25. A. Jones

1.3K 63 0


-Okey, recapitulemos- dije intentando aclarar –Tuvimos el mismo sueño lo cual ya es extraño, y ustedes quieren seguir la pista ¡para ver que pasa! -grité lo último porque no tiene sentido, todos asintieron, hundí mi cara en mis manos con frustración.

-Tenemos mucho que averiguar así que chicas, chicos tomen sus teléfonos y vamos descubrir que mierda está pasando con nosotros- dice Victoria, yo tomé mi computadora y dije –Bien, Tyler y Chest busquen quien es o era A. Jones, Vic y Palmer, descubran posibles lugares a los que se pueda referir con esa frase y yo voy a buscar sobre los sueños y porque demonios soñamos lo mismo- dije rápidamente y todos se dividieron y empezaron a buscar.

-Madisson- mis padres abrieron la puerta.

Lo olvidé, ups.

-Hola- dijimos todos al unísono –No sabíamos que tenías invitados- dice mi padre –No importa, queríamos decirte que te trajimos varios regalos, pero después te los daremos- termina mi madre guiñándome un ojo y cerrando la puerta.

-Chicos- dijo Tyler -No hay rastros de ningún A. Jones en ninguna página- dice y toma un cojín para acostarse –Y nosotras no sabemos qué lugar podría ser, solo se nos ocurre que podía ser una cafetería y chicos estamos en Los Ángeles hay millones de cafeterías-Victoria estaba frustrada.

-Yo si encontré algo, se le conoce como Sueño compartido o síndrome del alma gemela- empiezo a decir –No hay algo que lo explique concretamente, pero sucede cuando las personas tienen una relación muy fuerte y parece que nuestro tipo de sueño compartido es de encaje que es cuando los soñadores no se ven, ni interactúan en el sueño, hasta que lo comparan verbalmente-

Todos guardan silencio asimilando la información, -Bueno, no me parece muy lógico porque si somos amigos, pero a Tyler lo conocimos hace como un mes- dice Palmer –Es imposible que pueda tener un lazo tan fuerte para que nuestras mentes se conecten – concuerda Tyler.

-Eso es lo que hay hasta el momento- dije apartando la computadora –Creo que no deberíamos seguir buscando en internet- dije pensando en otra
opción –Vamos a la biblioteca, la que está cerca del parque, no todo está en internet- dije –Madi, ni siquiera nos hemos bañado- dice Vic –Tiene razón tampoco hemos comido nada- apuntó Chest.

-Los quiero a las 2 en punto en frente de la biblioteca- dije mientras salían de la casa.

Me puse jeans y una sudadera que dice Nike en la parte delantera junto a unos tenis de la misma marca.

Tomé un taxi en frente de mi casa para ir a la biblioteca.

-Hola- dije bajando del taxi y caminé hasta los chicos solo falta Palmer, pero llegó unos minutos después.

-Hola, disculpe, necesitamos saber si algún libro habla sobre un tal A. Jones- dije a la señora mayor que atendía la vieja biblioteca –A. Jones- probó el nombre en su boca para recordar –Síganme- dijo poniéndose de pie y caminando hasta el fondo del lugar.

Puso tres libros del tamaño de una enciclopedia, sobre una mesa y se alejó, nos miramos entre sí y nos sentamos.

Hombres del renacer, era el nombre del libro que tenía en mis manos, Tyler y yo hicimos equipo para ver este libro, lo abrí y en el índice decía muchos nombres de hombres que habían muerto ya.

Nuestros ojos se toparon con un nombre Andy Jones, rápidamente Tyler pasó las paginas hasta llegar a la numero 253 donde salía el perfil del hombre, me quedé perpleja con la información del hombre.

Los ojos de Tyler se toparon con los míos y reflejaban una ligera sombra de misterio –Chicos- dijimos los cinco al unísono.

- ¿Encontraron algo? - dijo Vic y todos asentimos con la cabeza –Okey, primero Chest ¿Qué encontraste? - y todos dirigimos la mirada hacia Chest y este habló –Dice que en ese tiempo se escuchaban rumores sobre que pertenecía a una secta denominada Octus, que alababan seres mitológicos malignos como Lucifer, como su ocupación le daba poder ya que era ministro,manejaba distintos lugares y distribuía drogas y armas- concluyó y el silencio se hizo presente por unos segundos.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!