31. Bofetada mental

866 43 7

Tyler's POV

Pero esos chicos realmente valen la pena, Victoria es como un cerebrito siempre analiza las cosas, tiene una vida planeada, siempre es simpática con los demás y siempre tiene algo bueno que decir.

Palmer es muy testaruda, la noche en el Royal… una sonrisa de diversión y nostalgia se dibuja en mi cara.

Flash Back

-No quiero que griten o hagan movimientos bruscos, limítense a respirar- ordeno y Chest suelta una leve carcajada ganándose un golpe por parte de Vic.

Visualizo a Madisson con alguien que con la poca luz solo se le ven unos grandes ojos amarillos mirando con profundidad a Madi.

- ¡Madisson! - grita Palmer a mis espaldas, me doy una bofetada mental, y le doy una mirada fulminante.

¿Qué parte de limítense a respirar no entendió?

Fin del Flash Back

Niego con la cabeza divertido, y bueno Madi, ella es cuento aparte, es valiente, tiene una cara de ángel que emite ternura, pero tiene el valor suficiente para dar un par de golpes y poner a cualquiera en su lugar.

Es increíble, esos ojos grises ponen a cualquiera a sus pies, su risa, es dulce y siempre llena el vacío dentro de cualquier cuerpo.

El día que la conocí, al menos en persona, estaba con mi hermana y un amigo de mi instituto, estaba a punto de volverme loco, al borde del suicidio por las cosas que he estado ocultando.

Una guerra de miradas se hizo entre nosotros esos ojos grises, cuando ganó la pequeña pelea, esbozó una sonrisa, enseñando sus dientes blancos.

Esa sonrisa.

La sonrisa al final del túnel, la sonrisa que me sacó de mi infierno por una
fracción de segundo.

La puerta de mi habitación se abrió de golpe, asomándose una cabellera
castaña –Hola hermanito- saludó Alice seguido de un abrazo que duró solo
unos segundos –Estas distraído últimamente ¿Quién ocupa tus pensamientos? O mejor dicho ¿Por qué esa tal Madisson no sale de ellos? - una sonrisa burlesca aparece en sus labios, mientras yo paso mi mano por su pelo despeinándola.

Victoria’s POV

Los días lluviosos no los cambio por nada.

Me siento en mi cama pensando en los que ha pasado todos estos días, ¿en qué momento pasamos de simples adolecentes que se divertían, iban a
fiestas a estar en medio de lo que parece una película de misterio?

Tomo mi ropa y un paño para darme una ducha, tomo la manilla de la puerta del baño de mi habitación y la giro para entrar pero unos pequeños golpes en mi ventana me interrumpen.

Dos golpes más.

Me giro algo temerosa por lo que vaya a pasar, me acerco lentamente y abro mi ventana. Tomo una pequeña cajita negra que algo o alguien puso ahí, quito la tapa cuidadosamente, y veo una pequeña nota sucia y una piedra preciosa color ámbar.

La curiosidad mató al gato.
                              El viento.

- ¿Pero que mierd…?

Madisson’s POV

Decidí despejar mi mente, así que después de elegir mi ropa y ducharme, salí a caminar por un parque donde solía venir cuando estaba triste a los ocho años.

Bajé mi mirada a mis tenis grises, cuando vuelvo mi vista al frente ya es tarde. Mi cara impactó un gran cartel haciendo que caiga sentada en el suelo, elevo mi vista hacia el cartel.

Pero el gato murió sabiendo.
                              El agua.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!