❀ 1 ❀

1.8K 221 136


Oh, dios. Había descubierto mis gustos sexuales.

¿Es malo? Sí, muy malo, horrible.

¿Por qué? Querer tener sexo al estilo Daddy kink era...peculiar. Eso de querer a un hombre con personalidad pasiva y virgen. O eso dicen los libros qué leí.

No sé, quizás sólo me excita leerlo ¿hacerlo? No (aún). Madre santa, me río de mí mismo ahora; pensando en sexo duro, salvaje y fuerte.

—Mierda— una erección aparece de sólo pensarlo, tener un chico abajo de mí, gimiendo, gritando mi nombre, haciendo todas las cosas que yo desee, corromper cada parte de él, su cuer...

—¡Hyung, entraré!—Diablos, Minnie.

—¡Espera un momento, no abras!—Grito mientras quito la mano de mi pene (qué involuntariamente llegó, no me culpen). Mi mejor amigo se adentró en la habitación sin siquiera pedir permiso. Muy tarde.

—Tengo prisa, traje helado para los dos. Habían tantos, hyung. Era como el paraíso.—Ríe caminando a la pequeña mesita de noche a mi lado—¿Qué sucede?

No respondo, estoy un poco ocupado en ocultar a mi amiguito de sus ojos. Seungmin es muy inocente para verme en este estado;  necesitado, caliente. Se sienta en la cama, a mi lado

—Dime Jinnie—susurró acercándose lentamente. Jo-der—Te siento raro—sentir, quiero sentirte Seungmin.—¿es porque no toqué la puerta antes de entrar? Si es así lo siento, olvidé hacerlo—hizo un puchero, sus rosados labios juntándose en un provocador gesto. Lamí los míos en respuesta, sediento.

No creí la idea que tenía en mente. Me daba asco, en serio.

—Sí, estoy un poco enojado contigo.—confieso, tiro la almohada que antes cubría la parte baja de mis pantalones, dejándola al descubierto—Debiste...tocar.

El castaño mira sorprendido el bulto entre ellos y retrocede incómodo. Alejando sus manos de mi cuerpo.

—Oh—suelta con un suspiro, intercalando la mirada—No-no sabía hyung—Interesante. Me acerco al límite de la cama, más cerca.

—¿Por qué estás tan nervioso?

—No estoy nervioso—susurra rápidamente cerrando los ojos con mucha fuerza. Sonrío rozando mis dedos en su mejilla, analizando su reacción, abre los suyos temblando.

Está jodidamente temblando, ¿de qué? ¿Miedo?

Me levanto y llego a la caja con helado. Buscando una distracción. Estoy de espaldas y lo siento respirar sonoramente. Curioso, me giro y lo veo. Más sangre baja. Seungmin sonrojado, temblando, excitado. Dios, tengo tanta hambre, mi boca era agua de solo verlo en ese estado. Nos quedamos callados, frente a frente. Miro desde sus finos cabellos, sus ojos recorriendo mi cuerpo, los labios rosados y suaves, hombros, estómago...erección.

—Voy a explotar—Digo mientras doy grandes zancadas, quedando a sólo centímetros de distancia, mi mejor amigo se levanta dudoso, exigiendo una explicación en dónde no hay. No tengo conciencia justo ahora. Por eso lo tomó y lo lanzo de espaldas a la cama, subiéndome yo encima. Acomodo mis brazos a sus lados y juntando nuestras pelvis, él gime.

—¿Quieres jugar?

_________

¿Soy la única qué se pregunta por el helado? Dejen sus respuestas aquí uwu

-Jirafita🦒

D A D D Y |Hyunmin⚜Donde viven las historias. Descúbrelo ahora