28. Positivismo, pásalo.

1K 60 10

...
-Llegamos- anuncia Tyler, bajé del auto y mi boca se transformó en una gran O, el lugar parecía las puertas al infierno, literalmente.

Tomamos nuestras linternas y comenzamos a caminar hacia la puerta principal -Bienvenidos a nuestro funeral- dijo Chest sarcástico, rodé los ojos.

Empujé lentamente la enorme puerta que producía mucho ruido con tan solo moverla.

Gran intento de discreción.

Lo primero que encontraron mis ojos es una sala, unos sillones individuales llenos de polvo y telarañas. En frente de nosotros estaba una recepción, un estante con muchos archivos.

Revísalos, un archivo puede ser de él.

Me acerqué a el estante y solté un grito ahogado, sentí las miradas de mis amigos en mi espalda -Solo eran unas ratas- aclaré.

Busqué entre los archivos y vi el famoso nombre A Jones, lo saqué y lo
abrí.

Nunca vi un expediente más vacío.

Solo tenía una foto del hombre, cada vez que había una falta de modales de su parte y los castigos que recibía por cada uno de ellos.

Muchos de los castigos eran por botar la comida al suelo, insultar y cosas mínimas, pero tres faltas me llamaron la atención, intento de escape, rayar infraestructura e intento de ahorcar a un empleado.

Rayar infraestructura, ahí puede estar lo que el escribía ¡Las pistas!

Eres brillante.

Tomé un par de fotos a los documentos, estiré mi brazo para guardar el archivo y un disco se cayó, tenía grabado el nombre del sujeto así que lo guardé en la bolsa de mi chaqueta.

Me di vuelta para ver a mis amigos y no estaban.

Respira, están cerca, solo están buscando evidencias.

Respiré profundo e intenté no entrar en pánico.

El problema es que estas sola en un lugar que parece las puertas del infierno donde probablemente donde murieron personas con problemas mentales.

Positivismo, pásalo.

Caminé un poco entre largos pasillos, subí unas escaleras, y al fondo del pasillo había un balcón, un leve ruido a mis espaldas hizo que saliera disparada hacía el balcón.

La vista que tenía desde donde me encontraba era genial, espeluznante, pero genial, los jardines, si se pueden llamar así ya que no tienen plantas (al menos no con vida), se veían enormes y estoy segura que en su momento fueron geniales.

Estatuas de caballos de mar decoraba esos jardines, me recosté a la baranda y observé cada detalle del lugar por lo que parecieron segundos, pero fue suficiente para guardar imágenes claras como un recuerdo.

Tyler's POV:

-Chicos, no está Madisson- dijo Victoria a mis espaldas - ¿Cómo que no está? - me volví y encontré tres caras con terror reflejado en sus ojos, hasta que caí en cuenta de que no me veían a mí, sino a algo detrás mío -Mierda- murmuré.

-Chicos tenemos compañía- dije observando una silueta que caminaba por la tercera planta del lugar, nosotros nos encontrábamos fuera del edifico, en lo que parecía un comedor.

-Madi está ahí- susurró Palmer señalando un balcón en la tercera planta y la silueta de la que desconocía quien era pasar por una ventana acercándose a Madisson.

Mierda, mierda, mierda.

-Vamos tenemos que sacarla de ahí e irnos- dijo Chest viendo al lugar donde estaba Madisson, ya no estaba.

-Okay, pensemos rápido un plan y vayamos por ella- y la voz de Palmer se quebró -Analicemos primero- dijo Victoria -Claro analicemos, tenemos
mucho tiempo, estamos en un lugar embrujado, solos, Madisson con un hombre que posiblemente le esté aspirando el alma y estamos analizando la situación- espeta Chest sarcásticamente.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!