Capítulo 16

88 17 4



LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri

Capítulo 16.

«¿Está bien eso?... Dar mi arma cuando está aún cargada...» (*)



La preciosa dama se mecía con gracia en su silla mientras veía prendido en su pecho a su pequeño que iba a cumplir cinco meses dentro de poco, estaba atenta también a las noticias que en ese momento se centraban en una sola cosa: La caída del muro de Berlín. A la hermosa mujer le retumbaba esa noticia en su corazón, pues había luchado mucho en su propio país para que ese muro exclusionista cayera.

Miraba a su criatura sin un cabello en la cabeza aún, rogando por que el mundo fuera el lugar que ella había soñado para su hijo y para las nuevas generaciones; y esa noticia definitivamente era un comienzo. Escuchó que la puerta de la habitación se abría y por esta entraba su esposo, término al que aún no se acostumbraba menos cuando ella creyó que sería una rebelde para siempre. El hombre de ojos azules como el mar le sonrió y se acercó para darle un beso a ella y a su pequeño.

—Debes estar complacida con la noticia, se ha derribado en su totalidad —dijo en hombre mientras se quitaba el pesado gabán que llevaba encima —uno de tus sueños se ha hecho realidad.

—Y eso me complace mucho. Ahora mis dos sueños nuevos están acá, uno prendido a mi seno y otro esperando que le sirva de cenar—. La preciosa mujer de ojos castaños y cabello rojizo desprendió de su pecho al bebé que rezongó muy molesto. Inmediatamente lo entregó a los brazos del padre para que le sacara los gases; el hombre lo recibió feliz, como si se tratara del trofeo más importante de su vida.

—Mi bebé, Viktor Nikiforov, por muy enorme que te pongas siempre serás mi bebé, no sé por qué no te nace aún ni un cabello, pero no dudo que lo tendrás tan hermoso como el de tu madre, serás grande en todo lo que hagas, no por nada te llamas Viktor. —El amoroso padre que idolatraba a su bebé, lo sacudió más de la cuenta y se vino una lluvia de vómito a su elegante chaqueta que causó mucha gracia al pequeño, mientras el padre intentaba dejarlo en la cama para limpiarse, no sin antes darle un beso en la frente como sería su costumbre hasta que el hijo lo permitió.

Los padres de Viktor se conocieron de forma inusual, en una de las más importantes plazas de Moscú en medio de una protesta pacífica que organizaban varios estudiantes universitarios, exigiendo a Mihail Gorvachov que interviniera seriamente para que el muro de la infamia fuera derrocado. Las protestas solían duran un par de días, luego de eso las autoridades hacían que se disiparan a la fuerza, no querían que los extremistas aprovecharan el calor de las protestas universitarias y camuflarse entre los estudiantes para fraguar algún altercado y así poder culpar al gobierno.**

Un hombre al que le decían «El General » coordinaba el despeje de los estudiantes de la plaza central. Él era un agente de las fuerzas especiales rusas o como también se hacían llamar, la policía secreta. Le decían de esa manera, no por que en verdad ostentara ese título si no porque era sumamente estricto y responsable en su trabajo, no permitía errores, pues cada error podría ser una vida humana que no deseaba bajo ninguna circunstancia perder.

Por supuesto y como siempre, los estudiantes no dejarían que se les acallara tan fácil y tuvieron que usar tanquetas con agua, y empezar a sacarlos por la fuerza, el General estaba alterado pues por alguna razón ese día los muchachos estaban más rebeldes de lo normal. Fue él mismo a intentar ayudar con el desalojo y en ese momento de caos, donde se escuchaban gritos e insultos, fue cuando la vio: La hermosa diosa que se negaba a ser llevada por un par de policías; que se retorcía y peleaba con todo lo que tenía para que la soltaran. De manera instintiva, el General se acercó y les pidió a los policías que la soltaran que él se encargaría de ella. La joven sintió que la tomó del brazo con delicadeza, era claro que no quería hacerle daño pero le preocupaba la extraña sonrisa que llevaba el hombre no mayor de cuarenta años, como si la conociera o como si quisiera decirle algo privado.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!