•cuatro•

2.2K 438 151

—No lo sé, Niall. Harry me gusta pero es un imbécil.

Hay una risa.

La mano del rubio cae sobre la del pequeño castaño mientras el viento a su alrededor arremolina un par de hojas secas en el patio de la institución.

—Yo te dije que era así, Louis —responde el ojiceleste—. No porque hayas soñado al chico siendo amable y perfecto significa que él en realidad sea de ese modo. Quiero decir, te ha demostrado que es idiota.

Louis suelta un suspiro y da un sorbo a su jugo de fresas, cansado.

—Además, ¿en qué estabas pensando cuándo le dijiste que te invitara a salir? —Ríe—. Peor aún, ¿por qué fuiste a ese estúpido parque? Eso es perturbador hasta para mí.

El castaño rueda los ojos, dramático.

—Son las cosas que uno hace por amor, Ni —contesta y lleva a su boca su emparedado de jamón—. Si soñé con él es porque el destino quiere que estemos juntos, yo lo sé.

Ahora los ojos del rubio giran fuerte y enfadados.

—Estás loco.

Louis asiente mientras mastica.

—¡Por Harry! —exclama y deja caer su cabeza sobre la mesa en la cual se encuentran sentados.

El rubio da un par de palmadas a la cabellera castaña de su amigo intentando consolarlo de sus problemas amorosos y, quizá, deseando que aquellos golpecitos logren sacar a Harry Styles de su cabeza aunque sabe perfectamente que eso no pasará.

—Deberías buscarte a otro, Lou —dice el ojiceleste mientras continúa regalando caricias a su compañero—. Alguien que no tenga los pulmones contaminados ni clamidia.

Louis levanta la cabeza de inmediato y le mira ofendido.

—¡No seas grosero! —exclama—. Harry no tiene clamidia.

—Pero podría.

El castaño rueda sus ojos.

—Tú tienes clamidia.

—Tú tendrás clamidia si te metes con Harry.

El pequeño suelta una risa y recarga su barbilla sobre la palma de su mano.

—Valdría completamente la pena.

El rubio hace gesto de desagrado y se pone de pie rápidamente.

—Debo ir a clase —dice mientras se lleva la mochila al hombro—. Por favor, no hagas nada estúpido en mi ausencia.

Louis alza su dedo medio. Niall le devuelve el gesto y se da media vuelta mientras empieza a caminar en dirección a su clase.

Mientras tanto, el castaño se dedica a admirar el paisaje frente a sus ojos, que en realidad, solo se trata de un gran campo para jugar futbol y algunos cuerpos de chicos yendo de allá para acá disputándose un balón.

Y, por un momento, Louis cree que ese sería un buen deporte que practicar. La sonrisa ilumina su rostro y su mirada y atención quedan totalmente perdidas en el campo por un largo, largo tiempo.

—Joder, coqueto. Al menos disimula cuando estés viendo a otros chicos.

La voz grave le saca de sus pensamientos. Su cabeza gira en dirección a aquel sonido solo para encontrar a Harry justo frente a él, recargado en el tronco de un árbol con las manos metidas en los bolsillos de sus jeans ajustados.

—¿Te pones celoso? —pregunta arquendo una ceja y clavando su mirada en los fanales arbolados del chico de rizos.

—Eso depende —responde calmado—. ¿Follarías con alguno de ellos?

Strawberries and Cigarettes.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora