Capitulo 11

206 21 0

Carrie: ¿Qué demonios te pasa? –dije molesta. El me miro confundido-. ¿Por qué me besaste, Adler?

Steven: Nos besamos, nena. –sonrió.

Carrie: No seas idiota. –Me levante-. No vuelvas a besarme, ¿Entiendes?

Steven: Oh vamos, Carrie. Tú también lo querías, lo deseabas.

Carrie: ¿Sabes?, cada vez me sorprende lo idiota que puedes ser. Vete a la mierda Adler.

Me fui molesta de ahí. Me molestaba que fuera tan egocéntrico y se creyera superior, me molestaba que me besara así porque si, y en frente a las personas que caminaban por ahí. Caminaba por los pasillos tan molesta como cuando Kate le metió el pie a Brooke.

Izzy: ¿Qué te pasa?

Carrie: No quiero hablar. –mire a otro lado.

Izzy: Uy que genio. 

Carrie: ¡Es Adler!, él me pone furiosa.

Izzy: ¿Qué hizo ahora?

Carrie: ¡Me beso!, ¿Puedes creer lo que hizo?

Izzy: oh, a veces creo que ustedes terminaran juntos.

Carrie: No vuelvas a repetir eso. Es estúpido. –lo fulmine con la mirada.

Izzy: Esta bien, no lo diré. 

Carrie: Gracias.

Lo deje ahí y seguí avanzando. Aun me faltaba ver una clase y no podía irme para mi desgracia. Camine hacia el salón donde debía entrar en diez minutos y me encontré con Kate. Lo que me faltaba la capitana de las perras.

Kate: Miren quien está ahí… la nueva.

Carrie: Que ridiculez. Entre aquí hace semanas, “La nueva”, ya eso es viejo. –puse mis ojos en blanco.

Kate: No se me olvida lo que hiciste el primer día, Carrie.

Carrie: Me alegra. De verdad eso significa que me recuerdas. –sonreí.

Kate: Eres tan… tonta.

Carrie: ¿De verdad?, al menos no soy una perra. No soy como tú.

Ella se acercó a mí y me empujo. Por suerte las mesas no estaban atravesadas o en vez de caer me hubiera golpeado. Me levante rápidamente y la empuje aún más fuerte. 

Carrie: ¡No me asustas perra barata!

Kate: Maldita. –sus amigas la ayudaron a levantarse.

Justo cuando iba a empujarla alguien me tomo por detrás. Mire como pude y vi a Steven, mientras pataleaba y me movía el me saco del salón. 

Steven: ¿Quieres calmarte?

Carrie: ¡No!, deberías estar calmando a tu novia. 

Steven: Carrie, te meterás en problemas. Todos los testigos de la pelea son amigos de Kate, dirán que tú comenzaste. 

Carrie: No me importa. Ojala encontrara una rata, te juro que se la metería por el… -me quede callada-. Olvídalo. El sonrió.

Steven: ¿Ya te calmaste?

Carrie: Si.

Más calmada entre al salón y me senté en mi asiento, como siempre detrás. El timbre sonó y todos poco a poco fueron entrando, Brooke se sentó a mi lado. 

Brooke: ¿Qué es lo que paso?

Carrie: Una pequeña discusión con la perra de Kate. Te juro que cada vez la odio más.

Brooke: al igual que la mayoría. –sonrió.

Carrie: No entiendo porque nadie se enfrenta a ella. Es muy cobarde, no sabría defenderse.

Brooke: Bueno es la hija de alguien con poder, supongo que es por eso.

Carrie: que tonterías.

La clase comenzó y el profesor entrego el examen. Que Suerte que Brooke e Izzy me habían explicado hace dos días, sino hubiera salido con un lindo cero. Al terminar el examen lo entregue y Salí del salón, por fin podría ir a casa. Tome un taxi y este me llevo a mi dulce hogar, al llegar le pague y baje. Al entrar vi a mi mamá y a mi papá, se quedaron callados cuando me vieron.

Carrie: Hola. –tire el bolso en el sofá.

Mamá: Carrie, debemos hablar.

Carrie: ¿Si?, pues dilo.

Papá: Carrie, las cosas no van bien. –Yo no entendía nada-. Me refiero a nuestro matrimonio.

Carrie: No entiendo.

Papá: Carrie, tu madre y yo nos… nos vamos a separar.

Carrie: ¡¿Qué?!

Mama: Carrie, es sólo que… las cosas no funcionan.

Soló los mire y subí corriendo a mi habitacion. Cerré la puerta y le pase el seguro, camine hacia la cama y me tire en esta. “Las cosas no funcionan”, que tontería.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!