For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Mi habitación está repleta de pañuelos llenos de mocos y la cama de Peyton parece un nido de pájaros al igual que su cabello. Estuvo llorando toda la noche por su rompimiento con el estúpido de Chuck. Ella y Chuck habían salido por más de 6 meses y en todas sus actividades me incluían a mi, para no pelearse. Aunque creo que eso no funciono porque aquí esta, mi mejor amiga destrozada en la cama de nuestra habitación a las 6:31 am. Por un lado me da lástima porque claramente se la nota triste, pero por el otro ya no más salidas inadvertidas, ya podía seguir con mi vida.

Preparé mis cosas para tomar una buena ducha caliente, que por cierto era una de las cosas más orgásmicas del mundo. El agua estaba al punto ideal, me encantaba que esas pequeñas gotitas se chocarán con mi cuerpo desnudo y quemarán. Cuando terminé, seque mi cuerpo y lo envolví con la toalla. Peyton seguía tirada en la cama y daba la impresión de que la había atropellado un camión.

-Pety no vas a ir a clases- Comencé a decir buscando algo que ponerme en mi armario.

-No tengo ganas de que Chuck me vea- Comenzaron otra vez a caer lágrimas de sus ojos.

-Como quieras, es un día caluroso y puede que no te lo encuentres a...-No quería pronunciar su nombre. Trataba de ser amable con ella pero estaba muy dañada.

-No quiero- Se volvió a tapar la cabeza con el acolchado que cubría la cama de dos plazas apestada por mocos, lágrimas y toallitas blancas.

-Se que es duro para ti amiga, pero no puedes depender de un hombre. Sabes? La vida sigue, no ves? Cuantos noviazgos has tenido en tu vida? Muchos. Este rompimiento no es una excepción. Ya habrá mejores.

-Tienes razón he tenido muchos, pero ninguno como él.- Se sobó la nariz.

-Bien Pety, he tratado, te dejaré quedarte, pero cuando vuelva te quiero con maquillaje y arreglada como siempre.

-Como digas- Se escucho abajo de la sábana a regaña dientes.

Me coloqué la blusa, un jean, unas DC y hice de mi cabello una coleta. En 15 minutos me encontraba en el Campus observando como todos, con sus caras de zombies, se dirigían a la puerta principal.

Una vez ya introducida en el edificio, busque mi casillero para retirar los libros de la primera clase del día. Estaba sacando mi libro de matemática cuando el silencio reino en el pasillo. Un grupo de idiotas cuchicheaba y pensé que no valía la pena darse vuelta porque todos los días ese silencio se repetía y quien era los dueños eran ellos, los que se hacían pasar por los Populares. Yo era alguna de esas personas de abajo que para ellos no importaba aunque los conocía.

Ryder Oxford era la razón por la cual verías chicas se habían ido del Instituto Standwill y la razón de varios corazones rotos. El típico mujeriego de la secundaria. Su voz era violable como todo su cuerpo y ojos y su todo. Rumores? Se decía que sus millones se debían a que su madre era una de las prostitutas más caras de Florida. Todo rumor sale de algún lugar y la gente creía eso porque cada vez que su madre venía al campus llevaba una pollera apretada y venía vestida como una ejecutiva. Su hijo ya le había roto la cara a la mitad de sus amigos por decir que ella estaba buena. Yo no creo que un vestuario defina a las personas y para mi no era más que un simple rumor que se había inventado. Un rumor es una mentira, el mundo está formado por rumores. Él esta formado por rumores. Y no es una buena opción.

El famoso Playboy era escoltado por su mejor amigo Chuck que lo acompañaba unos centímetros atrás.

-Donde esta Peyton?-Me sorprendió por atrás.

-Eheh- Dije para que baje un cambio- Primero tú me bajas el tonito que yo no soy más su marioneta, segundo han terminado, así que no tengo que hacerte caso. Tercero no estoy interesada en una noche de llanto más así que te puedes ir llendo

Explicit¡Lee esta historia GRATIS!