Epílogo

4.6K 458 99
                                    

La vida le había dado un golpe muy fuerte a BaekHyun, claro que no se refería a un golpe de una lección fuerte y de masacre. Sino todo lo contrario, su universo había dado un giro de ciento ochenta grados porque quién se imaginaría  o se le pasaría por la cabeza engañar a un hombre adinerado y que este en vez de demandarlo y meterlo a la cárcel resulte pedirle que viva con él en el departamento donde habían estado hace un par de meses englobada con la gran mentira del pelinegro menor, que se enamoren y vivan felices por siempre como las películas de princesas. Tal vez no fue una mala idea, o fue un golpe de suerte y de destino que estaba jugando a su favor.

Aunque ahora el destino le estaba jugando en contra porque observar esas dos rayitas paralelas de color rojo multiplicado por tres veces en el aparato fino y largo era increíble. No podía creerlo y hacía lo posible por no hacerlo obstaculizando una de las rayas con su pulgar queriendo no creer. Sus ojos se cristalizaron y tapó su boca para no emitir algún sonido dentro del baño, pues fuera estaba su ahora novio haciendo solo sabe él qué estaba haciendo.
Sus dudas habían iniciado desde las cinco últimas veces en donde ambos habían mantenido las relaciones íntimas y ChanYeol brotaba su semilla en el interior de su pequeño novio no pensando en las consecuencias, o al menos él pensaba así porque no parecía preocuparle el correrse en su interior sin algún problema absteniéndose a este acto. Los mareos y la pesadez de su cuerpo se había presenciado luego de algunos días dándose una licencia médica de su trabajo al desmayarse, y a pesar de que BaekHyun rogaba a su jefe que estaba bien y que debía volver a trabajar, este se negó echando a su empleado literalmente a patadas. Tres días habían pasado desde que estaba en casa descansando, disfrutando de la presencia de sus dos tortolitos y darles la atención. Además, atender a su novio cada que llegaba del trabajo, y por si fuera poco las caricias bajo las sábanas y los toques íntimos volviéndolo débil y sumiso a sus acciones.

Lavó su rostro y salió del baño con el corazón en la boca, dirigiéndose directamente a su habitación y acostarse. Dándole vuelta y vuelta al asunto e inventar consecuencias y en cómo el alto Lo tomaría si le contase. En ese plan, cayó en brazos de morfeo estando abrazado a las almohadas y sumergir su nariz en la que le correspondía a su novio aspirando y llenando sus fosas de su aroma.
No sabía cuánto tiempo había transcurrido, pero sintió unas grandes y reconocibles manos envolver su cintura y unos labios gruesos besar infinitas veces su cabeza y mejilla, teniendo como consecuencia una curva de sus labios hacia arriba al igual que sus ojos se volvieron medias lunas.

— ¿Estás cansado, amor? — Susurró el ajeno muy cerca de su oreja haciendo que sus vellos de los brazos se erizaran a su voz, gruesa y rasposa.

BaekHyun solo asintió en respuesta.

— ¿Está todo bien? ¿No te sientes mal? — El menor abrió sus ojos a la par que negaba con su cabeza.

— ¿Por qué la pregunta? — Respondió con otra interrogante.

— Porque estás durmiendo un viernes en la tarde y es muy peculiar en ti. Además, antes estuviste cerca de una hora en el baño y por si fuera poco te recuerdo que hace unos días te desmayaste mientras trabajabas — Explicó — ¿Me estás ocultando algo? ¿Debo llevarte a la clínica?

— No, no estoy ocultando nada Yeol — Habló de manera inmediata. Por el momento no puede excusarse, pues nada se le venía a la cabeza más que un "solo estoy cansado" — Solo estoy cansado.

— No estás cansado, es algo más y no me lo quieres decir BaekHyun, ¿Qué sucede? ¿No se supone que somos una pareja y que nos contamos todo? — Reprimió el mayor ofendido de alguna manera.

— No es nada, de verdad — Mintió el menor.

— Entonces, explícame esto — Interrogó mostrando su mano que antes estaba detrás de su espalda, era la prueba de embarazo que antes se había realizado el menor. Se había olvidado de ocultarla.

Scam || ChanBaekDonde viven las historias. Descúbrelo ahora