*Psst* Notice anything different? 👀 Find out more about Wattpad's new look!

Learn More

Capitulo 9

202 23 1

Cuando Steven dejo de correr el profesor nos dijo que la clase había terminado. Brooke se adelantó y se fue mientras yo me quede recogiendo mi botella de agua, no vi a Adler en el ginmaniso, supongo que se había largado muerto de cansancio. Salí de ahí y comencé a caminar hacia el baño, antes de entrar me tomaron fuertemente del brazo.

Carrie: ¿Qué te pasa?

Steven: Por tu culpa me han regañado y me han puesto a correr. –dijo molesto.

Carrie: Lo siento, Adler. –sonreí-. Realmente no lo siento.

Steven: bien, es hora de que te vuelvas a quedar encerrado.

Carie: No seas tonto.

Steven, me cargo y comenzó a caminar hacia el tercer piso. Solo nuestro salón estaba fuera de clases y no estaba en este piso, todos estaban en los baños arreglándose. Al llegar al tercer piso, Steven camino hacia el baño que estaba en mantenimiento. Entro conmigo y me dejo en el suelo, cuando él iba a salir me levante rápidamente y me guinde en su espalda.

Steven: Vas a quedarte aquí.

Carrie: sí, claro.

Mientras peleaba con Steven, no nos dimos cuenta de que empujamos la puerta. Ambos nos miramos y yo me aleje de él, Adler camino hacia la puerta pero esta se había cerrado.

Carrie: ¡Imbécil!

Genial, la puerta no se abría por dentro. Steven, comenzó a golpear la puerta probablemente como por diez minutos, yo viendo su intento fallido me senté en el piso observar sus fallos. 

Steven: Deberías ayudarme.

Carrie: Steven, todos están en clases. El conserje no subirá hasta la hora de la salida. 

Steven: ¿Ves lo que casusas?

Carrie: No me metas a mí, sonrisa. –el me miro extrañado-. Tú me querías encerrar.

Steven: No soporto estar aquí contigo.

Carrie: ¿Crees que yo sí?

Steven, pateo una vez más la puerta y frustrado se sentó en el piso, pero lejos de mí. Estaba encerrada con un imbécil y no tenía mi celular conmigo, esto era más que genial. Solo espero y nos encuentren pronto, no creo soportar mucho con este tonto. 

Steven: ¿Sabes?, es obvio que te mueres por mí.

Crrie: ¿Morirme por ti?, estas muy loco. Tu ego no te deja ver que soy la única chica que NO se muere por ti. –sonreí.

Steven: Oh vamos, solo te haces la dura. 

Carrie: No seas ridículo. –Puse mis ojos en blanco-. Ya te lo dije, primero comería vomito de perro antes de salir contigo o todo lo que requiera algo contigo.

Steven, sonrió y se levantó. Lo mire y vi que caminaba hacia mí, espero no intentara algo ridículo o yo misma lo dejaría sin hijos. Se sentó a mi lado y yo lo mire.

Carrie: Deberías quedarte en tu esquina. –señale a donde estaba antes.

Steven: Pues… no es mi esquina, además quiero estar aquí.

Carrie: ¿Sabes?, si fueras menos creído me caerías bien. 

Steven: Bueno… creo que tú ahora me caes bien. –sonrió.

Ya no sé cuánto tiempo llevábamos ahí, pero quería salir. Además tenía hambre y Steven, no me hablaba solo me observaba y eso es algo que odio. 

Carrie: ¿Podrías dejar de mirarme? 

Steven: No. Soy libre de mirar lo que quiera, a quien quiera. –sonrió.

Carrie: Madura Adler. ¿Qué hace un chico de casi dieciocho en mi clase?

Steven: ¿Cómo sabes que casi cumplo dieciocho? 

Carrie: Me informe de las personas que odio. –Él sonrió-. Investigue obviamente.

Steven: He repetido. ¿Qué haces tú en mi colegio?

Carrie: Primero… no es tu colegio y segundo, no me fue bien en mi anterior colegio. 

Steven: Oh ya veo. ¿Hacías bromas así?

Carrie: Claro. Solía meterme en muchos problemas.

Steven: Aun no cambias. Carrie, estoy esperando que admitas que te mueres por mí.

Carrie: Volvió el egocéntrico Adler. –sonreí- no me muero por ti.

Steven: ¿De verdad?, demuéstralo.

Carrie: Esta bien.

Lo tome de la camisa y lo acerque hacia mí. Rápidamente uní nuestros labios y comenzamos a besarnos. El egocéntrico besaba increíble, y se me hacía imposible no seguirlo. Al separarnos Steven, me miro a los ojos.

Carrie: ¿Lo ves?, no sentí nada.

Escuchamos la cerradura y ambos miramos a la puerta. Una señora mayor, abrió y se sorprendió de vernos ahí. Nos levantamos rápidamente.

Steven: Que bueno que abrió. Nos quedamos encerrados.

La señora nos miró como si no nos creyera y yo solo le sonreí. Empuje a Steven y lo hice salir del lugar.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!