Capítulo 14

51.3K 3.2K 607

Recorrimos el pasillo en silencio hasta llegar a una puerta blanca con una placa metálica en la que se leía una inscripcion que decía NASH pegada en ella.

— Está bien... —murmuró, más bien para darse ánimos a él mismo, y abrió la puerta.

Me dejó pasar delante de él  admiré su habitacion mientras sentía su mirada clavada en mí.

Era muy espaciosa, con una cama de matrimonio pegada a la pared cubierta por un edredon de color negro, una bandera de america colgaba encima de esta y un gran armario blanco y negro se alzaba paralelo a la cama. A la derecha de la cama habia una puerta que conducia a un baño tambien decorado en blanco y negro. Junto a la cama habia una mesilla blanca con detalles negros en la que descansaba una foto de su familia. Sonreí, que tierno.

Alce la cabeza y ví una ventana paralela a la mía, la misma ventana desde la que había visto mi pequeña "actuación" esa misma tarde, y me sonrojé al darme cuenta de que el podía ver literalmente todo mi cuarto a excepcion de el baño y el vestidor.

Para ser sincera, me enamoré de su habitación.

— Bueno... —dijo suavemente llamando mi atención.

Me gire para mirarle y él me sonrio como era costumbre para seguidamente abrir el inmenso armario dejando ver incontables prendas de ropa. Abrió el segundo cajón y empezo a remover la ropa que había en este buscando algo con el ceño fruncido.

— Tengo varias camisetas largas pero esta es la mas larga y la que probablemente mejor te quede —dijo sacando una camiseta blanca con rallas negras a modo del estampado clásico de las camisetas de baseball. Vale, me gusta esa camiseta.— Oh, y es mi favorita. —añadió en un susurro tendiéndomela con la mano izquierda mientras se rascaba la nuca con la derecha, aún con una sonrisa pero mirando hacia el suelo.

Por primera vez desde que le conocí me fije en lo tierno que puede ser y sonreí al ver como se removía el pelo nervioso levantando su mirada hacia mí de nuevo y dedicándome una nueva sonrisa.

Cogí la camiseta y él se dirijió hacia la puerta de nuevo.

— Espera. —hablé algo nerviosa. ¿Por qué? Yo no me pongo por chicos y menos por este chico. Le odio. Él se giró y me dedicó una nueva sonrisa mirándome interrogante.— Eh... Gracias. —murmuré bajando la mirada y sentí como él esbozaba una sonrisa torcida.

— Te esperamos abajo para pedir las pizzas. —yo asentí y él cerró la puerta.

Me quité la sudadera y los leggins aún mojados y me puse la camiseta de Nash encima. Me cubría hasta la mitad del muslo y la manga me llegaba hasta el codo y realmente me quedaba bien aunque algo ancha.

Aspiré el aroma a colonia y a limpio que la camiseta desprendía y abrí el armario de Nash de nuevo en busca de un cinturón. Abrí el primer cajón y encontre varios a la derecha de una pila de boxers y calcetines, me sonrojé escogiendo un cinturon negro ancho y me lo puse a la altura de la cintura.

Me miré en el espejo por última vez para cerciorarme de que me tapaba todo lo necesario porque bueno, me niego a ir con pintas de zorra, y salí de la habitación con mi ropa en el brazo.

Llegué a las escaleras y empecé a bajarlas llamando la atención de los Jacks, Brent y Aaron que sentados de frente a esta, se me quedaron mirando fijamente. Los demás se giraron para quedarse con la misma expresión plasmada en la cara.

Terminé de bajar las escaleras y me sonrojé levemente ante los once pares de ojos que me miraban de arriba abajo.

Quería hacer algun comentario borde pero no encontré las palabras que decir por lo que simplemente tosí falsamente y ellos reaccionaron.

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!