33. Cartel imaginario

778 49 7

Oigan- dijo Palmer - ¿Y Madi?-preguntó –No contestó mis llamadas- dije –Ella siempre contesta- dijo Chest frunciendo el ceño –Lo intentaré yo- dijo Chest poniendo su celular en su oído –Nop, no contesta-

Madisson’s POV

-Sí que torpe, me resbalé- dije intento solucionar lo de mi cartel imaginario –Claro, ¿Cuál es tu nombre? -preguntó el chico, sus ojos son marrones, al igual que su cabello, sonrió y pude notar un hoyuelo en su mejilla izquierda, caminé un poco para acercarme a el –Madisson, ¿y el tuyo? - señaló una banca, así que caminamos hasta ella y nos sentamos –Kyle- sonrió –Kyle Lord-sonreí, sonó su celular –Disculpa, me tengo que ir, ¿Puedes anotar tu numero? -preguntó extendiéndome su celular, lo anoté -Hasta luego-

Saco mi celular de mi bolsillo.

3 llamadas perdidas Miller.
1 llamada perdida Amor de mi vida.
9 mensajes 6 chats.

¿Pero qué mierda? No ha sonado ni una sola vez.

Revisé los mensajes, insignificantes excepto el de Chest, Vic tuvo un accidente. ¿Por qué no atiendes el puto celular? Hospital Embrige, piso 3. Si no estás aquí en cinco minutos voy a revolcar Los Ángeles para encontrarte.

Empecé a preocuparme, la hora del mensaje 10: 40 ¿Cinco minutos? ¡Dios son las 11: 20! Chest va a matarme.

Tomé un taxi al hospital. Corrí como nunca en mi vida en el hospital, llegué al ascensor, las puertas se abrieron y empecé a correr buscando a los chicos, que supongo solo yo falto.

Madisson triunfando como siempre.

¡Cállate!

-¡¡¡Me vas a decir donde mierda estabas ahora!!! – grita una voz que reconozco como la de Chest lo busco con la mirada entre pasillos, pero no lo encuentro, pero la cabellera de Palmer no se pierde ni en un millón de personas, empiezo a correr hasta ellos.

Mi vista se encuentra con Marie casi sentada en Tyler y ambos abrazados, un enojo crece en mí, pero no es momento para soltarlo y mucho menos el lugar.

-Madisson Morgan, ¡¿Por qué mierda no contestas el maldito celular?! -grita de nuevo Chest acercándose peligrosamente a mí –No grites, es un hospital estúpido- dije de mala gana sentándome. Definitivamente la imagen de Tyler y Marie me amargó el día.

Todos fruncieron el ceño ante mi actitud –Madisson, ¿Dónde estabas?
–preguntó Chest aun furioso, pero con un tono de voz moderado –Basta Chest, entiendo que es un momento complicado, pero no eres mi padre, no tengo que darte explicaciones de nada, así que no seas ridículo, siéntate, cállate, y espera que el doctor salga- dije con los dientes apretados a punto de romperlos o romperle la cara a alguien.

Chest bufó y se sentó lejos de mí, -Madi ¿Qué pasó? – preguntó Palmer con voz débil, la ignoré olímpicamente y empecé a usar mi celular –Madisson- dijo la voz grave de Tyler, alcé mi vista de mala gana -¿Qué tienes?- rodé mis ojos con molestia y volví a centrarme en mi celular.

Marie soltó en llanto un poco más fuerte –Tranquila nena- la tranquilizó Tyler.
¿Nena? ¡¿nena?! ¡¿ME ESTAN JODIENDO?!

Mi celular sonó indicando un mensaje, sentí la mirada de los chicos sobre mí, sonreí inconscientemente al leerlo.

Hola hermosa, soy Kyle.

Escribí rápidamente la respuesta y bloqueé el celular y lo puse a mi lado, me levanté del asiento y caminé a la cafetería, aun sentía las miradas de mis amigos en mi espalda.

Compré una bebida energética, y me dispuse a subir de nuevo, entré en el ascensor esperé unos segundos y volví a caminar a donde estaban los chicos aún. Me senté donde estaba, el doctor salió y nos acercamos a él y tomó la palabra –Chicos, señoritas, la señorita Evans sufrió cortaduras en su rostro y cuello, también en sus brazos, ella estaba cerca de una ventana y esta se quebró provocando que los vidrios se incrustaran en su rostro, pero ella está bien y en un par de horas se podrá ir- concluyó y se retiró.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!