-iré a preparar un desayuno nutritivo –beso mis labios y salió de la habitación, el solo verla caminar tarareando mi canción de Ángel Negro hizo que me levantara y la siguiera.

¡¡Oh si, Oh si, tiene alas negras y sabe golpea!!

No te atrevas a tocarlo porque te puede nockear.

Se puso en puntitas de pie y se estiro para sacar unos platos.

¡¡Oh si, Oh si tiene alas negras y sabe golpear!!

Cuando te sientas intimidado el te puede ayudar.

Tomo unos huevos de la heladera y luego los vertió en un tazon y los comenzó a batir.

Es fuerte es rápido y sigilo como un gato

Es fiel es leal y con su sonrisa te puede enamorar.

-pensé que odiabas esa canción –le dije mientras la abrazaba por la espalda.

-solo al principio, pero es muy pegadiza y dado que suena cada vez que me llamas he aprendido a amarla.

-admítelo, soy tu héroe favorito –ella se dio la vuelta y coloco sus manos alrededor de mi cuello.

-eres mi todo –acerco sus labios a los míos y me beso suavemente. Si había algo del embarazo por lo que no me quejaba es que Payton estaba más cachonda que nunca, bastaba con presionarla un poquito y ya se encendía.

Me aleje de sus labios y fui directamente a su cuello, un pequeño gemido se escapo de su boca, acaricie su vientre y luego comencé a sacarle la camiseta, ella levanto los brazos para facilitarme la tarea.

Otro beneficio del embarazo era el increíble tamaño de sus pechos, iba sacarle todo el provecho que pudiera antes de que los pequeños nacieran y se queden con ellos.

Lleve mi boca a uno de ellos, otro gemido escapo de sus labios y sus manos fuero a mi cabello –¡¡No pares, por favor, no pares!!  -Gracias a dios  Zoe y Sam estaban con mi madre sino uno de ellos ya estaría entrando a la cocina quedando traumando para todo la vida.

Volví a besar sus labios pase mis manos por debajo de su trasero y el levante dejándola arriba de la mesada coloque un mechón de pelo detrás de su oreja –eres tan hermosa.

-y tu eres maravilloso, pero ahora será mejor que me hagas el amor que estoy  a punto de explotar.

Luego de satisfacer sus necesidades tanto corporales como alimentarias, Payton se encontraba saliendo de la ducha envuelta en una toalla.

-¿Gary y Sophie vendrán a almorzar aquí?

-nop, iremos a un bar que se encuentra cerca del parque.

-bien.

-¿bien? ¿No dirás nada mas? no habrá un “nena, deberías de quedarte en casa y hacer que ellos vengan”

-nop, se que tendrás todos los cuidados que tienes que tener, y que Gary cuidara bien de ti. Y que además te llevaras el auto.

-lo primero que voy hacer cuando después de dar a luz va ser dar un largo paseo en mi moto.

-no sé si te la devolveré, como que me gusta.

-no es justo, tu eres el papá genial que los lleva de paseo en moto, mientras que a mí me toca el apestoso volvo.

-¡¡que no apesta!! ¡¡Y además tú lo elegiste!!

-¡si, pero pensé que era para ti, no para mí!

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!