Capitulo 3

1.1K 75 1




4 AÑOS ATRÁS

NICHOLAS

Si alguien me preguntara que es lo que más me gusta de estar vivo, contestaría que nada. Creo que la vida no tiene sentido, y aparte no me toco la mejor vida de todas. Mi padre es un alcohólico abusivo, mi madre es una mantenida que se la pasa siendo golpeada por mi padre. Y mi hermana ni siquiera vive con nosotros, huyo hace casi ya 3 años.

Mis pensamientos son interrumpidos cuando veo a mi padre bajando corriendo por las escaleras. Abre la puerta y antes de salir la azota con todas sus fuerzas que me hace dar un brinco. Me levanto del sillón de donde estaba y volteo a ver hacia las escaleras y escucho a mi madre llorando. Cierro los ojos con fuerza aguantando las lágrimas y respiro profundamente.

La golpeo otra vez.

Cuando mi padre golpea a mi madre este pensamiento invade mi mente, pero solo es por un pequeño segundo. ¿Y si mi padre se muriera? 

Agito mi cabeza intentando borrar ese pensamiento. Subo las escaleras a paso lento para que mi madre no me escuche. Cuando por fin llego a la entrada de su cuarto veo que esta arrodillada en el piso llorando. Me acerco a paso lento para no espantarla, y que se cierre conmigo. Cuando me poso enfrente de ella decido arrodillarme y poner mis manos encima de las suyas que están cubriendo su cara. Cuando mi mamá siente mis manos en las suyas empieza a sollozar más y yo siento como se me hace un nudo en la garganta y la ira empieza a crecer dentro de mí, pero todo eso cambia cuando de la nada siento mi mejilla arder.

No, no puede ser, mi madre me dio una cachetada. Alzo mi rostro para verla y ya no veo tristeza ni a esa mujer que hace unos momentos estaba sollozando. Ahora veo ira en su rostro, rencor, y mucha furia.

Me agarro la mejilla y mis ojos se empiezan a llenar de lágrimas. De la nada mi mamá se para y me grita con tanta furia que me hace brincar en mi lugar

-¡Todo esto es culpa!- Me dice mi madre con sus ojos rojos, y la mandíbula apretada. Se acerca hacia mí y con una mano agarra mi rostro y lo acerca al de ella- ¿¡Ves esto?! ¿¡Lo ves?!- Grita mientras señala algunas cicatrices que tiene en su rostro. Me empieza a jalonear cuando ve que no respondo.

Asiento repetidamente con la cabeza- ¡Pues son tu culpa Nicholas! ¡Si no hubieses nacido esto jamás habría pasado! ¡Yo tenía la vida perfecta y la arruinaste!- Yo empezó a sollozar y mi mamá me dio otra cachetada.

-¡¿Que no escuchaste lo que dije?! ¡Me arruinaste la vida Nicholas! ME LA ARRUINASTE- Mi mama me empuja hasta que caigo en el suelo. Rápidamente me levanto cuando veo sus intenciones.

-Por favor no- Le digo en un susurro y con lágrimas resbalando por mi rostro. Mi madre aprieta los dientes y con una mano me agarra del cabello y me empieza a arrastrar escaleras abajo. Yo empiezo a sollozar que me suelte, pero solo logro que su agarre se haga mas fuerte en mi cabello. Cuando nos empezamos a acercar a la cocina mis ojos se abren en sorpresa descubriendo sus intenciones.

Se lo que va a hacer, le hizo lo mismo a mi hermana y después ella huyo. Me pone enfrente de la estufa con una espátula encima y la prende.

-¡Dilo Nicholas! ¡Di que esto es tu culpa!

-¡Lo es mamma, lo es! ¡Por favor mamma no lo hagas!- Me arrodillo enfrente de ella pero me toma de la camisa y la alza estampando la espátula caliente contra mi espalda.

Un grito desgarrador sale de mí garganta y más lágrimas empiezan a salir de mis ojos- ¡Para por favor!- Creo que decirle que parara fue un gran error ya que me volvió a golpear en el mismo lugar con la espátula. Otro grito sale de mi garganta y mi madre me vuelve a golpear en el mismo lugar otras 3 veces.

Cuando termina me desplomo en el suelo y me pongo a llorar. Mi madre me voltea a ver desde donde está. Y después de darse cuenta de lo que acaba de hacer ahoga un grito mientras abre sus ojos y se pone las manos en la boca, empieza a llorar y sube corriendo las escaleras. Cuando escucho la puerta de su cuarto cerrarse me paro del suelo y y apago la estufa, pongo la espátula en el lavabo y con mucha dificultad camino hacia el refrigerador con esperanza de que si me pongo un poco de hielo el dolor pasara. Cuando intento estirar mi mano para ponerme hielo un sollozo sale de mi boca. Camino hacia la sala posando me enfrente de un espejo, volteo un poco mi espalda para alcanzar a ver. Un grito sale de mi boca al ver la cicatriz que tengo por las veces que golpeo con la espátula caliente.

Hasta aquí ya no aguanto más.

2 HORAS DESPUES

Estaba sentado en el sofá viendo televisión cuando escucho la puerta principal abrirse.

-Gabriela tengo hambre- Escucho a mi padre rugir desde la entrada. Y mi mamá bajando las escaleras corriendo- Ya voy Lucas- Baja mi mamá y entra a la cocina, yo los observo desde el sillón.

-Nicholas ayuda a tu madre- Mi papá se está agarrando la cabeza con una cerveza en la mano. A penas son las tres y ya está borracho.

Me quedo quieto en mi lugar observándolos. Mi madre decide llamarme esta vez, pero sigo sin levantarme. Mi padre por primera vez desde que llego decide voltearme a ver-¿Qué no escuchaste a tu madre?- Mi mamá se para a lado de mi padre y yo me limito a observarlos.

-¡¿Estas sordo mocoso?!- Mi padre se levanta y empieza a caminar hacia mí a paso veloz con mi madre detrás de él intentando detenerlo.

Cuando esta a casi menos de dos metros de distancia de mí saco mis manos que antes estaban metidas entre mis piernas y les apunto con una pistola. Al verme mis padres se quedaron quietos en su lugar.

Mi madre intento acercarse a mí y ahora le apunto a ella- Nicholas, mi amor, ¿de donde sacaste eso?

-Yo la tenía debajo de la cama- Mi madre voltea a ver a mi padre con sorpresa. 

Mi padre aprieta la mandíbula y me mira a los ojos con un sentimiento muy fuerte, y no es miedo, es rabia- Nicholas si no me das eso ahora te juro que...

No lo deje terminar la frase ya que apreté el gatillo y le dispare justo en la cabeza. Mi padre se desplomo al suelo y vi como toda la sangre que salía de su cabeza empezaba a llenar la alfombra verde. Mi madre se queda ahí parada viéndome con los ojos llenos de lágrimas.

-Nicholas, por favor- La interrumpo cuando bajo el arma en signo de paz- Mamma, papá hace mucho que no me tocaba ni un solo pelo y está muerto... Y tu- Meneo la cabeza de un lado a otro y la vuelvo a mirar a los ojos- me acabas de marcar esta mañana.

Alzo la pistola y le disparo justo en el pecho. Me paro a lado de ella y veo como intenta girar su cabeza hacia mí con el último aliento que le queda y me susurra como sus últimas palabras- Disculpa me, Nicholas.

Después me arrodillo en el suelo y me disparo en un lado de la pierna. Pero solo como un pequeño roce. Empiezo a gritar y a llorar del dolor, pero soy capaz de quitarme los guantes y arrojarlos debajo del sillón.

Agarro el teléfono que ya tenía previamente puesto en el sillón y llamo al número de emergencia diciendo que alguien se había metido a mi casa y que le habían disparado a mi mamá, a mi papá, y a mí.

Después de eso llego la policía y yo no sentía rencor alguno. De hecho me sentía muy calmado y en paz conmigo mismo, todo iba tan bien. Hasta que empezaron a unir las piezas. Ya que no había ningún sospechoso en la lista, la entrada no había sido forzada. No había forcejeo, los vecinos no vieron a nadie entrar. Y a pesar de tener tan corta edad. Quede como sospechoso número uno en la lista. Y a pesar de que no tenían evidencias contra mí. Me metieron a la cárcel.

Al año de que estuve en la cárcel ya me había hecho mi tercer tatuaje en el brazo, que era un reloj. A los pocos meses ya tenía casi todo mí brazo lleno de tatuajes. Y ya había empezado a fumar marihuana que no sé cómo, pero lograron meter. Y si alguien me pregunta...

 No me arrepiento de nada 


..........................................................

Espero que les haya gustado este capitulo, fue mucho mas largo que el anterior, ya que quería dar a conocer como Nicholas acabo en la cárcel a tan corta edad. Y por favor no me manden mensajes preguntando me si Nicholas y Jessica lo van a hacer o no, JAJAJA salu2

Bad BoyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora