CAPÍTULO 12

89 17 14
                                                  

Regla # 11 Siempre ten a tu familia cerca.

VIELKA

El resto de la semana transcurrió de lo más normal, a Dorek no lo había visto debido a que tenía que hacer guardias en el hospital que tenía convenio con la universidad.
El sábado había llegado y yo estaba esclavizada en mi habitación debido al montón de tareas que tenía que entregar el lunes, Dorek ya me había mandado un mensaje diciéndome que sus hermanos ya estaban aquí para el show de mañana, en realidad Edric y Natan habían llegado desde el jueves tal como le había dicho Dorek al dueño del circo, fue Sarahí quien llegó el día de hoy debido a que ella se encuentra estudiando leyes a diferencia de los dos hermanos mayores que ya habían terminado sus carreras, así que los cuatro se estarían prestando hoy en el circo, estaba muy molesta por no poder ir pero era mejor que terminara mi tarea además no podría salir hoy aunque quisiera pues mi papá y Berenice habían llegado hoy por la mañana por lo que había perdido toda la mañana platicando con ellos y ahora me encontraba realmente nefasta debido a que por más que le avanzaba a la tarea más bien parecía todo lo contrario. No fue sino hasta las dos de la madrugada que finalmente mi laptop pudo descansar, ojalá hubiera podido dejar algo para mañana pero debido a que mañana estaría prácticamente todo el día en el circo era necesario terminar todo hoy, claro que no se me hubiera acumulado todo el trabajo sino hubiera estado viendo mi serie el viernes y me hubiera puesto a trabajar, pero no me podían culpar eso vampiros eran realmente sexys.

Por la mañana lo primero que siento es como Nadia está brinque y brinque sobre mi cama mientras que Nico trata de quitarme mis cobijas por lo que me aferro a ellas con todas mis fuerzas.

— ¿Porqué demonios están en mi habitación?

— Yo tengo que ir a ver a sexy motociclista – dice Nadia sin dejar de brincar.

Asomo un poco mi cabeza fuera de mi cobijas – te dieron que dejaras eso por la paz.

Ella se encoge de hombros – solo voy a ir a ver.

— Yo sólo voy a ver como rechazan una vez más a la bruja – dice Nico antes de dar un gran jalón dejándome sin cobijas – ¡Levántate zángano!

— No quiero – digo mientras me tapo el rostro con mi almohada.

— Creo nuestra amiga perezosa necesita un baño de agua fría.

En cuanto escucho a Nadia decir eso arrojo mi almohada y me levanto de mi cama como si está de repente tuviera miles de espinas y corro en dirección a mi baño ya que se de lo que son capaces ese endemoniado par, ya en varias ocasiones Nico me había cargado como si fuera un saco de patatas mientras que Nadia ya tenía lista la regadera con agua helada, la última vez incluso me había dado un gran resfriado a causa de sus locuras, lo peor es que en ningún momento se arrepintieron. Salgo de mi baño envuelta en una toalla y ese endemoniado par sigue aquí y se que no se irán hasta que esté totalmente lista, la verdad no me incomoda que estén aquí ya que es como si estuvieramos tres chicas, Nadia y yo desde hace mucho nos habíamos percatado de la orientación sexual de Nico, aunque él no nos había dicho nada sabíamos que todo se debía a lo tradicional que era la familia de ellos.

— ¿ Cuando tendrán cuerpo de mujeres y no de niñas? – dice Nico y sale huyendo antes de que se genere la tercera guerra mundial, Nadia y yo sabemos que no fuimos privilegiadas pero Nico siempre encuentra la manera de molestarnos con nuestra falta de curvas.

Una vez lista Nadia y yo salimos de mi habitación y cuando llegamos a la planta baja al parecer mi amigo ya le ha dicho a mi padre sobre la ida al circo así que no tengo que dar ninguna explicación, siendo sincera agradezco que ese par se hayan auto invitado ya que la relación entre mi papá y yo sigue estando un poco tensa ya no como antes pero es preferible evitar cualquier inconveniente.

Corazón Vertiginoso (Saga #1) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora