92.

1K 82 6

La tranquilidad en su hogar era un contraste extraño a comparación de los gritos que habían hecho eco alrededor de las paredes hace un par de horas. Y eso no hacía nada para que _________ se sintiera mejor. Sentía un peso enorme en su corazón.

Estaba sentada sobre el mostrador en la cocina, sus piernas colgaban del mismo y golpeaban un poco los cajones que se encontraban en la parte central. Aún así, _______ se rehusaba a irse a dormir. Una de sus excusas para no hacerlo era su necesidad de comer algo primero, cuando en realidad era que tenía miedo. No quería irse a la cama sola. A pesar de que a veces juguetonamente alejaba a Niall de ella en la cama, sabía que no encontraría ningún tipo de descanso sin los brazos fuertes del chico a su alrededor y su respiración calmada en su oído. En vez de eso, Niall ya estaba dormido pacíficamente en el sillón, complemente solo.

El silencio alrededor de ella se sentía incluso misterioso, sobretodo después de haber escuchado la voz grave y fuerte de Niall mencionar más palabras de las que probablemente había querido decir.

________ tomó un pequeño bote de yoghurt e hizo de eso su cena. Claramente era menos elegante de lo que hubiera cenado si Niall no hubiera olvidado su cita y la hubiera dejado sola en la calle. _______ trató de no pensar en el delicioso platillo italiano en el que había estado más que emocionada por comer toda la semana mientras llevaba cucharadas de yoghurt a su boca. También hubiera estado sentada en una silla mucho más cómoda que el mármol duro sobre el que estaba sentada en ese momento y que se sentía demasiado frío a través de su pequeño short de pijama.

No había sido la primera vez que discutían por algo que al otro no le parecía bien. Como en cualquier relación, era una cosa natural que pasaba de vez en cuando. Pero nunca de esa manera. _________ nunca había sido la que recibía todo el enojo de alguien de esa manera y siendo honesta, nunca había esperado serlo. Especialmente cuando todo había venido de parte de Niall, lo que hacia todo más confuso para ella.

Usualmente él no era más que el chico amoroso que se preocupaba por ella. Cada caricia era suave, cada palabra dicha era en un tono amable y con un toque de adoración en las mismas. Incluso cuando peleaban él nunca le había gritado más que un simple "¡______!" para obtener su atención cuando no lo estaba haciendo. Y ahora, el haberlo tenido gritándole palabra tras palabras la había dejado sin habla.

—¿Cenando tan tarde?

_______ no lo había escuchado despertarse ni mucho menos hacer su camino de la sala a la cocina, pero no estaba sorprendida. Una parte ella estaba esperando y quería que el chico despertara y se disculpara con ella. Sin embargo, ahora que Niall estaba mirándola  del otro lado de la cocina, de repente se sintió demasiado pequeña. Sentada ahí con sus pequeños shorts azules y con una pequeña mancha de yoghurt en la orilla de sus labios, simplemente no sabía si se sentía lista para otra ronda. Incluso consideró el salir de la cocina sin decir nada e ir a su habitación. Si Niall estaba ahí para volver a gritarle, ________ no sabía si podría con ello. Afortunadamente Niall lucia bastante cansado y calmado.

—Estar enojada contigo me puso hambrienta.

Niall soltó una sonrisa ladeada.— Ya veo.— Su caso era el mismo. Haberse perdido una cena con ella había dejado su estómago vacío y rugiendo. —¿Es yoghurt?

________ asintió llevando otra cucharada a su boca causando que Niall mordiera su labio inferior. En otras circunstancias él estaría parado entre sus piernas y con ella dándole cucharadas de lo que se que estuviera comiendo algunas veces, justo después de que el chico limpiara los restos de yoghurt de las comisuras de sus labios. Y en ese momento no podía hacerse ajeno a que era su culpa que nada de eso estuviera pasando.

_________ bajo su mirada hacia los pies cubiertos con un par de calcetines del chico. Mirarlo a los ojos le hacía sentir una serie de sensaciones extrañas en ese momento. Por una parte, él se veía hermoso, incluso cuando estaba demasiado cansado al punto en el que podría quedarse dormido justo en ese momento. Su cabello se veía suave y estaba desordenado y sus ojos brillaban un poco a la vez que estaban hinchados por la siesta que había tomado y todo eso solo hacía que _______ quisiera correr y abrazarse a él. Lentamente sus ojos viajaron de sus calcetines a sus piernas para terminar su recorrido en el short que estaba usando. Una sonrisa apareció en sus labios y trató de ocultarla de inmediato. Podía recordar la manera en la que le había lanzado un par de prendas directo en su cara cuando el chico había tratado de seguirla escaleras arriba, aún gritándole y tratando de hacer que entendiera sus excusas.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!