94.

1.1K 125 20

Parte 2.
•••

Niall no estaba acostumbrado a estar con chicas como tú. Había estado con algunas antes, pero ni una sola de ella lo hacía sentir como tú lo hacías.

No estaba esperando una relación, eso era cierto. Pero estaría mintiendo si dijera que no se preocupaba por ti.

Se habían conocido por amigos en común en una fiesta de cumpleaños. Habían hecho contacto visual desde el otro lado de la habitación y había algo en ti que le llamaba la atención. No sabía si era la seguridad con la que estabas hablando con otras personas, o la manera en la que tu cabeza iba hacia atrás cada vez que reías. Solo sabía que desde el momento en el que tus ojos se encontraron con los de él y le sonreíste, no quería nada más que tenerte con él en su cama cuando el sol se ocultara.

Eras atractiva para él. Ese era el motivo por el cual seguía regresando por más y más después de lo que se supone, había sido cosa de una noche.

Después de un tiempo, te volviste especial para él, eras hermosa por dentro y por fuera, y sobre todo, eras inteligente. La manera en la que veías las cosas con una perspectiva diferente, la manera en la que siempre discutirías con él, la manera en la que preferías quedarte en casa a ver una película que salir de fiesta, la manera en la que siempre desafiabas su temperamento y lo volvías completamente loco, todas esas cosas eran algo que lo prendían. La mayoría de las chicas con las que Niall se había relacionado eran lo contrario a él. Y tú eras más como su versión femenina. Sentía que podía decirte cualquier cosa sin ser juzgado porque al final de cuentas, lo entendías. Pero desde el punto de vista de Niall, no era muy bueno en eso de mantener relaciones amorosas. Había pensado tantas veces en "esta vez saldrá bien" antes pero nunca parecía volverse real. Así que no estaba seguro si quería algo más serio contigo o si solo quería seguir disfrutando el tenerte como parte de su vida sin ninguna atadura formal.

Niall habia aceptado salir con esa chica solo para probarse a si mismo que no tenía esos sentimientos "más que amigos" por ti. La chica era hermosa, delgada y alta, tenía cabello castaño largo y ondulado y unos ojos verdes que brillaban todo el tiempo. A ella le encantaba reír y era bastante dulce y amable. Niall había disfrutado completamente su cena con ella. Y no te había mencionado nada sobre ella porque no lo vio necesario, pero ahora, sentía que si debió hacerlo.

—Lo siento pero... no puedo decirte lo que quieres escuchar.— Niall te contestó. Y eran palabras honestas. No podría haberte dicho que sí ni tampoco que no. Y Niall sabía lo que venía después de terminar su oración. Le pediste que se fuera de tu casa y que no regresara.

Y la cosa de la que más se arrepentía desde entonces era haber hecho lo que le dijeron que hiciera.

Se fue.

Había pasado casi un mes sin llamadas telefónicas, sin mensajes y sin ningún tipo de comunicación entre ustedes. Niall estaba batallando. Nunca tuvo una segunda cita con esa chica y terminó las cosas con ella antes de que siquiera empezaran.

La primera semana sin ti no fue tan difícil para Niall. Simplemente se había dedicado a mantenerse lo suficientemente ocupado durante el día pero cuando la noche llegaba, el pensamiento de ti siempre llegaba a su mente. Y los días después de esa primera semana, fueron como una tortura. Cuando sea que pasaba algo emocionante en su día, siempre pensaba en ir a contártelo a ti primero hasta que la realidad lo golpeaba. Últimamente había estado saliendo bastante con sus amigos a beber y algunas veces terminaba yéndose a casa con una chica que de alguna manera se pareciera a ti. Pero nunca pudo encontrar a una que lo hiciera sentir igual.

Niall no quería sentirse solo pero parecía que siempre se sentiría así a menos que fueras tú la que estuviera besándolo, tocándolo y estando con él. Te extrañaba, debía admitirlo, no solo el sexo, sino todo de ti.

Tenia que detenerse a sí mismo cada noche cuando intentaba llamarte. Hasta esa noche cuando estaba solo en su habitación y bastante borracho que no pudo evitar hacerlo.

—¿Niall?

Su corazón se detuvo cuando escuchó tu voz suave y somnolienta.

—¿Nena... sigues despierta?

—¿Por qué me estás llamando a esta hora? ¿Estuviste bebiendo?

—Te extraño.

—Niall...— Suspiraste.— Ya no vamos a seguir haciendo esto.

—No... no me malinterpretes, no te extraño porque quiero tener sexo... bueno, tal vez sí pero...— Se detuvo y soltó una risita bastante ebria. Te escuchó suspirar y podía imaginar tu cara con un ceño fruncido y tus labios rosados presionados juntos.

—No puedes llamarme cada que estás aburrido o borracho. Lo nuestro terminó, Niall. Vete a dormir.

—Lo nuestro no puede terminar. Lo sabes.— Contestó.

—¿Qué quieres?

—¿Podemos... volver a lo normal?

—¿Qué es lo normal, Niall? Dime. Porque estoy segura que dos amigos acostándose el uno con el otro claramente no lo es.

—No tenemos que tener sexo. Solo seamos amigos.

—No, Niall. Lo siento.

Niall no entendía por qué estabas disculpándote cuando todo comenzó por su culpa. Tal vez te estabas disculpando por tener sentimientos hacia él cuando los dos habían hecho un acuerdo de no enamorarse el uno del otro. Por primera vez desde que se conocieron, Niall se sentía confundido y desesperado. Te necesitaba. Finalmente se dio cuenta de eso.

—Nena...— Niall comenzó pero terminaste la llamada. No tuvo oportunidad de decirte lo que estaba pensando. Y tal vez lo que estaba pensando ya no era de tu interés.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!