Capítulo 2: Enséñame a amar

82 2 0

Terminé de vestirme a la velocidad de la luz y salí de mi habitación después de haber revisado que no me dejaba nada y que llevaba las llaves encima... Si por algún casual se me olvidaran, sin Yeleen ahí, debería dormir en el felpudo.

La encontré fuera de su habitación, contemplando sus uñas con esmalte negro mate, al verme, me dedicó una de sus radiantes sonrisas y pensé inmediatamente en el porqué debía de haber aparecido ella en ese sueño. Era mi amiga y me sentía mal por haberla utilizado, con Priya... bueno, todo era diferente con ella.

—¿Te ocurre algo, Su? —me preguntó, al ver que me quedaba unos instantes pensando en mis cosas indecentes.

—¡Sí! ¡Es decir, no! ¡Vamos a comer! ¿No tenías hambre? Démonos prisa o las milhojas de frambuesa se esfumarán antes de que puedas olerlas. —Conseguí desviar su atención, aunque me seguía con una expresión pensativa.

Después de habernos enfrentado a una cruenta batalla en busca de hidratos de carbono y frutas, nos sentamos en una de las mesas del fondo que estaba sin ocupar. Los ojos azul grisáceo de mi amiga rubia, me obligaban a hablar y contarle lo que me atormentaba.

—Verás... esta noche he tenido un sueño MUY extraño —dije, haciendo énfasis en ese muy.

—Sabes que tengo un sexto sentido muy desarrollado, pero todavía no llego a la categoría de ser vidente ni adivina. Habla por esa boquita, te escucho. —Me dio pena la pobre milhoja, estaba siendo contemplada con una mirada depredadora... muy parecida a la de mi sueño.

—He tenido un sueño subido de tono —susurré algo avergonzada, mordiendo una rebanada de pan tostado.

—¿Y eso qué tiene de malo?

—¡Fue un trío con dos mujeres!

Ella abrió sus ojos con sorpresa momentáneamente, para volver a su estoicismo habitual. Suspiró y pensó bien antes de decir algo.

—Podrías describirme el comportamiento de los personajes en tu sueño. El lenguaje de los sueños me interesa y he leído bastante sobre ello.

—Si insistes... Una de las mujeres era el deseo, la lujuria, la pasión y el amor encarnado; mientras que la otra se mostraba reservada, insegura, dudosa sobre todo...

Permaneció un par de minutos torturándome con su pensamiento y yo comenzaba a estar en un estado próximo a la ebullición. Mi sonrojo sería visible desde las aulas magnas...

—Creo que lo que soñaste refleja tu situación actual. No tienes de qué avergonzarte, que hayas soñado eso, no significa expresamente que desees acostarte con esas dos mujeres. La primera mujer que me has descrito representa todo lo que la mujer que te gusta despierta en ti; mientras que la otra, representa tu estado sobre eso. Te encuentras dudosa, indecisa y cuestionándote sobre si lo que sientes está bien o no... ¿Es la primera vez que te sientes así respecto a una mujer?

—Así es... No sé lo que siento, no sé si es confusión, nostalgia o sentimiento... Te agradezco por haberme escuchado y aconsejado... —agradecí avergonzada, siendo incapaz de mirarla a los ojos, cosa que llevaba siendo así desde que la vi frente a su habitación. Establecer contacto visual después de todo aquello era demasiado vergonzoso.

—Sé que soñaste conmigo como la mujer indecisa, ¿me dirás quién fue la otra? —habló, provocando que la mirara a los ojos totalmente sonrojada—. ¡Al fin me miras a los ojos! Era un farol que acabas de confirmarme...

—¡Eso no es justo!

—La vida es injusta.

—Vaya, cuánto optimismo de buena mañana. ¿Puedo sentarme, chicas? Todo está repleto.

[Fanfic CDMU] [Priya] Enséñame a amarRead this story for FREE!