32. Hospital Embrige

831 51 0

Debe ser una broma.

-Disculpa ¿estás bien? -una silueta masculina se posa mi lado, aturdida aun me levanto sacudiendo mi jean -Si gracias, es que mi cara acarició ese cartel- dije con ironía, frunció su ceño y esbozó una sonrisa nerviosa -Emmm, linda, ¿Cuál cartel? -

Palmer’s POV

Salgo de la piscina y tomo mi paño para secar mi cuerpo. Tomo asiento y bebo de mi vaso con jugo.

Extrañaba esto, la tranquilidad de estar en casa sin balas, sin sueños, sin lugares con hombres poseídos, sin conspiraciones.

Aunque no puedo negar que mi curiosidad sobre el tema sobre pasa su límite, es más bien una necesidad de averiguar de qué trata todo esto.

Suena mi celular a mi lado, es Victoria, deslizo mi dedo sobre la pantalla.

-Dime Vic- saludo –Buenos días señorita Smith, soy el doctor Fox, del hospital Embrige- dice el hombre del otro lado de la línea –Si, ¿Cómo puedo ayudarle? - pregunto algo preocupada -La señorita Victoria Evans ha tenido un accidente en su casa, la señora Evans me dijo que le llamara para que viniera usted y los amigos de la señorita Victoria acá al hospital-

Dejé de escuchar cuando dijo que Vic tuvo un accidente -¿Señorita Smith?-insistió –Por supuesto voy para allá, les avisaré a los demás- corté la llamada inmediatamente y subí a mi habitación para cambiarme.

Tyler’s POV

El sudor cae por mi frente desde mi cabello, golpeo con fuerza el saco de boxeo, las muñecas empiezan a doler, pero no me detengo, un trabajo importante se acerca y tengo que estar en forma.

Mi celular vibra en la mesa haciendo que pare de golpear y me quite rápidamente los guantes, visualizo el nombre en la pantalla.

Palmer.

-Palmer ¿Qué pasó? - pregunto frunciendo el ceño al escuchar suspiros agitados del otro lado -Vic, Victoria tuvo un accidente- dijo con un hilo de voz - ¿En cuál hospital esta? - pregunté empezando a correr hacia mi habitación a cambiarme -Embrige- dijo llorando –Nena, no llores, va a estar bien, ¿Ya llamaste a los demás? - se calmó -No, ¿puedes hacerlo? - preguntó –Si- y cortó enseguida.

Me doy una ducha de segundos, me pongo un jean negro y una camisa,
busco en mis contactos el nombre de Chest.

Un sonido, dos, tres…

- ¿Tyler? -dice con voz dormida -Chest, tienes que ir al hospital Embrige, Vic tuvo un accidente- una voz femenina habló en el fondo - ¿Chest, estas con una chica? -pregunto burlón –Si hermano, pero voy para allá- cuelgo y empiezo a buscar a Madisson en mis contactos.

Un sonido, dos, tres, cuatro, cinco, buzón de voz.

Maldije en voz baja y lo volví a intentar, volví a tener el mismo resultado.

¿Dios Madisson dónde estás?

Tomé las llaves de mi auto y empecé a conducir lo más rápido que pude, divisé el hospital y aceleré, dejé mi auto en el parqueo, me adentré en el hospital hasta la recepción.

-Hola, me puede decir donde se encuentra Victoria Evans- más que una pregunta fue una afirmación, la señora bajó la vista a su computadora y dijo -Piso 3, habitación 139-

Corrí al ascensor, las puertas se abrieron y empecé a caminar buscando el número que la señora de abajo me dijo, no fue necesario que buscara por un largo tiempo, Palmer estaba sentada en una silla azul, otra figura femenina se acerca a mí corriendo, Marie, la abrazo con fuerza.

Conocí a Marie en unas carreras, me enteré después que es prima de Vic, y nos hicimos amigos en muy poco tiempo.

-Nena, tranquila, Vic va a salir de aquí más rápido de lo que piensas tranquilicé a Marie que seguía pegada a mí, -No han dicho nada de ella, estoy a punto de entrar en pánico Tyler- dice y le acaricio el pelo, llevándola a sentarse, pero no se separó de mí en ningún momento.

-Hey- Chest llamó nuestra atención, venia corriendo –Hola hermano- lo saludé sin soltar a Marie –Palmer, tranquila, pronto seremos otra vez el team misterio- dijo Chest y Palmer esbozó una sonrisa débil.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!