Capítulo 13

2.2K 245 63

En este capítulo narraré como Niall y Zayn se conocieron y un poco sobre Zayn.

Era un crió ante los ojos de Zayn (Y por la gran diferencia de edad), quien no paraba de verlo desde donde se encontraba. Cabello rubio, ojos azules, cuerpo delgado y sus mejillas rosadas. Era precioso.

Tenía dieciséis años aquel omega cuando lo vio por primera vez, y puede que se haya sentido un poco enfermo por fijarse en un niño cuando él ya era un lobo que estaba casi en sus cuarentas años*. Pero era inevitable, tenía delante suyo a un pequeño ángel.

En todos sus años en la milicia había visto de todo, había presenciado la maldad en todo su esplendor y él mismo se consideraba parte de esa crueldad que habitaba en el mundo. Por sus manos había corrido sangre, tal vez demasiada.

Pero mirar demás al omega de cabello rubio no era un crimen ¿Cierto?

No recordaba la ultima vez que se había sentido de esa manera con un omega, había llegado al punto en donde creía que su corazón estaba seco como una roca.

Lo observó durante los siguientes días, era un chico bastante relajado, sociable y coqueto. Parecía ser alguien que se distraía con facilidad.
En un entrenamiento todos tuvieron que convertirse en su forma animal, y no pudo evitar sentir como su pantalones se ajustaban al ver al omega desnudarse ante él. Lo hacía con demasiada sensualidad, como si supiese que eso le gustaba al alfa.
Hasta su forma de lobo era hermosa, con ese pelaje rubio y sus increíbles ojos azules. Si Zayn no lo tenía de seguro iba a enloquecer.

Era temprano por la mañana, irían al lago para practicar su nado. Todos estaban en el muelle en una fila india, listos para comenzar con el entrenamiento.

—Señor—La voz cantarina del rubio captó su atención. Se dio la media vuelta con cara de pocos amigos, aún cuando en el fondo le ponía bastante escucharlo llamarlo "Señor".

—¿Qué?—Preguntó de mala gana.

—No sé nadar—Confesó con un deje de miedo, era imposible no sentirlo cuando tenía un alfa tan intimidante delante suyo. Zayn se acercó a él a pasos firmes, ir respetando todo lo que era el espacio personal. El olor a duraznos y kiwi le llegó a los pulmones, si no se controlaba iba a empalmarse justo en frente del omega.

—¿Cómo demonios no vas a saber nadar?—Soltó. Tomó al omega por los hombros sintiendo su tersa piel desnuda (Sólo estaba en pantalones cortos) y lo empujó hasta la orilla del muelle, haciendo que le la espalda al agua.

—No lo sé señor, simplemente nunca aprendí—Murmuró. Temblaba un poco por la cercanía de Zayn y estaba seguro de que su rostro estaba rojo como un tomate. Zayn rodó los ojos y le dio un empujón causando que cayera en el agua helada.

Efectivamente no sabía nadar, por lo tanto le miraba hundirse y salir a la superficie en busca de oxigeno.

—Patético.—(Adorable).

Saltó al agua, tomando el cuerpo del omega entre sus brazos y sacándolo a la superficie. Lo arrastró hasta la orilla del lago y lo acostó sobre la tierra, tenía la mirada de todos los campistas sobre él.

Debía de salvarle la vida ¿No? Era muy hermoso para que muriera y él cargaría con la culpa por matarlo. Así que pegó sus labios a los del omega y comenzó a darle respiración boca a boca, para luego presionar sobre pecho para que expulsara el agua.

—Despierta hijo de perra—Murmuró. Al parecer sus palabras habían tenido efecto ya que Niall comenzó a toser y a escupir el agua. Aprovechó que el restos de los campistas no se habían dado cuenta de que se había reanimado y volvió a pegar sus labios de los ajenos. El omega estaba completamente desconcertado, hasta que sintió una lengua colándose por su boca.

Sobredosis.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora