-23

1K 57 2

Continuación del capítulo anterior (22).

Continuación del capítulo anterior (22)

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Espero que sea de vuestro agrado! ;)

(...)

Hace como unos ocho años que decidí irme de Corea, después de lo sucedido caí en una depresión que supere con ayuda de mi familia y un psicólogo, ademas de un pequeño empujón de mi hijo, Kwan, al enterarme dos meses después de mi embarazo decidí animarme mas y empezar a vivir sana y activa por el bien de mi niño. Ahora con 30 años trabajo en una clínica veterinaria en la que estoy en un buen puesto con un muy buen salario que me permitió darle a mi hijo la vida que se merece. Claramente no me he salvado de la pregunta "Mami, ¿donde esta papi?", decidí decirle la verdad, bueno me salte la parte del engaño, sorprendentemente se lo tomo bien lo que me demostró que es un niño muy pacifico e inteligente, al igual que Jungkook. 

¡Mami!— el pequeño grito de mi niño me saco de mi trance, le mire exaltada y me acerque a paso rápido hacia el revisando que no le haya sucedido nada. 

¿Estas bien?, ¿te duele algo?— hizo un puchero y negó con la cabeza, su cabello azabache se meneo al compas—¿entonces por que gritabas? ¡me has asustado mi príncipe!

Baje mis manos lentamente hasta su barriguita y comencé a hacerle cosquillas, se tiro a el suelo retorciéndose mientras se reía, me encantaba su risa era tan juguetona y dulce al igual que su sonrisa que para mala suerte mía era igual que la de su padre. Sin darme cuenta comencé a reírme yo también.

¡Para mami, me voy a hacer pipí!— me puse de pie y lo cargué enrollando mis brazo en su cintura, el enredo sus piernitas en mis caderas y sus brazos en mi cuello, me quede mirándolo con una sonrisa al igual que él. Era la cosa mas bella que me pudo suceder en el mundo. Le di un besito en la punta de la nariz, otro en cada moflete y por ultimo uno en la frente para luego sentarlo en un pequeño sofá que había en la sala donde trabajo. 

Me gire encontrándome con un chico que tenia que tener la misma edad que yo, nos miraba con ternura, tenia una sonrisa adornando su cara y un perrito en brazos.

¡Oh!, lo siento no le había visto— me acerque a él y con un ademan le indiqué que dejara al perrito en la camilla que teníamos justo enfrente.

Tranquila no pasa nada, parece una buena madre— me sonrió enseñando sus dientes, su sonrisa era igual que la de Kwan, era un asiático con el pelo de color azabache y ojos cafés, pude apreciar una pequeña cicatriz en su pómulo izquierdo, era lindo me recordaba mucho a..... Esto tiene que ser una puñetera broma, ¡¿que mierda hace él aquí?!

¿Jungkook?— me sonrío ampliamente.

Pensaba que no me ibas a reconocer _____.

¿Qué haces aqui? pensaba que...— me interrumpió un pequeño jalón en la manga de mi bata blanca, mire hacia bajo encontrándome con mi niño mirando a Jungkook curioso. 

¿Quién es él mami?— me pregunto señalando al azabache.

Mierda.

Le cargué en brazos y mire a Jungkook nerviosa, ¿ahora que narices le digo?, Kook a diferencia mía miraba a Kwan con ternura y cariño, creo que ya se ha dado cuenta que es su hijo.

Doble mierda.

Veras Kwan él es....

Hola pequeño—le saludo alegremente, el pequeño se avergonzó y escondio su carita en mi cuerpo, solté una risita nasal ante su acción. Jungkook me miraba fijamente, me estaba empezando a incomodar por lo que hice un sonido gutural.

—¿Qué te parece si curo a tu perrita y luego salimos a tomar algo?— el asintió efusivamente. Necesitábamos hablar de muchas cosas, entre ellas el futuro de nuestro hijo.


.------------------------------------------.

~Alaistell

Publicaré la tercera parte mañana o pasado, no he continuado el capítulo para no hacerlo demasiado largo ademas de que tengo que estudiar para unos exámenes. <3


¡Qué tengáis lindo día! :3

°ʲᵘᶰᵍᵏᵒᵒᵏ ʳᵉᵃᶜᵗᶤᵒᶰˢ°¡Lee esta historia GRATIS!