Capítulo 3 - Parte II

1.9K 135 13
                                                  

Logan caminaba por la calle de camino a su casa. En sus manos traía su celular, con el cual buscaba la música para reproducir. Tenía sus auriculares blancos puestos, por lo que no podía escuchar bien lo que sucedía a su alrededor.

Ashley doblo por la esquina, y sus ojos se abrieron como platos al ver la silueta del joven caminando a un par de metros de ella. El simple hecho de encontrarlo después de haberlo perdido en el instituto era algo maravilloso.

Se había ganado una buena regañada por parte de Sean, pero ahora él se quedaría orgulloso de ella.

Corrió hasta llegar a un par de pasos detrás de él. Pudo percatarse de que traía auriculares puestos, por lo que no podía escucharla.

Ella siempre traía un bolso como mochila, por lo que le resulto fácil sacar dos de sus libros. Los aferro a su brazo y tomó su celular. Estaba lista para hacer su mejor escena.

Aceleró el paso hasta pasar  por al lado de Logan. El simple hecho de sentir que él le clavaba la mirada era algo inquietante. Una sensación de cosquillas la invadió por completo. Por una parte sentía que era lindo, pero por la otra no.

— ¡Sí, mamá! Ya estoy llegando a casa —fingió hablar por celular.

No fue hasta que quedo un par de pasos por delante de Logan que decidió fingir que cortaba el teléfono, y al intentar guardarlo en su bolsa, los libros se le cayeron al piso. Sí él era una caballero le ayudaría… y si no más vale que lo hiciera igual. Afortunadamente se notaba que Logan era un gran chico porque inmediatamente se acerco a ella para recoger sus libros.

— Creo que se te cayó esto —dijo con una sonrisa tímida.

Ashley le sonrió y tomo los libros.

— Gracias… —le devolvió la sonrisa.

Logan jugaba con los auriculares en sus manos, y para cuando sintió que el momento se ponía un tanto incomodo, decidió volver a colocárselos y despedirse.

— Por nada. Adiós.

— ¡Espera! —lo detuvo antes de que pudiera irse—. Amm… —no sabía que decir. No lo había pensado—. Tú… ¿Tú eres el chico que me tope a la salida de la biblioteca?

El frunció el ceño, como queriéndose acordar.

— Sí… ¡Sí fui yo! Oh, dios, es cierto. Tú eres la chica que se sentía mal. ¿Cómo estás?

— Bien, ya estoy mejor. Gracias —respiro hondo—. Siento que nos conocimos con el pie izquierdo… es decir, tomamos algunas clases juntos y la primera vez que nos pudimos ver cara a cara fue en una situación incómoda —él se rió—.  Así que… Soy Ashley Maison —extendió su mano.

— Logan Lerman —le estrecho su mano.

Sintió como una corriente eléctrica le recorría el cuerpo y en ese mismo instante pudo ver el rostro de aquel joven pero de pequeño. Un rostro alegre y sonriente.

Rápidamente le soltó la mano. No quería seguir viendo más cosas.

— Oye… sé que esto puede sonar raro pero, ¿tienes pareja para el trabajo de historia?

— No —demoró en contestar, como si estuviese pensando si decir la verdad o no—. A decir verdad no, no tengo.

— ¿Te gustaría ser la mía?

Él pareció sorprendido.

— Pero… ¿Qué tú no andas siempre con ese chico rubio?

— ¿Dean? Sí, es mi amigo pero… ¡Él ya tiene pareja! —mintió sonriendo—. Así que bueno, me abandono.

E L Y S I U MDonde viven las historias. Descúbrelo ahora