Capitulo 9: Misterios Aterradores

84 6 0

Andrew: No recuerdo cual era la dirección y mi celular no tiene cobertura ¿Debería esperar aquí en mí auto, en la calle o arriesgarme a buscar? Si definitivamente lo primero, lo guardare para ahorrar batería.

En eso empezó a escuchar pasos a gran velocidad, escuchaba como las pisadas eran más fuertes y este hombre al no tener conocimiento alguno de que o quien era el que lo acechaba o de donde podría atacar, empezó a sentir un gran miedo.

Se mantuvo alerta hasta que todo ceso y se empezó a tranquilizar.

Andrew: Supongo que todo fue un producto de mi imaginación...

En ese momento le atacan no por la espalda sino por el frente, la oscuridad era tan profunda que no podía ver nada, aun así sentía cada golpe como si varios sujetos le dieran una paliza con tubos, palancas y bates de béisbol, Andrew fue derribado al suelo y la extraña criatura gruñía y trataba de lastimarlo, este decide darle un fuerte golpe en la cara con lo cual esta sale huyendo de la escena.

El pobre hombre decidió subir a su auto para llegar al hospital, al ver las heridas los médicos le atendieron de forma inmediata, Andrew quedo inconsciente, la madrugada del día viernes.

Ya eran las 10 de la mañana en la preparatoria Royal Woods donde Lynn Loud practicaba atletismo para poder hacerle frente a los demás ganado con suma facilidad.

Margo: Wow Lynn has mejorado bastante, a comparación de las ocasiones anteriores ¿Acaso nos estabas probando?

Lynn: Así es.

A lo lejos fuera de la pista, la chica que trabajaba como recepcionista miraba a Lynn de manera desconcertada.

Renee: ¿Cómo pudo mejorar tanto en tan poco tiempo? La semana pasada la derroté con mucha facilidad, o ¿Acaso solo se burlaba de mí? Mejor me doy prisa para llegar a clases de cálculo.

Lincoln por su parte se encontraba preocupado pero no lo demostraba, su tío prometió llamarle temprano por la mañana pero no lo hizo. Además estaba atendiendo una llamada.

Lincoln: Si entiendo los resultados del experimento no fueron los esperados pero podemos mejorarlos.

Doctora Schaum: Eso espero porque la empresa está atravesando una serie de problemas y los accionistas amenazan con irse.

Renee escucho la conversación pero simulo no haber escuchado, la clase ya había comenzado y ella tenía sospechas.

Renee: El habló sobre un experimento para mejorar las capacidades de animales débiles por lo que escuche de él en la empresa. Además Lynn mejoró en plazos muy cortos será que ella es voluntaria en esto para hacer pruebas en humanos. No lo creo eso arruinaría la imagen de la empresa más con los problemas que ya hay, debo buscar como acercarme a él para saber la verdad y exponer a Lynn como lo que realmente es.

Lincoln: Muy bien es todo por hoy, como es fin de semana no les daré tarea por esta ocasión.

Lincoln se estaba retirando cuando de repente

Renee: Disculpe, tengo problemas con mis notas en calculo, ¿Cómo puedo conseguir créditos extras?

Lincoln: Bueno, hasta ahora no vas tan mal, por ahora no puedo decirle, pero luego daré el aviso.

Renee: ¡Adiós!

Dijo ella de forma seductora.

Lincoln decidió ir con sus padres a visitarlos.

Rita: ¿Hijo que te sucede?

Lincoln: Es mi tío, no ha llamado.

Sr. Lynn: Tranquilo tal vez solo se retrasó y por lo que nos has contado es un hombre muy fuerte.

Ya eran las 6 de la tarde y Renne ya había terminado su turno como recepcionista, se dirijo a su casa, paso por el campo de entrenamiento donde Lynn practicaba para la competencia de kick boxing.

Renee: Ya verás Lynn Loud.

Mientras tanto ya a las ocho en la casa Loud, se escucha el sonido del timbre.

Rita: Voy.

Apareció frente a ella un hombre caucásico de cabello negro, un poco largo y con una barba cuya longitud era un poco mayor por debajo de su barbilla.

Andrew: Disculpe ¿Aquí es la residencia Loud?

Rita: Si lo es.

Andrew: Permítame presentarme, soy Andrew Davidson, el tío de Lincoln.

Rita: Lincoln hijo.

Lincoln: Tío Andrew que bueno que estés aquí, mi papá ya tiene preparada la cena.

Todos se dispusieron a cenar, el tío de Lincoln les hablaba sobre Lincoln cuando niño y además contaba una que otra anécdota de cuando estuvo con los marines.

Lynn: Lo lamento pero debo ir a mi cuarto, me siento cansada y debo dormir.

Lincoln: Tío ¿Qué te ocurrió qué no me hablaste por la mañana?

Andrew: No me lo creerían, pero igual lo contare. En la madrugada cuando venía no recordaba la dirección que me diste y quería hablarte pero no tenía cobertura, decidí salir para tener mejor cobertura pero siguió sin funcionar y una criatura o persona me ataco de la nada y salto frente a mí, sus gritos me ayudaron a saber dónde estaría su cara y la golpee. Esa cosa no era un humano cualquiera, tenía tanta fuerza como yo y era muy ágil y desapareció en la oscuridad y sus golpes me causaron heridas por las que decidí ir al hospital y la falta de sueño no ayudaba y me quede inconsciente, aunque no tuve dificultades para encontrar la dirección pues ustedes son muy conocidos, tuve que pedir un taxi mi auto lo dejaron al frente de tu casa Lincoln.

Rita: Bueno es hora del postre, brownies.

Luna: Espera falta Lynn.

Sr. Lynn: ¿Hija quieres postre?

Lynn: No gracias, ya no tengo hambre.

Mientras tanto su cuarto se encontraba a oscuras y Lynn sacaba un tubo con suero de un hueco falso de una pared en su cuarto.

Lynn: No necesito brownies, porque pronto estaré mejor con mi chocolate.

Dicho esto, procedió a tomar un poco del tubo con la jeringa y procedió a inyectarse en el cuello, sus pupilas se dilataron y sonrió igual que un psicópata.

Lynn: Si, con está cosa nada ni nadie me puede detener.

Dijo de forma muy sagaz.

Lynn: Necesito más hielo si quiero acabar con el dolor en mi cara. Pero eso es lo de menos aún tengo cuatro tubos con suero.

¿Qué debo hacer?Where stories live. Discover now