Capítulo 17

103 18 2



LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri

Capítulo 17.



«¿Está bien eso?... Dar mi arma cuando está aún cargada...» (*)




Otabek estaba feliz y se le notaba en todos y cada uno de los poros de su cuerpo. El itinerario impuesto por Yuuri resultó muy exigente pero satisfactorio. Aprendió muchísimo de todas y cada una de las visitas, comió como cerdo todo lo que se le pasaba por la nariz y compró hasta agotar sus ahorros como profesor. Yuuri era también muy feliz ver a su amigo así de satisfecho con su país. Y creyó que Beka no iba a ser tan receptivo a todo lo que Yuuri le contaba de cada sitio. Solo por capricho durmieron en un hotel cápsula; Beka visitó los imponentes templos de Tokyo, como los de las poblaciones cercanas. Gozó en el paseo hacia el monte Fuji, navegó por los tres lagos Hakone, y luego la fotografía con el niño tímido*, que ese día se dejó ver en todo su esplendor. Para Beka fue una sorpresa aquello que los japoneses manejaran tan bien su sueño y equilibrio en los vagones del metro y Yuuri le tomó fotografías mientras un hombre dormía cómodamente sobre el hombro de su amigo y éste apenas si sonreía sin saber qué hacer.

Akihabara fue el esplendor. Beka no había visto tantas figuras y mercancía referente al anime y se perdió. Compró el primer día agotando muchos sus economías y Yuuri tuvo que prestarle y lo hizo con mucho gusto. Entraron a un Maid Coffee, y les hicieron el hechizo del amor antes que consumieran su postre. Y sin embargo en medio de tanto gozo para el profesor de Matemáticas, el rostro de Yuuri era de angustia infinita.

—Yuuri por favor, sé qué es lo que te sucede, pero intenta relajarte un poco.

—Beka, desde que dijo aquello no me contesta los mensajes, los ve y simplemente los ignora. Intenté llamarlo y es igual, no me responde. No me importa que se retracte de lo que dijo, yo solo quiero escuchar su voz, saber algo... me estoy enloqueciendo —dijo Yuuri mientras comía un pedazo de su pastel. Había hecho lo posible por no aguar las vacaciones de Beka, pero como sobresaltos al pecho le llegaba el recuerdo de Viktor. La algarabía del Maid Coffee no iba acorde con la expresión de Yuuri. La ansiedad lo carcomía. Llevó las manos a su rostro levantando a la vez sus lentes, quería oprimir los enormes deseos que sentía de llorar frente a su amigo que lo había visto llorar tanto como una madre a su hijo amado.

—Yuuri, debes entender que esa confesión al parecer se dio en medio de un desesperado acto, en un momento angustiante que seguro él pasaba en la casa de sus padres, donde me dijiste que estaba. Verás Yuuri, en ese momento Viktor Nikiforov tiene todo su mundo de cabeza, todo en lo que creía y a lo que estaba aferrado se devastó con el huracán que resultó tu presencia en su vida. Ahora, él debe estar arañando de cualquier parte los fragmentos de lo que era antes de conocerte para no enloquecer. Has logrado que un hombre que tenía una meta, una línea recta definida en su futuro, se cuestione y se replantee su propia vida, Yuuri. ¡Debe estar tan desesperado porque alguien le diga qué hacer!.. Todo en lo que creía, todo aquel muro que se esforzó tanto en construir se derrumbó y los escombros cayeron sobre él. ¿No se siente tan bien cuando se tiene la responsabilidad de la vida de otro en las propias manos verdad Yuuri?, En este momento, Viktor Nikiforov solo tiene dos caminos: escalar la montaña que se derrumba al lado tuyo, o empezar de nuevo a construir su muro, y sacarte de su vida. Y espero que sepas aceptar cualquiera que sea su decisión.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!