•cinco•

1.9K 399 125

—Hola, Styles —dice una voz fina dirigiéndose a un chico de cabellos chocolates que lee tranquilamente en la biblioteca escolar—. No sabía que hacías tareas o que en realidad te preocupaba estudiar. Me siento gratamente sorprendido.

El chico de ojos verdes alza la vista de su libro y encuentra frente a él al castaño ojiazul. Sus regordetas piernas envueltas en unos jeans negros y sobre su bonito torso un suéter color gris.

Louis luciendo bonito. Lo habitual.

—¿Qué quieres? —cuestiona alzando una ceja.

El pequeño encoge sus hombros sonriente y toma asiento frente al rizado sin solicitar permiso alguno.

A Harry realmente no le sorprende.

—Bueno, pasaba por aquí en busca de un buen libro de cálculo y te vi desde lejos y, como me gustas, pues quise venir a saludar —responde relajado.

El rizado recibe una sonrisa coqueta por parte del castaño y posteriormente lo nota posicionar su barbilla sobre la palma de su mano.

—Bueno —inicia el ojiverde—. Ya me saludaste, ya puedes irte. —Señala con su índice la puerta de salida.

Louis suelta una pequeña risa y niega, muy adorable.

—Ay, Harry —dice sonriente y despreocupado—. Mejor dime, ¿eres bueno en cálculo? Yo no entiendo ni una pizca de la tarea que nos dejaron —finaliza con un puchero.

Harry le mira atento y baja su libro.

—¿Teníamos tarea de cálculo?

—¡Sí! —exclama el castaño—. ¿No sabías?

El rizado alza sus hombros.

—No presto atención a materias de mierda.

El pequeño le mira sonriente.

—Te gusta mucho decir eso —dice y Harry alza una ceja—. A todo le agregas un "de mierda" —Suelta una risa—. Es lindo.

Las cejas del ojiverde se fruncen, confundido.

—¿Por qué me dices esas estupideces?

Louis rueda sus ojos.

—Estás insoportable este día, eh. —Desvía su mirada hasta sus uñas—. Y yo que estaba considerando aceptar tu propuesta de follar, pero, no pareces de humor.

Harry le mira arqueando una ceja y automáticamente después el chico pequeño se pone de pie.

—Debo irme, Harry. Tengo que entregar una tarea de filosofía, pero, si deseas, no sé, invitarme a una cita, estaré en el aula 412.

El pequeño gira su cuerpo e inicia a caminar contoneando discretamente sus caderas mientras se dirige a la salida.

Harry le mira con una pequeña sonrisa en el rostro, pone los ojos en blanco y después, niega.
Se levanta del asiento rápidamente y camina detrás del chico de ojos azules sin saber realmente por qué, solo lo sigue.

Logra alcanzarlo a escasos dos metros de la puerta del aula. Toma su muñeca con algo de fuerza y tira de ella sin mucho cuidado.

—¡Ouch! —exclama el castaño al sentir unos cuantos dedos largos aferrarse a su piel—. Me lastimas.

Harry suelta una pequeña risa.

—Vamos a fumar.

Louis alza una ceja.

—¿Qué?

El verde de los ojos de Harry rueda.

—¿Eres sordo o qué? Vamos a fumar. —Su mano jala la muñeca del pequeño.

Strawberries and Cigarettes.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora