9. Big Moon

2.4K 103 3

-Te vez increíble- dijo mientras repasaba mi ropa una y otra vez, -Gracias- dije algo emocionada, Ed Lancen, integrante del equipo de futbol americano de la preparatoria, las chicas mueren por él, pero ninguna le llama la atención.

Enciende su Bugatti, y nos vamos hacia nuestro destino. Llevaba la música alta e iba conduciendo rápido para mi gusto, pero él es algo presumido le encanta especialmente dejar a todos boquiabiertos con su auto.

-Sabes el lugar de la fiesta supongo- dije, porque yo no lo sabía, me mira y hace una sonrisa de burla -Vas a ir a una fiesta y no sabes donde es- dice -Seria muy fácil secuestrarte- me reí en mis adentros -Cállate y dime el
nombre del lugar- lo miro y aún tiene esa mueca de diversión -El lugar se
llama Big Moon, es muy popular y Jack quiere que todos lo vayamos a conocer- concluye con la mirada fija en la carretera.

-Este lugar en increíble- exclamé asombrada entrando al lugar, primero es enorme, su decoración genial todo ahí era neón todo resaltaba, había luces debajo de suelo el cual era transparente y también debajo de todo el lugar era una pecera, se podía ver algunos tiburones y peces, levanté la vista y
había mucha gente bailando, claro conocía a la mayoría, pero Jack conocía a todos para empezar el lugar es de su padre segundo el evento era privado o sea solo los invitados podían entrar.

-Madisson- oí una vez a mi espalda, -Jack- dije emocionada y casi gritando para que me escuchara sobre la música, -Vaya - agarra mi mano y me da una vuelta y chifla, -Hermosa- dice mirándome con cara de ternura.

Alguien lo llama y se disculpa con un gesto, seguí caminando por el lugar para encontrar a alguien conocido, no veía a nadie, alguien me agarró el brazo, me volteé, era Palmer -Hola- su sonrisa demostraba que ya había tomado un poco, -Todos estamos en la barra- dijo guiándome hacia ahí tambaleándose un poco -Aquí esta- dijo al llegar y todos al verme gritaron y empezaron a repartir tragos.

Tomé un par y seguí hablando con Chest por un largo tiempo hasta que se fue para tomar unas copas.

Había pasado una hora y decidí ir a bailar, la mayoría bailaba con la música y otros ya no sabían si quiera que estaban bailando, empecé a bailar y me iba sumergiendo entre la multitud, todo era genial, hasta que vi un par de ojos azules a mi lado.

Demonios.

Seguí bailando tratando de ignorar su presencia, estaba totalmente segura
que ya sabía que yo estaba a su lado, Victoria se unió a bailar conmigo, por un momento se me olvidó la presencia del tipo hasta que escuché un hola en mi oído, me volví de inmediato y efectivamente era él.

En el momento que le iba a responder, sus amigos lo llamaron y se perdió entre la multitud, seguí en lo mío y sonó una de mis canciones favoritas para bailar, empecé a gritar y a bailar con más ganas y con una Victoria borracha a mi lado.

-Baby no baby no, me rehúso a darte un último beso así que guárdalo para que la próxima vez te lo de haciéndolo, haciéndotelo así así así, así como te gusta babyyy- gritamos Victoria y yo, mientras bailábamos entre toda la multitud.

Cuando me cansé, el ruido de la música retumbaba en mi cabeza salí como pude de la multitud y me dirigí a la barra, ahí se encontraban la mayoría de mis amigos, -Linda- oí que esa persona se dirigía a mí, era Chest, al parecer iban a empezar a jugar shoots, -Ven a jugar- dijo entre risas, mi mirada se fue directamente a Jessica Parker, genial la única persona que no quería ver en la fiesta estaba con mis amigos.

Sirvieron los shoots, era Whisky, el primer shoot lo tomó Palmer y todos la animaron para que tomara otro.

Otra vez esos ojos azules aparecieron cerca de nuestro grupo de amigos, iba con la misma chica que vi en Rosie, quedé como en un trance hasta que oí a todos gritar mi nombre en coro, tomé el shoot de Whisky que me pusieron en frente.

Empecé a sentir como el licor invadía mi cuerpo lentamente, veía el Big
Moon de otra manera, todo tenía más color, las luces eran más brillantes y la música un poco más insoportable.

Victoria me arrastró a la pista de baile de nuevo, todos se divertían tanto que no se daban cuenta ni de que canción estaban bailando, -Hey- maldición -Hey- dije volviéndome para encontrarme con un par de ojos azules.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!