que está pasando hoy en la Argentina y en varios otros países del mundo. De hecho, nací en Democracia. Pero mirando para atrás, lo que ustedes hacen, no se compara con nada. Lo más cercano, lo primero que a mí se me ocurre, es el fascismo, la dictadura, la colonización y las guerras santas. Por suerte, no mucho más. Y no es casualidad la influencia de la Iglesia en todos estos momentos nefastos de la Historia.

Ah, la Iglesia.

Insisto, para mí interpretaron todo como el orto y no por ingenuidad, eh. Nonono. Acá hay una cuestión de poder. La creencia no se discute, ahora, la institución es un tema aparte.

Cuando vi El cuento de la criada, la serie, dije «ver», no leí el libro y no lo haría. La verdad que me resultó de un nivel de crueldad y sadismo totalmente innecesario. Dos cosas dejan bien claro y después no hay mucho más. Lo primero es que nadie sabe qué quiso decir Dios y lo segundo es que no tenemos ningún deber biológico. Mirá vos, qué obvio.

Sigo hablando de la serie, no de la autora y yo a ella no la estoy poniendo en discusión. Seguro Margarita es una viejita re piola y ey, el tweet a Michetti. Hablo de una de las interpretaciones de su obra, nada más. Porque si la autora se inspiró en nuestra dictadura, al menos en cuanto al robo de bebés, estamos hablando de cincuenta años atrás mínimo (si la sitúan hoy, con Tinder te das cuenta, por ejemplo, ¿qué onda la inseminación artificial?). No quiero creer que estemos tan atrasados. Pero sí, parece que sí.

La cosa es que no todos los libros envejecen bien con el tiempo. En su momento habrá sido una gran revelación, no lo dudo. ¿Pero hoy? ¿Hoy de verdad tenemos que ver como reveladora una serie con estas características? Esto dice bastante de nosotros.

Y detalle antes de seguir. Resulta que en 1990 hicieron una película basada en El cuento de la criada y la primera vez que vi la imagen, me dio casi tanta gracia como indignación. Y hablo de casi treinta años atrás, miren estas imágenes, el poster de antes y de ahora, y me dicen qué tal estamos avanzando:

 Y hablo de casi treinta años atrás, miren estas imágenes, el poster de antes y de ahora, y me dicen qué tal estamos avanzando:

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¿Se entiende?

El film se vendió como un thriller erótico. No es joda. Intentaron vender como romance erótico (un día me voy a dedicar mucho a esta analogía en la literatura, porque idealizar el abuso está muy de moda) una película que habla sobre la tortura y violación sistemática de mujeres por parte de una dictadura fanático cristiana que le roba sus bebés y las mutila si no cumplen con su deber biológico y moral. Con esta idea nefasta en mente, se llegó a traducir la película como «Entre la furia y el éxtasis».

No hay lugarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora