Cap. II💟

758 57 5

Estaba corriendo lo mas rápido que se me era posible hacia la parada de autobuses para facilitarme lo mas pronto posible un taxi, porque bien si soy muy veloz pero no como desearía, y él tiempo me ganaba, así que rompí mi rutina de no usar transporte, y eso ¿por qué? bueno soy alguien que prefiere hacer las cosas de la manera dificil.
-Demonios justo cuando quiero un condenado taxi no hay ni uno pero cuando no quiero me llueven los mendigos taxis- decía amargamente.
Y en mi eterna y muy pero que muy desesperante búsqueda de uno, vi uno a lo lejos que se acercaba poco a poco y para mi alegria vació, hize una seña para que se detuviera pero..
-Al fin- empiezo a hacer una seña.
Él chofer estaba oyendo música de una forma un tanto rara, pero no le tome importancia, lo que si me indigno es que se pasase de largo y me ignorará él grandísimo zopenco, por eso cuando se estaba alejando antes de que se fuera invoque mi martillo y se lo tire en la parte tracera del coche haciendo añicos él vidrio de la cajuela, recién ahí se paro él condenado, apresure él paso.
-¿Pero que demo- me estaba apunto de reclamar con un muy notable enojo.
-Tome usted, él cambio es suyo- le di billetes de 1000 rings- y agradezca que tengo prisa por que si no le haría un sermón de dos horas por su mal trato al cliente ¡ahora mueva su trasero al volante! ¿O que? espera a que también le diga que tiene que hacer - le dije mientras empuñaba mi martillo amenazante.
-N-no es necesario señorita- dicho esto se sentó como alma que lleva él diablo.
-¡Y conduzaca rápido!
-¡S-si!





Perdonen si es corto, mi cel se está por morir mañana hago la continuación.
Cada 10 estrellas y 5 comentarios equivalen a una página entera .

¡NO soy una niña! (Sonamy lemon)¡Lee esta historia GRATIS!