93.

1.2K 114 25

Niall no estaba en busca de una relación seria. Estaba demasiado ocupado para eso y te lo había dejado claro desde el día que se conocieron. Ambos se conocieron una noche a través de varios amigos en común y desde esa primera vez, te habías ido a casa con él, no era demasiado difícil adivinar qué había pasado.

Esa noche trajo consigo largas llamadas entre ustedes cada noche, algunos otros encuentros entre las sábanas y reuniones secretas solo de los dos. Pero no eran exclusivos. Los dos se convirtieron eventualmente en mejores amigos, mejores amigos que se besaban como si fueran novios. Pensaste que todo estaría bien siempre y cuando estuvieras contenta con su compañía. No era tan fácil encontrar a alguien con quien hicieras click tan fácilmente. Él te entendía y tú lo entendías.

—¿Qué haría sin ti, uh?— Niall solía decirte.

Te habías enamorado otras veces y todo había terminado en un desastre. Así que, al igual que Niall, tampoco estabas esperando una relación en ese momento. Te hacía feliz tan solo tener a Niall a tu lado. No te importaba los medios o lo que sea que la gente dijera de él. No querías el título de "la novia de Niall Horan". Solo querías sentirte feliz y así era como te sentías cuando estabas con él. Para ti, eso era suficiente.

Pero no, no era suficiente.

Gran error.

La peor cosa había pasado justo el día que te diste cuenta que necesitabas más. Secretamente habías estado fantaseando sobre sostener su mano en público y escucharlo hablar sobre ti en entrevistas, haciéndole saber al mundo lo orgulloso que estaba de que fueras su novia.

Novia.

La palabra sonaba tan desconocida para ti. Habías estado con él desde hace casi un año, sabías sus más oscuros pensamientos pero, aún así, nunca fuiste su novia. No le habías dicho nada. Pensaste que si ignorabas tus sentimientos, con el paso del tiempo irían desapareciendo.

Pero bueno, malas noticias, no lo hicieron.

Si no al contrario, crecieron. La mañana en la que el internet estaba lleno de fotos con él junto a una chica, todo incremento. No estabas en ninguna posición que te permitiera ponerte celosa, pero aún así, lo estabas. Estabas tan enojada de que ella estuviera besándolo y él le estuviera sonriendo, manteniéndola cerca de él en público cuando tú tenías que quedarte detrás de las cortinas. Por primera vez en un largo tiempo, tenias miedo. Tenias miedo de perderlo. No se supone que deberías sentirse así sabiendo el tipo de "relación" que tenían. ¿Y cómo podías perder a alguien que, en primer lugar, nunca fue tuyo?

Niall se apareció por tu casa más tarde esa noche porque no habías contestado ninguno de sus mensajes durante el día. Estaba molesto, al igual que tú, cada uno por un motivo diferente.

—Maldición. ¿Ahora qué te pasa?— Preguntó con frustración impregnada en su voz porque seguías sin hablarle.— Nena, por favor, dime qué pasó.

—Yo solo...— Comenzaste, sin ser capaz de mirarlo a los ojos. Después te convenciste a ti misma de que no tenías por qué explicar lo que claramente no sabías cómo explicar. En lugar de eso, lo cuestionaste. —¿Te divertiste anoche?

Niall no necesitaba explicaciones para saber de qué estabas hablando. Su mirada bajo de inmediato y sus manos se posicionaron en su cadera.

—Entonces viste las fotos.

—Pudiste haberme hecho saber que saldrías con alguien más.

—¿Desde cuando tengo que pedirte permiso para ver a otras personas?

Su pregunta te dejo sin habla. Sabías que no había sido su intención lastimarte con esas palabras, pero no podías dejarlas pasar como si no significaran nada.

—¡Desde el momento en el que me estás follando al mismo tiempo que a ella!— Mencionaste con enojo, apuntando hacia la puerta de tu habitación.

Niall suspiro y pasó sus manos por su cabello.

—¡No me estoy acostando con ella! Solo tuvimos una cita normal.

—¿Una cita?— Preguntaste, soltando una risa sarcástica.— Pensé que no estabas buscando ninguna relación seria.

—Ella es linda. Me invito a salir y no pude decirle que no. Creo que me gusta, pero no sé todavía.

—¿Entonces qué va a pasar con nosotros?— Niall se miró sorprendido cuando te escuchó. No había preparado una respuesta para esa pregunta. Parecía que realmente nunca había pensado en eso.

—Hey, nena. ¿Qué está pasando?

—No creo que pueda seguir haciendo esto, Niall.

—¿A qué te refieres?

—Maldición, esto entre nosotros, como sea que quieras llamarlo, ya no puedo seguir haciéndolo.

No sabías por qué estabas levantando tu tono de voz hacia él pero estabas tan molesta, lo que era estúpido, pensaste. No era su culpa si no se sentía de la misma manera sobre ti a como tú te sentías sobre él. La gente tenía permitido no amarte de vuelta y simplemente estabas teniendo un tiempo difícil tratando de aceptarlo.

—Ya te dije, no hay nada serio entre ella y yo. No es mi novia.

—Pero lo va a ser. No hubieras salido con ella si no tuvieras aunque sea alguna esperanza de que algo pasara entre ustedes.— Lo miraste.— Te conozco. Conozco la manera en la que sonríes cuando te sientes cómodo con alguien.— Tus palabras solo rompieron tu corazón un poco más porque lo conocías demasiado pero aún así, no era suficiente.— Pero Niall, esto no es justo, ni para mi ni para ella.

Pudiste notar su mirada. Claramente estaba preocupado por ti. Pero eso era todo. Por primera vez desde que habías conocido a Niall no podías leer lo que había en su mente.

—¿Puedes responderme algo?— Preguntaste después de unos segundos de silencio incómodo entre ustedes y tratando de que tu voz no delatara que estabas a punto de ponerte a llorar. Cuando Niall asintió, continuaste.— ¿Alguna vez, aunque sea una sola vez, has pensado en la posibilidad de nosotros?

—_________.— Dijo tu nombre, raramente lo decía, siempre te llamaría por nena, o incluso amor. 

La manera en la que lo dijo te hizo sentir que sería la última vez que lo escucharías. Su voz era profunda.

—Lo siento pero... no puedo decirte lo que quieres escuchar.

Y por primera vez, rompiste en llanto frente a él.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!